Inmoralidad asiática
Escrito por Williams Caballero | @wcaballerolopez   
Sábado, 22 de Junio de 2019 06:02

altCargado de una profunda preocupación y asumiendo la responsabilidad ciudadana, tengo que emplear las siguientes líneas para hacer una denuncia pública. 

Es cada vez más público y notorio que un segmento de la comunidad asiática residente en Venezuela, con mucho poder económico, ha establecido un comercio carnal humillante para las mujeres venezolanas, y degradante para nuestra sociedad.

Muchos de empleados de consorcios petroleros vinculados con Pdvsa, así como otros “empresarios” de origen asiático se pululan por los restaurantes más costosos de Lechería y Puerto La Cruz, y se pavonean en diversos sitios públicos y de recreación con distintas mujeres. 

Uno de los graves problemas de esto, es la degradación social que es cada vez más evidente y más permitida. Esto, implica, la destrucción de los valores, lo cual ha sido una constante desde el mismísimo Estado por los últimos 20 años. 

Además, muchas de las mujeres que son empleadas para este comercio impúdico son jovencitas, muchas de ellas menores de edad, que son empujadas a este tipo de acciones debido a la crisis económica y social que padecemos en Venezuela. 

La difícil situación venezolana se ve reflejada en una sociedad que resquebrajó parte de sus principios, como única vía para sobrevivir en medio del pandemónium desatado en la actualidad. 

Lo que está sucediendo no sólo es un problema de orden moral, sino que posee una ramificación importante en el orden de la salud pública. 

Este negocio carnal tendrá un efecto moral, ético y de salud en el estado, lo que debe ser abordado en el momento mismo que cese de la usurpación y se inicie el proceso de rescate nacional desde todos los puntos de vista. 

También, esta situación tiene una arista política. Sí, los asiáticos campean por toda Venezuela como amos y señores del país, como una especie de casta social intocable, que se adueñó del país. 

Estamos, incluso, hablando de la pérdida de soberanía no sólo desde el orden geográfico, político o geopolítico, sino en el ámbito social. Es una especie de neoesclavización del venezolano por parte de extranjeros, llámense éstos chinos, rusos o cubanos. 

Esto es el “legado” que tanto hablan aquellos que defienden este sistema opresor, hambreador, y represor. Este es el resultado de la entrega paulatina de Venezuela a otras nacionalidades, este es parte del cobro que los chinos hacen a la deuda acumulada por parte de un régimen que no le importa las consecuencias de sus actos. 

La rehabilitación nacional pasa necesariamente por un rescate de los valores nacionales, por la dignificación social de la ciudadanía y el levantamiento de nuestra moral patria. 

¿Fácil? Obviamente no lo será, pero es una tarea que debemos asumir todos con gallardía. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com