De mal rico al buen pobre: Cómo sobre vivir a la realidad venezolana y no morir en el intento
Escrito por Claudio Briceño Monzón | @CabmClaudio   
Viernes, 14 de Septiembre de 2018 04:00

altUn país que desde medianos del siglo XX, fue en América Latina, el ejemplo a seguir por su desarrollo económicos, social, educativo, productivo.

Siempre se buscó diversificar la producción, para no depender exclusivamente de la renta petrolera, siempre fuimos una tierra productiva, antes de 1936 éramos considerados uno de los países mayores exportadores de café. El recurso excedente del cobro de la producción petrolera nos hizo convertirnos en una nación rica y dependiente, es decir, nos hizo llegar a la situación actual de ser un país pobre por no saber administrar nuestros recursos naturales y humanos. Esta situación a la que estamos llegando hoy, la advirtió el 14 de julio de 1936, Arturo Uslar Pietri, en un artículo publicado en el diario Ahora, titulado Sembrar el petróleo, explicando que: “Nuestra capacidad de producir riqueza no se ha modificado para permitirnos pasar más allá del plato de caraotas, la alpargata y el caballo de silla, pero el maná petrolero no permite olvidarnos de eso, no ver la realidad, y construir rascacielos, volar y comer huevos americanos, carne argentina, azúcar cubana, frijoles antillanos.”[1]

En la actual circunstancia que vive nuestra querida patria, es muy difícil mantener la sensatez y controlar los sentimientos desde el odio hasta el hambre. El sueldo de los trabajadores de los diferentes sectores productivos del país, fue homogenizado ante las diferentes clases sociales. Que todos los ciudadanos de un país ganen la misma cantidad de dinero, nos augura la acentuación de la actual crisis económica existencial.

La cola en los bancos, el pan nuestro de cada día de los ciudadanos de a pie. Un nuevo cono monetario, donde los billetes nuevamente brillan por su ausencia, y la nitidez monetaria prometida sigue siendo igual a la anterior. Muchas medias y los conflictos se agravan con el tiempo, hoy el dinero en efectivo es más escaso que un plato de pabellón criollo. La Gasolina económica es = país petrolero desde 1936 = 82 años de vivir exclusivamente del despilfarrando de los recursos energéticos a manos llenas. ¿Cuándo subirán los precios de la gasolina? Será como el cierre de la frontera con Colombia, que se perpetuo en el tiempo y el paso limítrofe se restringió exclusivamente a los millares de peatones venezolanos que hacen de este paso fronterizo, actualmente el movidos en Sud América y casi que del mundo.  

Todos los venezolanos, los que se fueron y los que nos quedamos, debemos convenir en tener esperanza en el sentido de advertir en el presente matices que den sentido a la realidad, que no se fatiga en una única lección, ni en una sola dimensión. Que una mirada abierta a lo complejo tenga lugar, posibilita ver ideales que se traen del horizonte, el deseo de realizar sueños, tratar de lograr un cambio en la percepción de nuestras actuales circunstancias asfixiante y una forma de lograrlo puede ser divisar e invocar un futuro mejor. Soñar un futuro mejor, contradiciendo a los escritores de ciencia ficción, en la aseveración que: cualquier futuro será peor. Hoy el país se está quedando vacío, todos queremos emigrar de este sentir de hambre, corporalmente enflaquecidos, no por querencia sino por obligación. El pasado no lo podemos cambiar y el que controla el presente no necesariamente dominara el futuro. O será que la situación actual nos inventará un pesimismo sarcástico de ver color negro toda visión quimérica del terruño nacional.

 Concebir la actualidad con una percepción de esperanza, con una expectativa de que mañana las cosas andarán mejor, creemos en la convicción que el presente hay indicios de porvenir que combinan diagnósticos de la realidad que deben ser desplegados y afianzado en un país rico y próspero. Hay que sobrevivir a esta mala situación nacional, conviene absorber la positividad de nuestros bellos paisajes tropicales de nuestro querido país, que en cualquier momento volverá a ser el país más rico y abúndate de felicidad y alegría como hace dos décadas.  


[1]
Arturo Uslar Pietri. De una a otra Venezuela. Caracas: Monte Ávila Editores, Segunda Edición, 1972, p.47              

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com