Venezuela de la Tierra de Gracia al Paisaje de la Desesperanza y la Pobreza Más Salvaje de América Latina y el Mundo.
Escrito por El Villano   
Martes, 18 de Junio de 2019 05:58

altLos villanos en Venezuela, somos todos los que no estamos de acuerdo con la pobreza generalizada del país

“El sentido de pertenencia está ligado a muchos factores, pero es la cultura el más poderoso de ellos.

Es cierto que fronteras, himnos, nombres de países y banderas son símbolos de pertenencia; pero son símbolos volátiles.

Esos que se llevan en la maleta los expatriados.”[1]

Sumito Estévez

 

Hoy comienzo a firmar mis artículos con el seudónimo de: El Villano, para proteger mi identidad, por querer defender los principios democráticos que hemos perdido casi en su totalidad en Venezuela, hoy no somos el Capitán América, si esa versión actualizada del Tío Sam que vestía levita y llevaba barba, que tanto le gusta ironizar y culpar al socialismo del siglo XXI. Hoy no queriendo celebrar que somos progenitores en un país donde la felicidad está emigrando como un estornudo de gripe mal curada, somos como Hulk, un intelectual tranquilo como Bruce Banner y al rato nos transformamos en un esquizofrénico primitivo que no toleramos la incoherencia de unos civiles y militares que nos están llevando a un abismo de pobreza y mal vivir. Hoy somos El Villano de un régimen que no termina de sucumbir a pesar del rechazo colectivo que generan en todos los venezolanos.  

Somos un país muy rico que de un momento a otro, pasamos a ser el país más pobre e infeliz del mundo, y el actual régimen cívico–militar, quiere justificar tal incoherente situación a la que hemos llegado, justificando lo injustificable, culpando a factores externos de nuestra actual crisis existencial: bloqueo–guerra económica y coalición internacional. Esa argumentación se cae por su propio peso, un país que en 20 años de aplicación de un modelo socialista, llega a los índices de hiperinflación y pobreza más altos del mundo. Un país que históricamente fue descrito como el Paraíso Terrenal la Tierra de Gracia, y no supo administrar los recursos provenientes del petróleo, al crear un capitalismo de estado con un mercado interno que se vio beneficiado de las importaciones producto de la renta petrolera.

Los socialistas del siglo XXI, no entendieron ni entenderán la realidad económica del país, la poca preparación académica del presidente y de sus aliados incondicionales: los militares apátridas de nuestra querida Venezuela, no concebirán la riqueza del país más allá de la riqueza petrolera: “El petróleo no es ni una cosecha ni una renta, sino el consumo continuo de un capital depositado por la naturaleza en el subsuelo. Todo capital que se consume y no se reproduce tiene un término. Ese término de la riqueza petrolera, de la que estamos viviendo, es la más trágica interrogación que surge en el panorama de nuestro futuro económico y social.” Estas sabias palabras que vaticino Arturo Uslar Pietri en 1958, en su: Sumario de Economía de Venezuela para alivio de estudiantes, tienen una vigencia única. Lo que nos impresiona es como este régimen ha logrado, que la mayor parte de los venezolanos dejamos de creer en el país y en sus capacidades productivas, y que emigremos de una forma sistemática y poco organizada a nuestros hermanos países vecinos que se están beneficiando y perjudicando simultáneamente de esta oleada migratoria incontrolable y que continuara hasta que los cubanos, los rusos, los chinos y los maduritas terminen de destruir las mínimas capacidades de una país quebrado y sin esperanzas de cambio, por unos militares corruptos y patrocinaste de una dictadura que no respeta el mínimo la libertad de expresión, donde las tasas de asesinatos supera los 60 fallecidos por 100.000 habitantes, la cual no es por el incremento de la pobreza sino por la decidía e impunidad de la falta de estado de derecho.

Los villanos en Venezuela, somos todos los que no estamos de acuerdo con la pobreza generalizada del país, somos todos los padres que no podemos celebrar el día del padre con nuestros hijos porqué hemos emigrado o no tenemos la capacidad productiva de alimentarlos: darles de comer y vestido a nuestra amada prole. Si hoy nuestros devaluados sueldos, no nos alcanzan para comer y si acaso de vivir en resistencia. Ojala un héroe de la revolución, pueda leer este escrito, y entienda que ellos los generales, coroneles, mayores, capitanes, tenientes y subtenientes; son los máximos superhéroes de esta revolución bonita; si ellos son los cómplices que los demás venezolanos no tengamos los servicios básicos de un país tan pobre o más pobre que Haití, si ese país es Venezuela donde no hay: gasolina, electricidad, gas, alimentos, dinero, medicinas; y llegara el momento que no existirán venezolanos ya que todos nos habremos ido y se quedaran solamente los milicianos héroes anónimos de una revolución de hambre desolación y tristeza. Es paradójico como de ser el país más próspero rico y desarrollado de américa latina nos han convertido en un paisaje de desesperanza pobreza e infelicidad...

Nota

[1]Sumito Estévez. 12 pasos para cocinar la imagen de un país: Manual para soñadores gastronómicos. Caracas: Editorial Planeta, 2016, p.37  


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com