Los tontos útiles
Escrito por Antonio Sánchez García | @sangarccs   
Miércoles, 16 de Mayo de 2018 06:19

altLlegó la hora señalada. Venezuela pronto será libre. Como Nicaragua y Cuba. Son los Idus del 2018. El fin del castrocomunismo latinoamericano. Ya era hora.

 

“Los hombres mueren pero el tonto util es inmortal.”                                                  
Adolfo Rivero Caro

Contrariamente a lo que muchos han creído hasta hoy, el concepto “tonto útil”, no lo inventó Lenin, a pesar de haber sido él quien mayor provecho sacó de su existencia. Pues si el mundo no hubiera estado tan plagado de tontos útiles, no hubiera contado con tanta indulgencia como la que le dispensaran desde Jean Paul Sartre a Bertrand Russell. Representantes ilustres de toda la gama de tontos útiles: desde el santón inocente hasta el comunista filosofante. Pues tanto ayer como hoy y en el mundo como en Venezuela, la clase más abundante en tontos útiles, por contradictorio que parezca, ha sido la de los intelectuales y académicos. Y desde luego: la de los políticos. En suma: la de los buenistas, que prefieren asistir al asesinato de sus pueblos antes que correr y actuar en su auxilio. Ya lo dijo Ludwig von Mises en 1947 al hablar de los usefull idiots,“los inocentes útiles”,  - en ruso: Полезный идиот, transliterado como Polieznyi, Polyeznyi o Poljeznyj idiot -en su libro Planned Chaos. El caos planificado, que tanto tonto útil como los viejos próceres que ahora mismo portan los estandartes de Henry Falcón, aún se niegan a reconocer como el máximo logro del castrochavismo venezolano. Von Mises escribió que el término fue usado primero por los comunistas para atacar a los liberales, a quienes el sabio austriaco describe como "simpatizantes confundidos y descarriados." He pensado en ello al ver a tanto liberal famoso, confundido y descarriado que anda por el mundo dictando cátedra de moralidad política.

Lo dijeron dos famosas mujeres situadas en los extremos de la conciencia política: Hannah Arendt y Simone de Beauvoir. Sin la inocente o culposa complicidad de las oposiciones, ni el comunismo ni el fascismo, ni Stalin ni Hitler, hubieran asaltado el poder con tanta facilidad ni se hubieran mantenido en él tanto tiempo como quisieran. Si por Chamberlain, el coronado tonto útil del Imperio Británico, hubiera sido, Hitler hubiera muerto de viejo y Europa hubiera sido nazi del Atlántico a los Urales. Si no hubiera sido por Ronald Reagan, la Unión Soviética hubiera sorteado todos sus avatares. Y si no fuera por Donald Trump, Luis Almagro, el Grupo de Lima, la Unión Europea y nuestros opositores intransigentes – Antonio Ledezma, María Corina Machado y sus seguidores – la salida a esta tiranía jamás hubiera estado tan próxima como al parecer comienza a estarlo al día de hoy.

Ya no hay diálogo al que los tontos útiles puedan recurrir para salvar al verdugo. Les ha quedado el último refugio de la cobardía, la pusilanimidad y la canalla de que solemos hacer gala en Venezuela, la tonta útil del Caribe: las elecciones. No me compadezco del fracaso al que corren como la piara de cerdos del Nuevo Testamento o las ratas del Flautista de Hamelin. Pues carentes de la sabiduría que dan el estudio y la experiencia, ya encontrarán razones para culpar a quienes se negaron a convalidar el crimen: los abstencionistas. Como lo han venido haciendo desde que Chávez y sus tontos útiles asaltaran el poder. También lo expresó con su proverbial sapiencia la judía alemana Hannah Arendt en esa compendium de sabiduría que es su estudio Los orígenes del totalitarismo: los nazis son expertos en el arte de hacer de las victimas, los victimarios. Culpables del Holocausto no fueron los nazis, fueron los judíos. Culpables por la dictadura castrocomunista de Chávez y Maduro no son los alcahuetas y colaboradores civiles y uniformados: somos los radicales.

Por fortuna, la utilidad de los tontos ya va de salida. Si el último diálogo de Santo Domingo agotó el expediente siniestro del engaño y la comedia, la farsa electoral del próximo domingo enterrará el último recurso de la tiranía. Comenzó el count down de La Salida. Llegó la hora señalada. Venezuela será libre, porque otro camino no le queda. Como Nicaragua y Cuba, la madre del cordero. Son los Idus del 2018. El fin del castrocomunismo latinoamericano. Ya iba siendo hora.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com