¿Qué comeremos?
Escrito por José D. Solórzano | @jdionisioss   
Miércoles, 13 de Junio de 2018 00:00

altLlegará el punto en que con dinero no tendremos qué comer.

Esta afirmación aunque parece apocalíptica es una posibilidad cada vez más real para millones de venezolanos que diariamente comen menos debido a la inflación generalizada en Venezuela.

Ir al mercado es un dolor de cabeza, los precios suben con el paso de los días y los ingresos familiares se esfuman entre los dedos de trabajadores que se desesperan ante la imposibilidad de alimentar a sus familias.

La crisis avanza y el Gobierno nacional no hace nada para evitarlo, sino por el contrario sus acción promueven más la escasez y el alza incontrolable de los precios de los más diversos comestibles.

He visto a personas conocidas comprar en los puestos de verduras solo los retazos que el expendedor corta al vender su producto. Aquellos desperdicios que antes se solían recoger para los perros, ahora son los alimentos de familias.

Los oficialistas decían que en la cuarta república la gente comía perrarina, esta afirmación es falsa. Sí, en los tiempos de los gobiernos de AD y Copei siempre la perrarina fue más costosa que un kilo de carne, no obstante ahora con la izquierda en el poder la gente se está comiendo a sus mascotas.

¡Sí, esto es un hecho! Se acordará apreciado lector que el año pasado el tema del abandono de perros y gatos en las calles de las ciudades de Venezuela era un asunto notorio y que escandalizó a la opinión pública. Hoy, casi no vemos animales deambulando por las avenidas o aceras, ¿la razón? Simple, los han sacrificado para comérselos.

Y no es un juego. Cada vez más se están vendiendo carne de perro, caballo o burro como si fuese carne de res. Esto es producto de una realidad desajustada, alterada y corrompida nacida de políticas erráticas del Gobierno nacional.

Y lo más preocupante de todo es que la situación va para mal. El bloqueo económico que padece el país se profundizará, la expulsión de Venezuela de la Organización de Estados Americano (OEA), creará más obstáculos para que el régimen acceda a vías de abastecimiento de comida y medicinas.

El aislamiento internacional, ante una OEA y una Unión Europea en contra de Nicolás Maduro, deja sin margen de maniobra comercial a Gobierno venezolano. ¿A quién le vamos a vender petróleo? ¿A quién le vamos a comprar comida?

La solución sensata sería que Maduro dimitiera y que se llamarán a nuevas elecciones con condiciones mínimas, donde la oposición pudiese participar con garantías y bajo un mecanismo electoral acordado por todos y con supervisión de las partes, y de veedores internacionales.

No obstante, el régimen no cederá ni un milímetro en esto. Para los inquilinos del poder su permanencia en éste es su principal objetivo; su carácter autocrático los obliga a evitar cualquier escenario que tengan un alto margen de riesgo de que salgan del "coroto".

Y mientras Maduro, Diosdado Cabello, Delcy Rodríguez y su hermano Jorge Rodríguez, Ernesto Villejas, Vladimir Padrino López, y paremos de contar, se aferran al poder, en las calles de Venezuela cunde el hambre de un pueblo que ya no aguanta más.

La carencia de oportunidades, la falta de esperanzas, y las limitaciones en las más mínimas necesidades del ser humano, como son la vida, la alimentación, la vestimenta e incluso la educación, han empujado a millones de venezolanos a abandonar el país en busca de nuevas opciones e ilusiones.

Si Maduro persiste en quedarse, la mayoría de los venezolanos empacarán sus vidas y se irán a otras latitudes. Si Maduro no abandona la Presidencia de la República, los que queden dentro del país tendrán que acostumbrarse a comer poco y a sufrir más.

Si esto continúa no tendremos nada que comer, los venezolanos vivirán su propio apocalipsis socialista. Llegará el fin de los tiempos para un país que en el pasado fue ejemplo de desarrollo, éxito y progreso, y que ahora es presa del depredador político más fiero que existe: la izquierda.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com