Triste Navidad
Escrito por José D. Solórzano | @jdionisioss   
Miércoles, 19 de Diciembre de 2018 06:36

altRecorremos las calles de nuestra Venezuela y no se siente el ambiente navideño de antaño; escuchamos gaitas, pero nadie desafina sus melodías en las calles,

no vemos guirnaldas decorando negocios, ni la sonrisa a flor de labio de los transeúntes. 

Ya la alegría de los aguinaldos de los trabajadores, se transformó en un chiste de mal gusto. La compra de regalos un sueño, y el consumo de las hallacas una hazaña épica. 

Las Navidades en tiempo de revolución han sido cada vez más tristes, más apagadas, menos ricas en alegrías y entusiasmo. Solo están rebosantes de preocupación, tristeza, y sobre todo melancolía. 

Las Navidades de la actualidad son apenas una imagen borrosa de aquellos años pasados. Una mala imitación de otra historia, de otro país, y de otros venezolanos. 

Me acuerdo de mis días de niño, en aquella década tumultuosa de los 90. Sí, a pesar de las explosiones sociales, de los golpes de Estado y de la “crisis económica” de esos días, los venezolanos disfrutábamos de las Navidades. 

En mis días de muchacho, los aguinaldos daban para todo. Comprabas cada uno de los ingredientes para las hallacas, adquirías tu gordo y jugoso pernil, podías cumplirle a tus hijos en sus deseos a la Carta del Niño Jesús. 

En esa época, todo era más feliz. ¿Qué si teníamos problemas? Seguro, pero nada comparado con el desastre que nos azota en este momento. Nada con la tristeza que devora la emoción de estas fechas. 

Los venezolanos estamos viviendo las Navidades más triste de nuestra historia. Y sé, que cada año decimos lo mismo, y esto se debe a que el socialismo se ha superado a sí mismo, año tras año la crisis que han generado es más atroz y de mayor dimensión. 

Hoy en día, comer un plato navideño completo, es decir, con hallaca, ensalada de gallina, pan de jamón, pernil y su respectivo dulce de lechosa, es una entelequia. Muchos no podrán hacer absolutamente nada de esto, otros apenas podrán hacer las hallacas, serán muy pocos los que se sentarán en una mesa con todos los mangares de las festividades. 

El socialismo destruyó las fiestas de diciembre. Ya no son lo que solían ser. Ya no vemos las parrandas en las calles, el vecino alegre que te invitaba a comerte una hallaca en su casa. No, todo cambió y lo hizo para mal. 

Y mientras esto ocurre, el régimen sigue engañando a la población a través de falsas promesas. Miles de venezolanos están aún esperando el pernil que le prometieron para Navidad, pero no para esta Navidad sino la del año pasado. 

Juegan con la necesidad y con el hambre de un país. Se mofan de las esperanzas de una población. Y, al hacerlo se equivocan, de cabo a rabo. Estoy seguro que el pueblo venezolano se levantará y saldrá adelante; confío en la fuerza del pueblo y en la entereza de todos los venezolanos. 

Todos los venezolanos debemos estar claros que esta triste Navidad es únicamente responsabilidad de Nicolás Maduro, él es el culpable que la lamentable situación que atravesamos. No le busquemos las cinco patas al gato, no hay excusa o guerra económica que valga. 

alt 

 

 

 

 

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com