El fin del diálogo
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Sábado, 16 de Febrero de 2019 07:21

altHay oportunidades en las que pesa haber tenido razón. Hoy cobra vigencia práctica la aplicación de los artículos constitucionales

relativos al restablecimiento de la vigencia de la propia Constitución (333), al desconocimiento del régimen por haber contrariado los valores, principios y garantías democráticos, por haber menoscabado los Derechos Humanos (350); en atención, además, del sostenimiento de un régimen de Derecho: “a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”, según se denota en el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Estas acciones se desplazaron, durante años, en función del sostenimiento prolongado de un posible “diálogo” para nada productivo, con los malandros que se han adueñado de muy mala forma del poder, desplazando la Constitución, las leyes y los Derechos Humanos hasta límites insoportables para Venezuela y el mundo. 

El “diálogo”, palabra de uso político habitual en situaciones “normales” no se da del mismo modo con un secuestrador armado. En esa circunstancia, el diálogo es extremo y radical: va la vida, tanto del secuestrador (los secuestradores) como del secuestrado (los secuestrados).  En ese sentido, resulta chocante (por decir lo menos) la pérdida de tiempo, de vidas y de prisiones políticas que se han prolongado sin parecer importarles mucho a algunos personeros que han estado este tiempo al frente de algunos partidos políticos sin olfato, o con algunos intereses claros u oscuros. Tal vez han ganado algún rédito político o económico con la afectación de toda la nación y afectaciones personales directas. Tal vez, también, pensando en la evitación de la posible violencia, a pesar de que la cantidad de muertos ha sido elevada, las armas han seguido en la calle sin detención mayor alguna y la exposición a ella, a la violencia, resulta consuetudinaria.

En 2014 me atreví, abiertamente, a cuestionar el diálogo del modo planteado, al escribir para la página web de El Universal, antes de que me negaran, obviamente, la posibilidad de seguir colaborando más nunca por allí, esto con un texto denominado ¿Miente usted, señor presidente?: “Los estudiantes gloriosos fuera de la discusión; los que encabezaron "la salida" y provocaron que se produjera el dialoguito ni en su sombra presentes. Desconocimiento pleno de la realidad. Y, previamente, el anuncio de que los alcaldes desplazados, presos por ser alcaldes populares, serán sustituidos en nuevas elecciones como si fuera aceptable su decapitación política. María Corina Machado fuera de su curul, solo porque a algún militar que trata de ajustar al gobierno se le ocurrió que ella, tan grande, no cabe en la Asamblea Nacional como representante formal y voz del pueblo.

Prevalece pues la mentira vociferada por el mentiroso portador del texto que debería darle magnitud y magnificencia al ordenamiento del Estado, cosas que no ocurren y dudo mucho que a partir del dialoguito comiencen a suceder. Lo siento, no puedo dejar de ser pesimista....”

 Mientras, en septiembre 2015 insistía, con un artículo titulado “Dialoguitos dictatoriales” en el portal lapatilla:

 “Maduro.- ¿A Leopoldo? Ni el Papa, ni el mundo político, ni el mundo social, ni el mundo judicial tienen razón. Mi verdad es que aunque no pueda demostrarse por ningún medio, Leopoldo, los estudiantes, los políticos, los alcaldes, los presos y los solicitados son todos unos delincuentes, mis delincuentes y los de Cabello”.

Por eso digo que puede haber sido terrible haber tenido razón, luego de transcurridos por lo menos 4 años de aquellas circunstancias que si se (nos) hubiera prestado atención a quienes luchaban (mos) por un cambio más pronto de la situación política nos hubieran ahorrado muchos malestares en el país. Extraña sobremanera que todavía existan seres optando por esa palabra como una alternativa. Pues no. El diálogo, así, está cancelado. El diálogo sólo debe servir para establecer cuándo, pronto, será la huida del régimen, por dónde y hacia dónde; además de la ayuda humanitaria y los tres pasos hasta la conquista de las elecciones libres como están planteadas. 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla   

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com