Socialismo para un pueblo pendejo
Escrito por Antonio José Monagas | @ajmonagas   
Martes, 11 de Septiembre de 2018 00:00

altPareciera obvio preguntarse razones que han conducido a realidades extrañamente contrarias a lo que algunas definiciones de la teoría política o de la teoría económica, exponen.

Sin embargo, cada respuesta lleva a conclusiones que chocan con las circunstancias que se viven. Particularmente, en Venezuela luego que las imposiciones, los resentimientos y hasta las revanchas aplaudidas por el socialismo pretendido por el alto gobierno, se volvieron parte de una normativa no escrita. Pero crudamente aplicada para lo cual, la represión se constituyó en un instrumento de infalible utilidad. 

A decir del ordenamiento jurídico que soporta los trescientos preceptos que dan cuerpo organizativo y funcional al Estado venezolano, a través de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la situación escarmentada en lo político, lo económico y lo social, es exacta y tristemente un soplo de aliento del diablo. El país que exalta la letra moribunda de la que fue anunciada como la “mejor Constitución del mundo”, se volvió parte del infierno en el que habitan los demonios del odio, la extorsión, la corrupción y de la violencia en todas sus expresiones. Indistintamente del nombre como la santería y la brujería los invoca.

Sin embargo, lo peor de las realidades que acontecen en medio lo que los primeros colonizadores llamaron “tierra de gracia”, no es solamente lo acá aludido. Lo peor es lo que envuelve la actual gestión de gobierno toda vez que su doctrina se basa en despertar y alentar actitudes de ofensiva y contraofensiva, de “inteligencia” y “contrainteligencia”, que sólo apunten a descalabrar la cultura, tradiciones y sentimientos del venezolano convirtiendo sus esperanzas y proyectos de vida en fundamentos de egoísmo, envidia, muerte y desolación. 

De la misma forma, tan perversas intenciones son aleccionadas no sólo a través del ejemplo de sus máximos dirigentes. También, escondidas en la letra oculta de lo que denominan el socialismo del siglo XXI. De ahí que la definición de tan controvertida doctrina, no está a la disposición de quienes puedan -abiertamente- interpretarla desde el análisis de las ciencias sociales, políticas o económicas. 

Su “lectura” es un remedo de lo que la historia política universal, ha evidenciado en sus errores, menguas y excesos lo cual si bien configura un cuerpo de contradicciones, la gestión gubernamental se vale de dichos enredos para sustentar lo cerrado y bochornoso de su mentado socialismo. Pero al final de ese ejercicio de política que sirve a tantas decisiones de gobierno, sólo queda una realidad destruida. Es ese el fundamento operativo del cual se sirve para devastar a Venezuela a “paso de vencedores”. 

De ahí que este socialismo, tal como es expuesto, es un ejercicio dirigido a encandilar lúdicos, ingenuos e idealistas. Es la razón que puede explicar el por qué resultaría imposible que, con base en presunciones así, pueda desarrollarse Venezuela. O como dice el manido Plan de la Patria, “Venezuela Potencia”. Todo esto, alcanza para volver añicos al país en todos sus ámbitos de vida institucional, empresarial y organizacional. Pero también, de vida personal. De ahí que es posible decir que lo que se tiene es un socialismo para un pueblo pendejo.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com