Oprimidos
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Lunes, 10 de Junio de 2019 02:42

alt¿Cómo decir cuando no dejan hablar? ¿Cuándo coaccionan cualquier actitud, cómo se dice?

¿El sometimiento prolongado, cómo definirlo? ¿El terror desde el Estado hacia los ciudadanos, cómo se menciona?

Tratemos de discernir, de redundar, en aspectos conocidos por todos, a diario. Lo vivimos cada hora en los medios de “comunicación”, como las emisoras de radio o los canales de televisión. Hay, ha habido, prohibiciones para la emisión lingüística y hasta para la difusión de presentaciones públicas. En algún momento resultaba imposible mencionar el valor del dólar. Hoy sólo proferir los apelativos Juan Guaidó se convierte en un hecho activador de varios artículos constitucionales, encabezados por el 350, se torna en un acto de rebeldía que afecta a la tiranía de tal modo que la censura transformada en iniciales: CONATEL, pasa con sus facturas y sus alicates al cobro; en ese sentido no puede cometerse desliz alguno. La gran mayoría de los medios se abstiene de ningún reto, cuando todos deberían acordar sumarse a la rebelión sin pusilanimidad, a la gestación de un veto de asistencia y transmisión, pero una acción tal podría derivar en consecuencias indeseables, más perturbadoras: la hegemonía comunicacional absoluta por parte del régimen. Se impone el calárselo. 

Aún así algunos se atreven a plantear la cohabitación como posible, la incorporación de los sátrapas de cualquier calaña a la transición o al próximo gobierno, aunque, como es el caso, se conviertan en violadores sistemáticos de derechos fundamentales de la humanidad: el derecho a la información, a la opinión, al libre pensamiento y su difusión, a la manifestación, a la crítica y el disentimiento. 

Del mismo modo ocurre con la manipulación de los ciudadanos para la cual usan la alimentación y los medicamentos, incluso la “ayuda humanitaria” que entró, pero de qué modo tan tangencial, tan lesivo, tan manipulador y cruel, ensuciadas con las manos de la opresión. La señalización desde el poder usurpado parece decir: “si no me apoyas con las marchas, como la de la defensa de las claps, con el carné de la patria, con la incorporación uniformada a las milicias, no comes, no dispones de medicinas, no duermes siquiera. Cuando faltes algo o todo te falta”. En el censo (otro de esos actos pre-electorales que vamos viendo con asombro diario), casa por casa nacional, no sólo en los Valles del Tuy, para “administrar” la posible re-entrega de las bolsas y/o cajas de comida, cada vez más escuálidas de alimentos por cierto, se presentaron, se presentan hasta diez milicianos, condicionadores, atemorizadores, aterradores. 

Así, si pueden ser apresados, torturados y perseguidos los diputados electos de quienes por cierto pocos hablan ahora: Zambrano, Gilber Caro, Juan Requesens, ¿qué queda para quienes no tenemos garantías constitucionales algunas de protección especial ni ninguna otra? Terror impuesto por el Estado sobre representantes electos, proyectado a toda la “sociedad”. 

Son años de sometimiento, de tortura psicológica colectiva. ¿Cuando se llamó tan seguramente a la rebelión se incluían estímulos electorales, o se trataba de un paso previo, serio, al logro del cese a la usurpación? Todos debemos creernos de verdad, situarnos en la rebeldía absoluta, a todo lo que intenten imponer. De no ser así, como parece ir siendo, el arranque del quiebre, del cual han transcurrido casi cinco meses, continuará diluyéndose en la nada. Digo esto por los presos políticos, pero también por los muertos por hambre, por desatención médica, por los ausentes en diáspora, por quienes están por irse, por quienes no tienen por qué entender en sus carnes los crudos “tiempos políticos”, por la consecución definitiva del hasta ahora esquivo rumbo de la libertad.  


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com