Guaidó y la era digital
Escrito por Alexis Aponte | TW: @alexisaponte14   
Martes, 05 de Febrero de 2019 00:00

altRecientemente el periodista Manuel Malaver, publicó un twitter cuyo texto es el siguiente: “Guaidó es el primer fenómeno político de la Era Digital y las redes sociales en Venezuela…”

y más adelante decía que eso a pesar de no contar con la cobertura de canales de televisión como Globovisión, Televén, Venevisión y por supuesto el canal 8, además de emisoras de radio y otros medios de comunicación.

Estamos de acuerdo con tal planteamiento, y eso tendrá que ser un tema de estudio en la academia. Juan Guaidó antes de su nombramiento en la presidencia de la Asamblea Nacional, era uno de los cuadros de Voluntad Popular, su partido, precisamente no el más mediático. Se tenía información que era un hombre que prefería el bajo perfil, muy objetivo, concreto, de accionar  y muy lacónico en sus exposiciones. Sin embargo, a raíz de su nombramiento, comienza la actividad de un hombre al frente de la Asamblea Nacional de cara al país y a la crisis con un comportamiento novedoso. 

Lo central de este fenómeno mediático radica en un elemento central de la forma y manera de hacer política en el mundo y ahora en Venezuela. El desarrollo de la tecnología y con ello, el internet, las redes sociales y los instrumentos electrónicos como los celulares inteligentes, tablets y computadores personales constituyen toda una estructura de comunicaciones, que permite crear redes de personas, gremios, portales de opinión y de noticias,  agrupaciones afines a través de grupos de contacto que se comunican en tiempo real. 

Esto ha desplazado los medios de comunicación tradicionales como los periódicos tal como lo hemos conocido, los medios que anteriormente se llamaban masivos, como la radio y la televisión. Las generaciones recientes no se comunican ni se informan en aquellos, buscan información en twitter, WhatsApp, telegram, Instagram, amén de la comunicación bidireccional con listas de contactos esparcidos en todo el planeta y en una forma horizontal.  

Lo anterior ha impactado la conducta del individuo en la sociedad, la organización del trabajo, la forma de relacionarse, comunicarse y socializar. El pertenecer a una red mundial e interactuar con otros, independientemente donde se encuentre, lo cual incluye un intercambio cultural, tiene un efecto importante en muchas esferas de la sociedad, entre ellas la política y la lucha social. 

En el caso venezolano, nuestros partidos políticos y algunas ONGs se han organizado en forma vertical. Prevalece las áreas específicas: finanzas, movimientos, sindical, juventud,  etc. Entre los miembros prevalece los niveles y jerarquías, amén que la mayoría de las veces, no realizan elecciones internas, no generan debates internos, no estimulan la iniciativa y la crítica, prefieren el contacto personal grupal y esto hoy día es bastante difícil y agotador.  Son partidos con una organización inspirada en las organizaciones marxistas y peor aún,  con sesgos estalinistas, dejando a un lado el desarrollo tecnológico.  

Como producto de todo lo anterior, el lenguaje como instrumento básico de comunicación también ha cambiado. En lugar del discurso incendiario, gritón y de  mítines, encontramos a jóvenes que se comunican con un lenguaje preciso, concreto y directo. Pareciese más una conversación “cara a cara”, que una actividad política. Los modales utilizados, son más horizontales, con las manos abiertas, lo cual acerca a la gente, en lugar de movimientos verticales, con el puño cerrado reflejando fuerza y a veces violencia.

Procuran involucrar, comprometer y persuadir, antes que imponerse como líder. La idea no es que sigan a un mesías, sino que los ciudadanos se empoderen y   desarrollen sus capacidades y voluntad para luchar, crear y decidir  su propio futuro. Siguen al líder, critican y aportan a través de las redes, medio por el cual se informan y comunican. 

La realidad es que el país cambióy no nos dimos cuenta. Para muestra he aquí unos datos.  Para el año 2016 según Conatel, Venezuela tenía 27 millones de suscriptores de telefonía móvil, 89% de penetración celular, 13 millones de suscriptores con teléfonos inteligentes, 78,751 terabytes de tráfico de datos de telefonía móvil, 102.151 millones de mensajes, 18 millones de suscriptores de internet. Como se puede ver,  es toda una estructura y flujo  de comunicaciones, que lamentablemente no se ha expandido aún más,  debido a las políticas gubernamentales regresivas como el control de cambio y la regulación de las tarifas. Esto tenemos que tomarlo en cuenta y sumergirnos en esa trama, para poder entenderla y en función de ello hacer política, desarrollar negocios, predecir riesgos, construir soluciones y relacionarnos con el entorno. 

Por último, Guaidó en este cambio de comportamiento y desarrollo político, por lo menos hasta ahora, no es un líder  como estamos acostumbrados, es una bisagra importante entre partidos, sociedad civil, mensaje e imagen. Luce sencillo, directo, joven, innovador en cuanto al mensaje, se comunica y compromete. Es el primer fenómeno producto de la Era digital.  Recordemos que la campaña de Obama se inicia con un contacto político de visita al Silicon Valley, donde conversó con todos aquellos jóvenes que vestían de blue jeans, cabello largo, informarles y ligeros. Se los ganó y de allí en adelante la campaña adquirió un nuevo giro. 

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com