Frente a la hecatombe
Escrito por Jesús Gabriel Luces   
Lunes, 11 de Marzo de 2019 00:00

altEl padre e inventor de lo que conocemos como luz eléctrica y suministro público de electricidad, fue el estadounidense Thomas Edison,

quien también acuñó la frase: “El descontento es la primera necesidad del progreso”. Un personaje y un pensamiento totalmente objetivo, se funden y en el hoy día hacen referencia a Venezuela. 

Es menester hacer hincapié en que la crisis eléctrica que vivimos en la actualidad ha sido la de mayor trascendencia en toda nuestra historia. Entender y situarnos sobre la coyuntura de que el país que cuenta con la cuarta central hidroeléctrica más grande del mundo se esté apagando; y para más efecto del colmo, que el mismo país con el octavo puesto mundial en reservas de agua dulce, venga a presentar fallos en la distribución de agua hace ya varios meses, lo que ha conducido a su escasez, que también por rezagos de la crisis eléctrica la circulación del bien natural tan importante en el día a día, se haga más cruenta.

Y es necesario señalar, que los responsables de todo este caos acudan al discurso tercermundista para dar la cara ante los medios y justificar los hechos; y como mayor muestra de falta de gobernabilidad el necesario y lógico operativo nacional para la distribución de agua no ha sido desplegado, estando ya la población en el tercer día de las afecciones.

Entonces, nos cabe preguntar: ¿Si el descontento es claro y evidente, por qué la ciudadanía no toma la solución por sus propias manos? Es decir, no se observa una movilización social como respuesta directa de la crisis que cada día nos consume, hemos de salir a las calles y hacernos escuchar cada vez con más animo. El miedo no puede ser variable de esta función, pues todas sus derivadas deben dar cero, necesitamos variables positivas que nos impulsen al rescate de lo que nos ha sido secuestrado: la democracia y la seguridad en todos sus sentidos.

Aún estamos a tiempo conciudadanos, la república nos exige responder claro y firme ante la historia. Si un sistema gubernamental no es capaz de responder por la dignidad de su pueblo, los mismos ciudadanos hemos de responder por nosotros mismos y por nuestros intereses colectivos. No olvidando la necesidad de coalición y consenso social para lograr ese progreso, esa salida hacía la recuperación de la democracia liberal, la independencia y la justica social.

El cambio es posible si vamos juntos bajo un mismo proyecto definido: la construcción de un país bajo el concepto de modernidad, donde todas las necesidades puedan tener una solución efectiva y eficiente.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com