De cómo el 30A infartó la tiranía
Escrito por Dr. José Alberto Olivar | @JAOlivarp   
Miércoles, 08 de Mayo de 2019 05:40

altLo ocurrido al amanecer del 30 de abril pasado, fue una acción apegada al espíritu y razón de los artículos 333 y 350 establecidos en la Constitución de 1999.

Además de estar en perfecta consonancia con los principios de la teoría política formulada por John Locke que justifica el Derecho de los pueblos a rebelarse contra la tiranía ejercida por un gobierno que ha perdido completa legitimidad. De manera que quienes otrora establecieron en la letra de la constitución esa máxima para justificar pérfidos movimientos golpistas del 1992, hoy les toca lidiar con la criatura que amenaza con engullirlos.

Dada la abolición de facto de la Constitución por la espuria Constituyente y la tiranía instalada en Miraflores, todos los ciudadanos venezolanos están en la obligación de cooperar con el restablecimiento del orden constitucional. En consecuencia, todas las acciones civiles y militares que vayan en ese propósito son válidas. 

La fase de la Operación Libertad del 30A, no fue un alzamiento clásico de un sector militar imbuido por la ambición de poder, sino la rebelión de un grupo de civiles y militares en contra de la usurpación. Y pese a que no logró el objetivo de deponer al tirano, no dejó la menor duda de la descomposición reinante en la FANB, imbuida por la agudización de la crisis económica, cuestión que afectó la capacidad de usufructo a manos llenas por parte de sectores medios y altos de la institución armada. Dado que la otrora renta petrolera no fluye como antes, ello ha determinado en los últimos años que se haya potenciado un segmento cada vez más privilegiado de oficiales superiores que monopolizan los negocios lícitos e ilícitos al amparo del Estado, permitiendo a contados oficiales de menor jerarquía que le guardan fidelidad, hacer parte de esos negocios, lo cual trae consigo un sentimiento de exclusivismo que hiere la fibra utilitaria de quienes no tienen acceso a ese fuente de enriquecimiento.

El 30A dejó infartado al cuerpo político-militar de la dictadura y por más que insistan en sus llamados a la lealtad, ya nada será como antes. Lo que está en el tapete es cuando se dará la implosión, tan temida por Maduro y Cabello desde el fallecimiento de Chávez. Es solo cuestión de tiempo.

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com