La piedra que era Guaidó
Escrito por Alexander Cambero | TW: @alexandercamber   
Lunes, 11 de Febrero de 2019 00:00

altUna sorpresa puede derribar hasta el muro más fortificado. Jamás esperaba el régimen que un parlamentario, cuasi desconocido,

sea hoy el responsable de sus insomnios y temores, que la prepotente épica de sus agravios tenga caducidad en el tiempo.

Desde las olas de nuestro litoral varguense se asomó hasta la planicie de los medios más importantes. Juan Guaidó emergió entre las empinadas cuestas de la política, como si escribiéramos un libreto cinematográfico, salió como protagonista de una coyuntura histórica que nos redescubrió como un pueblo aferrado a los principios de la esperanza, no fue fácil para él, sortear el archipiélago de los intereses partidistas. Su misma irrupción estuvo signada por la imposibilidad real de las principales figuras de Voluntad Popular para asumir el cargo que les correspondía.

Quizá si fuese sido uno de los conocidos: el impacto mediático y político no tendría el valor de lo generado por este hombre joven con buena imagen como cabeza de una familia que trasmite serenidad. Sus apariciones públicas no son grosas raciones de ego, tampoco la exposición visceral de un Mesías. Igualmente, no es un comerciante de la política, esos seres que son el cáncer de nuestras instituciones al actuar como un Mefistófeles de ocasión. Su gestión está marcada por la sensatez que emana de un corazón cristiano revestido de sencillez.  La gran solidaridad universal no desvanece su camino hasta la transición democrática. Marca una ruta que perseguíamos desde hace años.

Hoy su imagen recorre el planeta apuntalado por cerca del ochenta por ciento del concierto de naciones que los reconocen como el presidente de Venezuela. Los principales estadistas del orbe lo señalan como el primer mandatario de una nación secuestrada por un grupúsculo de resentidos que nos condujeron al peor de los abismos. Su equilibrio emocional lo refleja un discurso sin estridencias, estábamos acostumbrados al trapecio en las palabras del liderazgo gobernante, siempre frases hirientes para dividirnos entre tirios y troyanos. La estrategia del exterminio al adversario; como fiel reflejo de querer imponer un sistema sobre un promontorio de cadáveres del pensar distinto, solo que los imponderables son anchurosos ríos en la política. Cuando menos lo esperaban un rutinario cambio de directiva en la Asamblea Nacional, encontró la piedra del ángulo para avanzar en la búsqueda de la patria extraviada. En medio de severas condiciones en la vida nacional, se asomó una tenue luz al final del tenebroso túnel.

Ahora Juan Guaidó encarna la transición hacia unos comicios libres, ese rol trasmitirá la paz que coloque la banda en el pecho de alguien con el apoyo del mundo entero. Será un capitulo estelar que borre estos años de perversidad y robo…

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla   

 

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com