Propaganda engañosa para tapar la realidad
Escrito por Gerónimo Figueroa F. | @lodicetodo   
Sábado, 05 de Enero de 2019 00:00

altIronías de una campaña mediática: En los últimos quince días de diciembre del año pasado fuimos "bombardeados"

de forma extrema por una propaganda personalizada por Nicolás Maduro y dándose golpes de pecho afirmando ser cristiano de pura cepa y pana del niño Dios, donde además de decir con mucho cinismo que la vaina está mas buena que comer pollo con las manos, y repetir por sexta vez que el próximo año será mejor por el "despegue" económico gracias a las medidas tomadas por su gobierno, nos deseaba a los venezolanos una feliz navidad y un prospero año nuevo. 

En la misma onda, pero maquillada con "cara de vírgen", Cilia Flores nos decía que ahora Caracas era otra, que sus calles estaban iluminadas y limpias, y que por esa razón nos invitaba a pasear por los parques, calles y avenidas para disfrutar de la tranquilidad que brindaba el panorama. Ignoro cuántos de nuestros lectores pudieron ver la propaganda donde se nota que los asesores se esmeraron en dirigir de cerca el maquillaje para que se cumpliera el objetivo de una cara cariñosa, en abierto abuso de poder porque la propaganda eran antecedida con la presentación de: "por el derecho del pueblo a recibir información objetiva y veraz".

Ahora bien. Cómo se puede afirmar que la vaina está mas buena que el carajo cuando la crisis que vivimos ocasiona que niños recién nacidos sin saber porque vinieron al mundo están muriendo en los hospitales por desnutrición porque no hay las fórmulas lácteas y en otros casos por falta de medicamentos. Igualmente ver dia a dia a miles de venezolanos comiendo de la basura y millones de compatriotas huyendo despavoridos para ver como sobreviven en otros países. Una estampida formada en su mayoría por jóvenes profesionales que vieron sus sueños de las aulas y pasillos universitarias truncados por la terrible crisis creada precisamente por quien dice ahora que la vaina está buenísima.
Igualmente, es muy fácil para quien lo tiene todo asegurado decir feliz navidad y prospero año nuevo, pero cuando el 90% de las familias venezolanas no pudieron comer hallacas por no tener como comprar los insumos para su elaboración en la casa como era la tradición antes que llegara la peste roja. Cómo puede haber navidad y próspero año nuevo cuando los días 24, 25, 31 de diciembre y primero de enero no hubo agua por las tuberías de las casas y apartamentos por lo menos para bañarse, aunque no tuvieran ropa para estrenar. Igualmente, el estado de los baños no debió ser para decir feliz navidad y próspero año nuevo.

Cómo puede haber feliz navidad para los que nuevamente protestaron en las calles de todo el país reclamando el "famoso”"pernil ofrecido en el mes de noviembre como gancho para que salieran a votar el nueve de diciembre en las elecciones municipales. Aquí es bueno precisar que Maduro dijo en noviembre que este año no iba a pasar lo del año pasado porque ya estaban aseguradas 20 toneladas para que cada familia recibiera su pernil pero la vaina no fue así. Los primeros perniles que entregaron fueron de cinco kilos para dividir entre dos familias y otros fueron divididos entre cuatro personas. Y para quienes no alcanzó pernil les dieron huevos y harina mexicana.
En cuanto a la iluminación, limpieza y seguridad "ofertada" por Cilia con cara angelical, en Caracas entre el 31 de diciembre y primero de enero hubo quince muertos por violencia. Igualmente, los parques de Caracas están abandonados por falta de mantenimiento en todas las áreas, donde los animales mueren de hambre porque inparques no aporta dinero para los alimentos de ellos. Lamentablemente los animales de los parques están encerrados y no pueden salir a comer basura como sí lo hacen miles de venezolanos. La seguridad en los parques y plazas caraqueñas no existe y las visitas se hacen a riesgo de ser víctimas del hampa reinante.

En la misma onda de los "milagros de limpieza" ofertados en las calles y avenidas de Caracas, estas están hechas un asco. Los peatones deben desviarse de las aceras y caminar por el medio de la calle para no tropezar ni pasar por encima de la basura acumulada, pero con el riesgo de ser arrollados por los carros. Aquí pudiéramos decir, si te pela el chingo te agarra el sin nariz. Esas mismas calles y avenidas después de las seis de la tarde parecen bocas de lobos, y caminar por ellas después de esa hora es “venderse papita” a los delincuentes que son los dueños de esos espacios.

En ese sentido, solo habrá feliz navidad y prospero año nuevo en 2019 cuando la Asamblea Nacional que elegimos el 6 de diciembre de 2015, cumpla con sus obligaciones y haga lo que le corresponde hacer para impulsar un cambio de gobierno dando los primeros pasos los días 5 y 10 de enero. Ya no hay mas espacios ni mas tiempo para seguir alargando la agonía y los 112 diputados electos con la tarjeta de la manito que mantienen una deuda constitucional con el pueblo venezolano tienen la oportunidad de reivindicarse y dar un paso al frente para cumplir con esa deuda.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

       


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com