Sin parlamento, no hay democracia
Escrito por María Alejandra Malaver | @malemalaver   
Viernes, 17 de Mayo de 2019 00:16

alt¡Sin parlamento, no hay democracia! Sí, las diversas asambleas nacionales, congresos o parlamentos son la mayor instancia democrática

por excelencia dentro de nuestra cultura occidental y bajo nuestra visión del mundo. 

El poder legislativo es piedra angular de los más variopintos conceptos democráticos, ya sean en las repúblicas, en las democracias representativas, en las participativas, en los sistemas con monarquía parlamentaria, es el poder parlamentario el sustento de las libertades públicas. 

Sin Parlamento el sistema de gobierno democrático no fuese tal, debido a que en los congresos se representa, a través de la participación abierta y libre, las mayores policromías de pensamientos, creencias, opiniones y concepciones de la sociedad. 

La pluralidad es imposible demostrarla a plenitud bajo el Poder Ejecutivo, en cambio el Poder Legislativo es la sabia que nutre la diversidad política, y permite cimentar el sistema de gobierno bajo los pilares del libre debate, la desconcentración del poder, impulso a la disidencia y de la alternabilidad democrática. 

Los modelos que centran todo el poder en una persona, son la negación de las libertades públicas. En cambio, cuando una sociedad elige parlamentarios, éstos sirven de contrapeso al Ejecutivo y evitan que un poder transitorio se transforme en una tiranía. 

Todo esto implica que los parlamentos son las instancias más democráticas dentro de la misma democracia, cumple el rol de control, fiscalización y regulación de quien ejerce el poder ejecutivo, es la voz de los ciudadanos, y la encarnación de todos los puntos de vista, tendencias y anhelos de las diversas sociedades. 

Sin parlamento, no hay democracia real. La defensa de la figura de la instancia legislativa es fundamental y más en las actuales condiciones políticas que se viven en Venezuela. 

Ningún demócrata puede mirar con buenos ojos la detención, persecución y acoso contra diputados, así como ocurre en Venezuela. En su oportunidad el mundo condenó el Fujimoriazo contra el Congreso del Perú, de esta misma forma debe hacer lo mismo con relación al Madurazo contra la Asamblea Nacional venezolana. 

En vez de golpear las instituciones, como sucede en este momento, lo que se debería hacer es trabajar para el fortalecimiento de todas éstas, porque esta es la forma más idónea para consolidar las libertades democráticas en cualquier Estado. 

La adecuada actuación de las instituciones, la estabilidad social y económica de un país, dependerá del respeto que tengamos hacia las instituciones, y se fortalecerá cuando cada Poder Público tenga su capacidad y sus limitaciones, y con la acción más decidida de participación de los ciudadanos en los temas comunes. 

La democracia es un sistema imperfecto, pero es el más perfecto de todos los sistemas de gobiernos y de participación política diseñados hasta el momento. Vivir sin democracia es vivir sin participación ciudadana, sin instituciones respetables, sin tranquilidad, y sin futuro. 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com