Los aviones de Putin
Escrito por Dr. José Alberto Olivar | @JAOlivarp   
Viernes, 14 de Diciembre de 2018 07:40

altLa cercanía del 10 de enero 2019 ha generado expectativas un tanto exageradas.

El gobierno está al tanto que el aislamiento internacional en el que se encuentra se ahondará mucho más después de esa fecha, pero también sabe que su estabilidad interna luce hasta ahora irreductible. Por ello, una vez más aplica su consabida táctica de pegar primero, haciendo alharaca de un nuevo complot en su contra, dirigido desde Washington con la participación de Bogotá.

Nada nuevo bajo el sol, solo los ingenuos de siempre y los interesados en mantener sus prebendas oficiales compran ese manido mensaje antiimperialista que a estas alturas luce marchito y bobalicón, sobre todo tras escuchar las declaraciones del canciller Arreaza anunciando “la madre de todas las batallas”, vaya ejercicio de chapucería.

No debiera sorprender que desde La Habana se dieran instrucciones precisas a los fatuos de Caracas, para que estos se valieran de la pugna por la supremacía mundial que impera entre el Oriente y el Occidente y así salvaguardarse de cualquier eventualidad. La intempestiva visita de Maduro a Moscú, le ofreció a Putin la oportunidad perfecta para que este respondiese al desplante que le propinó Trump en la frustrada reunión bilateral cancelada a última hora, en el marco de la cumbre del G-20 celebrada en Argentina.

La diplomacia cubana que gravita sobre Caracas, conoce muy bien los hilos del tablero internacional. Cual veterano peón de los imperios antiestadounidense, léase Rusia y China, sabe sacar provecho de las tensiones entre potencias, como por ejemplo la agudización del conflicto euroasiático que sirvió a Trump de excusa para suspender su encuentro con el líder ruso.

Putin no dudó en aprovecharse de las futilidades de la política exterior venezolana y así responderle a Trump con un provocador mensaje aerotransportado en los famosos bombarderos Tu-160 que aterrizaron en Maiquetía esta semana. Por supuesto, el régimen venezolano, siguiendo las pautas comunicaciones a las que nos tiene acostumbrados, cual delincuente apadrinado, ha hecho correr la añagaza de su franca alianza militar con Rusia para intentar disuadir a los factores internacionales que ya no lucen tan refractarios frente a los desmanes de la tiranía venezolana.

Pobres fichas somos en medio de las apetencias de las grandes potencias. Ese es el saldo efectivo de la babieca lucha antiimperialista de la que se ufana la dictadura, que no duda en postrarse servilmente a cambio de recibir una bocanada de oxígeno.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com