La corrupción
Escrito por Nicomedes Febres Luces   
Jueves, 11 de Octubre de 2018 05:42

altLa mesa de nuestro hogar era divertida porque hablábamos de todos los temas y si bien mi madre, con fines educativos pontificaba sobre la moral y las buenas costumbres,

mi padre la ponía en aprietos con su a veces sarcástico pragmatismo. Se hablaba de política, literatura, ciencias, gastronomía, chismes y muchos otros temas menos de dinero, que no era un tema apropiado para la mesa de la gente decente. Bien visto, eso fue un error porque el dinero es importante y saber sobre el dinero después se me hizo un duro y doloroso aprendizaje.

Mi madre trabajó durante 62 años en la administración pública. Siendo una directora reputada y destacada, cuando debía hablar con mi hermana que estaba en Europa, ella iba hasta nuestra casa al mediodía para llamarla por larga distancia, llamada que podía hacer desde su oficina donde almorzaba de rutina, pero a ella le parecía un acto terrible de corrupción administrativa hacerlo desde allí porque esa llamada la cargarían luego al gasto de la administración pública. Así era mi vieja con la pulcritud administrativa y ese fue nuestro ejemplo.

Mientras, yo amaba mi trabajo en la Concepción Palacios, pero como me gané el concurso de la Cátedra de Obstetricia y Ginecología, y estaba en contra del cabalgamiento de horarios, aunque lo hiciesen mucho de mis compañeros, pero para hacer coherente mi acción con mis opiniones, dolorosamente renuncié a mi cargo en la Maternidad pese a que seguía haciendo allí el trabajo asistencial en medio del trabajo docente, pero sin cobrar. Así podía devolverle también a la Universidad Central todo lo que ella me había dado gratuitamente, dos carreras y varios postgrados, y ese era otro credo obligante en mi familia.

Creo además que esa actitud nuestra fue bastante generalizada entre los venezolanos de entonces. Por eso siento una mezcla de admiración, respeto y lástima por los empleados públicos. De allá a acá ha pasado mucha agua bajo el puente, y más al contrastar aquél país con este socialismo chambón y criminal.

Un Estado más poderoso y más grande ha terminado siendo un Estado infinitamente más corrupto, como ha sucedido siempre en la Historia. Por esa experiencia y por todo lo demostrable históricamente, y dado que los países capitalistas han demostrado ser infinitamente menos corruptos que los países con Estados grandes y poderosos, parece entonces sensato privatizar todo lo posible y reducir así el tamaño del Estado y el gasto público. Pero la piedra angular del éxito parece ser la mayor meritocracia posible, desde los cargos más humildes de la administración pública hacia arriba, incluyendo concursos abiertos de credenciales y de oposición. Debe ser la probidad administrativa acompañada de castigos severísimos, radicales, irreversibles e inobjetables a los actos de corrupción y la meritocracia la base de la salvación de Venezuela. Así se destruirá el partidismo, el sindicalerismo, y el populismo en nuestro país. Ya lo decía Aristóteles, que el camino del fin de la democracia siempre estaba desencadenado por la demagogia y la corrupción. También severo castigo a la denuncia sin fundamento, que es otra formas de atentar contra la democracia.

Como ejemplo de la probidad administrativa de aquella época veamos en las fotos la comunicación que envió el Contralor de la Nación en 1946 doctor Rafael Chirinos Lares al Ministro de Hacienda devolviendo un dinero que le sobró de sus gastos de en un viaje en representación de la república a Estados Unidos ese año y reclamando el recibo correspondiente de su devolución al fisco. En la otra foto el Contralor Chirinos junto con su hija Marta Chirinos Carnevali, descendiente de gente que había estado presa en La Rotunda. Que distinto esta gente honorable de lo que estamos viviendo ahora.

alt


alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com