Gobierno es responsable por la vida de Albán
Escrito por Gerónimo Figueroa F. | @lodicetodo   
Sábado, 13 de Octubre de 2018 00:40

altIndependientemente como haya ocurrido la muerte del concejal del municipio Libertador de Caracas, Fernando Albán, el régimen de Maduro es responsable

de esa tragedia que enluta otro hogar venezolano por la violencia política que pareciera haber sido sembrada en nuestro país como política de estado. Fernando Albán fue secuestrado el viernes 5 de octubre en el aeropuerto de Maiquetía cuando regresaba de un viaje desde los Estados Unidos y desaparecido durante dos días hasta que el gobierno admitió que estaba en el sebin de plaza Venezuela y el domingo 7 permitieron que hablara con sus abogados con quienes planificó la estrategia a seguir en su defensa. Pero horas después el régimen anunció que se había “suicidado”.    

Cualquier preso, político o común, en las cárceles venezolanas, el estado es responsable por su vida o por cualquier lesión o agresión que pueda sufrir o puedan ocasionarle sus custodios mientras dura su privación de libertad. En el caso de Fernando Alban después que fue secuestrado por agentes del régimen de Maduro, no le permitieron durante dos días comunicarse con sus familiares ni con sus abogados defensores, violando de esa forma el debido proceso y los Derechos Humanos del detenido establecidos claramente en la Constitución Nacional, tal como han hecho con el resto de los presos en estos 20 años de dictadura.    

Después que Alban se reunió con sus abogados el domingo 7 y planificaron la estrategia a seguir para demostrar su inocencia, el lunes 8 el general de la guardia nacional, Néstor Reverol, anunció que Fernando Alban se había suicidado mientras espera en una sala para ser traslado a los tribunales. E inmediatamente el fiscal designado por la asamblea constituyente, Tarek William Saab, anunció que se había “suicidado” lanzándose desde un baño del piso diez de las instalaciones del sebin en plaza Venezuela. Pero el miércoles 10 el mismo Tarek dijo que no fue del baño sino por un ventanal del comedor en el piso diez. Tres versiones que arrojarían dudas.

El concejal Fernando Alban deja viuda y dos hijos. Era una persona con valores religiosos muy profundos, era católico creyente y practicante. Todos los domingos iba a misa con su familia, se confesaba y comulgaba frente a los sacerdotes de la iglesia católica. Siempre predicó que solo nuestro Señor Jesucristo puede dar y quitar la vida. Por eso es bien extraño que se haya “suicidado”, tal como lo anunció el régimen a través de las versiones contradictorias del fiscal Tarek William Saab, y el ministro de interior y justicia, el general de la guardia nacional, Néstor Reverol.

En ese sentido familiares y amigos, tal como lo exige la Conferencia Episcopal Venezolana, deben elevar la denuncia hasta los organismos internacionales encargados de hacer respetar los Derechos Humanos para que se aplique justicia a quienes resulten responsables de su muerte, si es que los hay. Igualmente, paralelamente promover una investigación independiente para realizar autopsias por profesionales venezolanos y extranjeros especializados en la medicina forense, que permitan establecer claramente que fue lo que pasó y llegar a la verdad. No se debe aceptar que quien aparezca firmando el acta de defunción sea un medico de los llamados comunitarios de los que gradúan en tres años.

Por las redes sociales están circulando versiones con testimonios de personas que dicen haber estado presos y que fueron torturados en esas dependencias del sebin, y que al piso diez solo llevan a los presos que van a torturar. Estas versiones por supuesto no están confirmadas. Sin embargo, el diputado Juan Miguel Matheus en la sesión del martes 9 de octubre en la Asamblea Nacional aseguró que la noche del domingo 7 de octubre, el concejal Fernando Albán fue torturado con electricidad, asfixia mecánica y simulación de ahogamiento; torturas que lo llevaron a su muerte dentro del Sebin. Lo mismo dijo la Fiscal Luisa Ortega Diaz desde el exterior 

Es inaceptable, de forma categórica yo me niego, que tengamos que resignarnos o acostumbrarnos que nuestros muertos se conviertan solo en estadísticas y nos dediquemos solo a llorar cada vez que cae uno de nosotros y a protestar en las redes sociales por cierto tiempo hasta que se olvida y viene otro u otros muertos, sin que hagamos nada para frenar la matazón contra nosotros. Es hora que la Venezuela decente, la Venezuela democrática alce la voz y diga, basta, carajo. Luchemos por la libertad, no por nosotros sino por nuestros hijos y nuestros nietos. 

 

VISITA A: www.lodicetodo.com

UNETE A: @lodicetodo

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

        


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com