Se busca oposición
Escrito por Pedro Pimentel C. | @PedroPimenteC   
Lunes, 11 de Marzo de 2019 00:08

altMe resulta fundamental despertar el interés de quienes puedan leer estas breves líneas, en función a la necesidad de construir una verdadera oposición venezolana democrática y constitucional.

La situación política venezolana, hoy atraviesa momentos complejos e inéditos, situaciones de crisis humanitaria, económica, social e institucional que sugieren equivocadamente la inexistencia conveniente de oposición política en el país. ¿Pero es esto sano para la democracia que pretendemos rescatar? – La respuesta es NO-

Para evitar malos entendidos, lo primero que debemos hacer es llamar las cosas por su nombre, en consecuencia debemos partir del hecho concreto de la existencia de un presidente encargado del ejecutivo nacional, en tal sentido el presidente (e) del gobierno es el diputado y presidente de la AN Juan Guaido, el otro, el innombrable es un usurpador desdibujado que no se representa ni a sí mismo. 

Dicho lo cual, quienes en el pasado se atribuían ser la alternativa democrática, entiéndase MUD/Frente Amplio, hoy son gobierno, encargado, provisional, llámenlo como quieran, pero gobierno, y así le reconocen la mayoría de los países democráticos del mundo, y la mayor parte de la población venezolana, en consecuencia a éstos mañana se les pedirá respuestas por loe problemas del país. 

En tal sentido, si bien existen limitantes al ejercicio pleno de sus funciones ejecutivas, no puede ser esa la excusa que se repita para no poder dar pasos suficientemente firmes, en la búsqueda del cese definitivo de la usurpación  del ex presidente Maduro.

Señores, hoy el ex presidente Maduro se encuentra plenamente deslegitimado, no sólo porque se encuentre condenado por el TSJ legítimo en el exilio, o porque la AN haya acordado el abandono de las funciones presidenciales, o porque se haya aprovechado de procesos electorales fraudulentos, o porque ya no le reconozca la comunidad internacional, sino porque además hoy no cuenta con respaldo popular, en consecuencia este deplorable personaje de la política nacional y sus aliados mal pueden ejercer oposición política.

Así las cosas, hoy no se puede repetir aquel chantaje de la UNIDAD, que pretendía imponer un silencio obligatorio dentro de los factores democráticos que para aquél entonces decían adversar al régimen.  Es decir, nadie podía pensar u opinar diferente, porque inmediatamente eran excluidos, muchos de los cuales incluso todavía siguen apartados, aun cuando el tiempo les dio la razón. 

Entonces vale reflexionar, si tenemos como objetivo común rescatar la democracia nacional, y pretendemos sacar nuestro país adelante, debemos comprender que para tener un democracia de primer nivel, es necesario no sólo un  gobierno democrático, sino además una verdadera oposición democrática que controle y llame oportunamente la atención de lo que pueda estarse haciendo mal o se haya dejado de hacer por parte del gobierno. Y si hoy el gobierno (e) lo representa el diputado y presidente de la AN Juan Guaidó, y en acuerdo con la AN con un Estatuto para la Transición, han conformado una especie de gobierno colegiado, se incluyen a los Factores del frente democrático en el gobierno provisional, y entendiendo que el régimen saliente carece de legitimidad, ¿Quién representa la oposición? ¿Quién controla que se siga la ruta que merece seguir nuestra patria en manos del nuevo gobierno (e)? … evidentemente hoy la oposición política y democrática es tan necesaria como el gobierno de transición, de lo contrario sería firmar un cheque en blanco a quienes asuman las funciones del ejecutivo, cosa más que peligrosa, vista la historia política reciente de nuestro país.

Por ejemplo, quienes se empeñan en recuperar la tradición aquella que contaba que los políticos debían estar en contacto y sintonía con la gente, y hoy escuchan a un pueblo pedir a la AN y a su presidente (presidente encargado de la república), la aplicación del artículo 187 en su ordinal 11 de la CRBV, que establece que corresponde a la Asamblea Nacional, autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país, ¿qué deben hacer? ¿guardar silencio para que no se les crucifique políticamente? O por el contrario elevar la voz en representación de un pueblo que clama por la libertad.

En mi humilde opinión, la elección correcta no sería la de guardar silencio, y es allí cuándo nace la obligación responsable de constituir una oposición democrática responsable, eso sí,  una oposición entendida como una herramienta constructiva, una oposición inteligente no reaccionaria, que ponga sobre la mesa, temas como la coalición militar extranjera en atención al principio de la responsabilidad de proteger, retomar el tema de la ayuda humanitaria, el respeto por la AN a la voluntad popular del pueblo venezolano expresada el pasado 16 de Julio, en consecuencia proceder a la renovación de los poderes públicos, entre ellos el nombramiento de Nuevas Autoridades del CNE, entre otros temas. Y así mismo una oposición que entendiendo la situación del país, pueda empujar con todas sus fuerzas las acciones que a bien tenga emprender el gobierno encargado para alcanzar la democracia plena, teniendo en cuenta que no se trata de una oposición electoral, sino repito; de una herramienta constructiva, necesaria y complementaria.

Venezuela no puede esperar más, en nuestras manos esta mantener la chispa encendida, nuestro país nos necesita, por eso debemos entender que ningún político o grupo político está por encima de nuestra tierra, ni de nuestra gente, y por ello callar nunca debe ser una opción cuando se trata de recuperar la democracia.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com