Verdades amargas
Escrito por Nicomedes Febres Luces   
Martes, 12 de Febrero de 2019 09:18

altLa doctrina de Seguridad Nacional se define como una seguridad integral de la nación y si bien es multifactorial, va desde la seguridad alimentaria, sanitaría,

comunicacional hasta la defensa del territorio y de la soberanía nacional; ella le daba a los militares la coordinación y vigilancia de todas las manifestaciones de la seguridad nacional, sin dejar de reconocer a la seguridad como una responsabilidad compartida por todos los ciudadanos. Esa es la teoría clásica de los ejércitos latinoamericanos y que justificaron ideológica y técnicamente al golpe de Pinochet. Dos libros centrales para entender estos procesos: “El orden Político en las sociedades en Cambio” de Samuel Huntington, emérito profesor de Harvard sobre los gobiernos de América Latina y “Cambio Político y Económico en la América Latina” de Charles Anderson editado por el Fondo de Cultura Económica.

alt
Si los traigo a colación no es para presumir de takitita, sino para explicar un poco lo que estamos viviendo y evitar las sandeces de los cretinos de “amos a echale bolas y salí a la calle” que brillan por su ignorancia o para calmar las angustias de ustedes en estas horas nonas. Es obvio que nunca la seguridad de la nación ha estado en peor condición que en la actualidad, pero no es solo por esta coyuntura de la ayuda humanitaria negada por maduro, sino por la dejadez anterior en las responsabilidades de los militares de asumir su deber al entrar en connivencia con los delincuentes de toda laya que se apropiaron, con el visto bueno del régimen, de la soberanía nacional en muchas regiones, desde el arco minero o las farc, o el malandraje en la cota 905. O al aceptar incursiones de terroristas internacionales o entrenamientos de guerrilleros. Por supuesto, eso fue una estrategia global de destrucción del chavismo para putear al ejército, como fueron estimular el éxodo de médicos venezolanos, aupar el ingreso de los médicos cubanos primero y luego el invento de crear los médicos integrales para putear a la salud en Venezuela. O el caos cambiario o la falta de monedas y de intercambio comercial para destruir la vida económica. Esto de la apertura del canal humanitario no es más que una urgencia que debe ser resuelta a la brevedad porque tampoco puede ser una medida de largo aliento porque sería una solemne chulería de la nación y ni que fueran pendejos los demás para estarnos manteniendo. De modo que


esta es la última oportunidad que tiene el ejército de Venezuela para ponerse del lado correcto de la Historia, cumplir con su deber y justificar su existencia, que bastante caro nos salen a la población.


Si aquí la ayuda humanitaria pidiera apoyo para solucionar los problemas de salud y trajera equipos y medicamentos, les aseguro que un altísimo porcentaje de médicos y del personal asistencial saldría voluntariamente a colaborar para paliar el caos médico asistencial actual y tomaríamos los hospitales y demás instituciones de salud para curar, vacunar, atender, operar y lo que fuera menester. Y por supuesto los grandes responsables de este caos serían todos los administradores de salud de este régimen de 20 trágicos años, que se robaron hasta las medicinas, la lencería y la comida de los hospitales. Bastantes médicos y militares andan en Europa buchones viviendo como príncipes de esa riqueza robada al Seguro Social y al Ministerio de Salud y con los guisos de la salud, que era para atender a los pobres pacientes que mueren como moscas. Socialismo puro y duro, típico de ellos. Más nada.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com