El motín de Esquilache
Escrito por Dr. Abraham Gómez | @fabrahamgr   
Miércoles, 23 de Mayo de 2018 06:09

altEn la actual lamentable circunstancia de nuestro país hay bastante material de estudio para los avezados investigadores de las ciencias sociales.

Así también, afloran sin mayor esfuerzo, los insumos aprovechables para enjundiosos indagaciones de las conductas psicopáticas de mucha gente que ahora detenta cargos en la administración pública,más por su lealtad al régimen que por su meritocracia.

Material hay en abundancia,  como para escribir un sesudo tratado; cuyo contenido esencial estribará, seguro, en la miserableza en que han subsumido a la población venezolana, causada por la ineptitud en la ejecución de las Políticas públicas, de los planes y programas de gobierno. ¡ Es que son brutazos y mal intencionados..!

 A los historiadores y analistas de la sociología se les ensanchan las oportunidades para hurgar en documentos con la finalidad de establecer las concurrentes analogías entre lo que nos hemos estado calando en los últimos veinte años en Venezuela comparable con   cualquier tramo epocal de la humanidad.

Mire que hemos visto desfilar por las altas esferas del poder personajes de toda ralea y calaña; por lo menos así lo testimonian serios registros hemerográficos, y las propias vivencias y padecimientos en esta hora aciaga de la Patria.

Preste atención a esto: hay un común denominador en el preciso instante cuando los funcionarios asumen la conducción de los asuntos del Estado, de las regiones y los municipios. Comienzan a padecer sordera selectiva, sólo escuchan lo que les conviene. Además, hacen como una especie de invocación esotérica para creerse ungidos, o cuando menos   predestinados por la “providencia” para los actos de salvación de la humanidad.

Ha quedado demostrado en recientes estudios que un complejo de superioridad pesquisado en alguna persona no es más que la armadura que cubre lo que ese alguien desea tapar, que se odia a sí mismo. Que se rechaza y por lo tanto inventa cosas para tratar de ser “alguien diferente”.

Le aterra perder el control absoluto de todo y sobre todos. Lucha por figurar como centro; y aunque en su cara y palabras refiera algún asomo de seriedad, es sólo eso: una fachada; porque en el fondo mantiene una reacción anticipada a sufrir de discriminaciones.

Los mandatarios de carácter mesiánico que se enferman tienden a negar hasta al final su grave estado de salud, y se aferran al poder hasta el fin. Ha sido un signo generalizado de descomposición socio política.

Densas investigaciones han sido científicamente adelantadas, en ese sentido, que arrojan certeros resultados. Además se devela un hecho significativo: cuántas catástrofes sociales, políticas, militares, económicas etc., han podido evitarse si la decisión del conglomerado electoral habría sido diferente.

Resulta significativa, según la historiografía, la comparación de lo que estamos padeciendo hoy en Venezuela con el motín de Esquilache (revuelta masiva), en la España del siglo XVIII, motivado a la incapacidad de Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache; un siciliano traído a la corte de Carlos III, como ministro preferido del rey, para manejar los asuntos de la Hacienda y suministro del pan a la población.

Aunque se intentó apaciguar a los grupos enardecidos, se cambiaron los funcionarios, nunca más se pudo regularizar el suministro de los alimentos.

Suficientes estudiosos han señalado que “El motín de Esquilache” fue un torbellino de carácter social con escasas o nulas transformaciones políticas o económicas. Que tras estos hechos, únicamente se alcanzó maquillar, de manera ingenua, el malestar de la sociedad para tranquilizar a la gente, que no abandonaba las calles. Que jamás hubo una seria amenaza al poder real, ni contra sus privilegios. 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com