Inflación indetenible
Escrito por Williams Caballero | @wcaballerolopez   
Viernes, 09 de Noviembre de 2018 00:00

alt¿El precio del cochino en cuánto? Por lo que se ve nadie va a poder comer pernil este año.

 

El kilo de la carne de cerdo está en Bs. S 2.000. ¿Quién lo puede comprar? Los únicos que podrán serán Nicolás Maduro y los enchufados.

Y es que, la inflación en Venezuela para el mes de octubre alcanzó la cifra de 148,2%.

Esta tendencia inflacionaria ha repercutido directamente en la capacidad de alimentación de los venezolanos, que cada vez están mal alimentados, debido a que no pueden adquirir los diversos productos necesarios para comer adecuadamente.

De acuerdo con varios estudios la inflación venezolana aumenta en un promedio de 3% diarios, lo que indica que cada día somos más pobres.
Todo esto ocurre ante la mirada cómplice e inerte de un Gobierno nacional que no mueve ni un dedo para parar la grave situación que afecta a millones de venezolanos.

Este diciembre será el más triste de todos los tiempos, superando a los de los años anteriores. El ciudadano de a pie no podrán llenar su mesa de comida y menos de obsequios.
Salvo aquellos que reciben remesas del exterior y aquellos que gozan de las mieles del poder, el resto de los venezolanos están condenados a pasar necesidad y de la grande.

La inflación indetenible se convirtió en un hueco en la economía total de los venezolanos. Aquí no hay salida, salvo el cambio total y pleno de quienes dirigen la economía y el poder en Venezuela.

El socialismo fracasó por completo, mantener una visión socialista en el ejercicio de la administración pública es un error. Debemos dirigirnos hacia nuevos horizontes, y nuevas formas de hacer las cosas.

Solo la libertad de emprendimiento, la posibilidad de inversión con seguridad, el trabajo como fuente de toda riqueza es la fórmula para hacer crecer a las naciones. Pensar en el clientelismo y en el rentismo es caer en la misma falta que nos fue llevando a la destrucción total de un país con tantas posibilidades como el nuestro.
Un país no es rico porque tenga petróleo o diamantes como falsamente se ha creído, la riqueza de las naciones surge de su potencial de trabajo, de inventiva y de desarrollo armónico. Los recursos minerales nos brindan una excelente oportunidad para crecer, pero sin trabajo no lograremos nada.

Venezuela tiene que superar la hiperinflación de la mano de un cambio de gobierno, y de modelo socioeconómico, y a través del trabajo de cada uno de los venezolanos.
Estoy convencido que sí podemos ser y hacer la diferencia. Conquistemos un futuro para el país.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com