La diplomacia tiene las patas cortas
Escrito por Juan Carlos Rubio V. | @jrvizca   
Martes, 18 de Septiembre de 2018 06:20

altNuestra población migra en masa. La mayoría del liderazgo político se ha mostrado incompetente.

Los ciudadanos restantes sobrevivimos sobre la base de vagas alegrías. Tales elementos constituyen el sumario de la situación venezolana en lo doméstico, por lo que se ha vuelto común para nosotros consolarnos con los acontecimientos internacionales. Sean las gestiones del gran Luis Almagro, las embestidas de la Administración Trump o los apoyos de la Comunidad Europea, todos estos eventos hacen el trabajo de darnos una pizca de esperanza. Sin embargo, cuando se observa al quehacer diplomático con precisión, puede denotarse, tal como lo ha sido siempre, que su capacidad de acción ante las grandes tragedias de la humanidad vergé entre lo inútil y lo simbólico.

En lo que ha sido el proceso de destrucción de la nación venezolana, a pesar de toda buena fe, los organismos internacionales han sido a duras penas veedores hipócritas de la muerte y la destrucción. Éstos se llenan la boca con su supuesto amor por la democracia y los derechos humanos, pero en la práctica esas dos cosas son las que menos defienden. ¿Qué pasó con la Organización de Estados Americanos? Ah sí, nunca se logró la aplicación de la Carta Democrática Interamericana gracias a la mayoría de las naciones pertenecientes a la Comunidad del Caribe. ¿Qué ha pasado con la Organización de las Naciones Unidas? Ni digamos nada, solo recordemos a las naciones despóticas que dirigen su Comisión de Derechos Humanos. ¿Qué tal la Corte Penal Internacional? Pues ahí está, en su examen preliminar de nuestro caso, dando pie a una falta de celeridad procesal que nada tiene que envidiarle a nuestra “justicia bolivariana”.

Habiendo dicho lo anterior, es justo decir que la ineptitud de los organismos internacionales se desliga de la hipocresía manifiesta de sus Estados miembros. Recordemos el repugnante ejemplo de los gobiernos de las islas del Caribe, por ejemplo. Esto nos demuestra cabalmente que la Comunidad Internacional, inclusive en el hemisferio occidental, no se está guiando en pleno por los principios y valores que transcienden a cualquier frontera, sino por sus intereses coyunturales, sean éstos internos o externos. Puesto de forma coloquial, a los Estados no les importa de verdad las circunstancias de los otros. Solo les importa cuando tales situaciones les empiezan a salpicar encima.

Hablando de atenciones intempestivas de última hora hacia nuestro colapso, ¿a quiénes les empezó a importar el drama venezolano después de que los abusos les empezaron a heder? Ah sí, por supuesto, a nuestros “siempre fraternos” vecinos latinoamericanos. Sé que sueno bastante cínico con lo que aquí estoy diciendo, más aún si consideramos la acogida de venezolanos en naciones como Colombia, Argentina, Perú y Chile, pero preguntémonos algo: ¿qué estaban haciendo esos gobiernos respecto al autoritarismo chavista antes del éxodo masivo? Sencillo, absolutamente nada. Eso, por supuesto, si no es que se estaban lucrando de las generosas dadivas y los favores provenientes de la autocracia venezolana. En tal sentido, debe quedar clarísimo que los Gobiernos latinoamericanos son corresponsables de de este nuevo horror que está surgiendo en las Américas. 

Reflejo de lo dicho en el párrafo precedente es el absurdo de que en este punto de la partida, donde hay una profunda crisis humanitaria y migrantes venezolanos saturando fronteras, el Grupo de Lima (colectivo agrupando ciertos gobiernos vecinos) se haya pronunciado en contra de la posibilidad de una intervención humanitaria en Venezuela. Quisiese que esos cancilleres, si es que pueden, sino que lo hagan sus presidentes; me dijesen cuáles alternativas quedan para la tragedia venezolana. ¿Más diálogos? Creo que la naturaleza del régimen enquistado en Venezuela es bastante clara. ¿Aid(ayuda financiera) de los americanos para soportar la marea migratoria? Eso es apenas un paño húmedo para un síntoma que empeorará.

La causa de la crisis regional es la que debe ser resuelta y la misma es el régimen venezolano. Tal régimen no puede ser desplazado ni con diálogos ni presiones internacionales ordinarias, pues su naturaleza delincuencial anula la viabilidad de esos métodos. Quienes están gobernando hoy en Venezuela no les quita el sueño que el pueblo los deteste o que el país se caiga a pedazos; lo único que les importa es seguir en el poder. Por tal razón, es obvio y lógico que aquellos que viven del uso de la fuerza solo se sentirán temerosos ante amenazas del mismo tipo.

A manera de conclusión puede afirmarse que la normalización de una nueva tiranía en las Américas es inaceptable. De seguir el régimen venezolano en el poder, las consecuencias para la región serán cuantiosas. No solo es el influjo migratorio venezolano, junto a sus costos económicos y sociales, lo que perturbará la paz regional. También es que Venezuela se ha vuelto un punto de concentración para fuerzas oprobiosas y malevolentes como la delincuencia organizada, el narcotráfico, el terrorismo internacional y, por supuesto, fuerzas de agitación del mismo régimen. El despotismo venezolano, al igual que un cáncer, no es un peligro confinado a nuestras fronteras, éste buscará irrumpir, desestabilizar y, de ser posible, hacerse del poder en los países vecinos a través de sus homónimos para extender su red criminal.

Si los ideales más sublimes que ha parido la consciencia universal como el respeto a la dignidad del hombre, la libertad y al sistema de gobierno democrático no son alicientes para que la región actué, entonces deberá serlo la amenaza que representa la crisis venezolana para sus intereses. Probablemente, de haber alguna intervención, lo que la motivará es eso y, tal como las mentiras, se tendrá por comprobado que la diplomacia tiene patas cortas.

@jrvizca

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com