Abstencionismo iracundo
Escrito por Dr. José López Padrino | @jrlopezpadrino   
Jueves, 12 de Abril de 2018 00:22

altLos abstencionismos (histórico y coyuntural) promueven una política de rendición sin pena ni gloria ante el proceso electoral del próximo 20 de Mayo.

Los históricos se confiesan como enemigos de cualquier alternativa electoral en tiempo de dictadura, los coyunturales por su parte se definen confusamente como “no abstencionistas, pero se abstienen”. Los abstencionistas hablan de no participar en las comicios pero no ofrecen un plan de acción alterno que permita superar la tragedia que significa el facho-chaveco-madurismo

Los abstencionistas no han logrado entender que todos los éxitos de la disidencia política, sin excepción, han sido de carácter electoral a pesar de las condiciones adversas e injustas impuestas por el servil poder electoral. Sorpresivamente diversos partidos políticos y el recién creado Frente Amplio Nacional han abandonado la ruta electoral al haber decidido no participar en las próximas elecciones presidenciales. Hacen causa común con los abstencionistas históricos, los mismos que fantasean con golpes o invasiones militares. Prefieren creer en una Fuerza Armada pretoriana de impronta represiva que en el valor del voto popular. Institución armada creada y adoctrinada a fin de garantizar la "paz social" y la "gobernabilidad" del proyecto hegemónico mediante la represión y muerte; otros claman por la llegada a nuestras costas de los marines del Tío Sam portando la bandera de las barras y las cincuenta estrellas. Muy seguramente los abstencionistas de viejo y nuevo cuño se quedarán esperando al Mesías uniformado, al igual que el famoso coronel  del Gabo a quien nunca le llegó su ansiada  pensión de veterano de la guerra civil.

Las excusas han sido muchas desde que votar significa legitimar a la dictadura (¿hay alguna dictadura legitima?), hasta reclamar mejores condiciones electorales (nunca las habrá en tiempos de dictadura). Es bien sabido que a las dictaduras -no importa su tendencia ideológica- les da por convocar elecciones o eventos plebiscitarios sin garantizar las condiciones mínimas propias de una consulta democrática. Exigir condiciones equitativas a un poder electoral supeditado a los deseos del dictador Maduro es una quimera. Si el iletrado Maduro es un dictador, con lo cual coinciden los abstencionistas ¿cómo pedirle a un régimen dictatorial condiciones ajenas a su ADN? Es sorprendente ver a quienes han participado en procesos electorales desde 1999, caracterizados por el ventajismo, la violencia, el abuso de poder, el terror, y organizados por CNEs parcializados, recurrir a la simulada excusa de “que no hay condiciones para participar”. Condicionar la participación electoral al logro de condiciones propias de una democracia en tiempos de dictadura, no es otra cosa que consentir la eternización en el poder de Maduro y su social-fascismo bolivariano. Es decir mayor miseria y hambruna, escasez e hiperinflación, violación de los derechos humanos y militarización de la sociedad en los años por venir. La historia nos ha demostrado que las elecciones no se ganan con condiciones, sino con una participación masiva del electorado y una buena organización electoral en especial de los testigos de mesa. 

Los abstencionistas ignoran el valor del voto como instrumento de lucha, y se olvidan que el pueblo venezolano no ha dejado de votar a lo largo de estos 20 años de peste bolivariana a pesar de las precarias condiciones impuestas por los siniestros CNEs. Tan solo se abstuvo en el 2005 siguiendo las equivocadas directrices de la oposición, con lo cual se le entregó en bandeja de plata al tte coronel Chávez la posibilidad de consolidar “demócratamente" su bastardo proyecto hegemónico vía leyes habilitantes y decretos, e imponer su paquete neoliberal. 

Los que reniegan de la vía electoral no cuentan con mayor respaldo popular como lo reflejan los estudios de opinión que indican que un alto porcentaje de venezolanos están dispuestos a votar (77,6% % deseos de participar en los comicios versus 12,3 % que no desean - Datanálisis 6/03/18). Sin embargo, si tienen un gran apoyo internacional (Grupo de Lima, Euro-parlamento, presidentes de gobiernos extranjeros, etc.,). Apoyos que son agradecidos, pero que en algunas circunstancias trascienden los marcos de la solidaridad y se inmiscuyen en nuestra política nacional. Las declaraciones del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro y del expresidente Felipe González así lo demuestran. El Señor Almagro en forma destemplada acusó a Henri Falcón de ser instrumento del régimen bolivariano para dividir a la oposición venezolana. A su vez el Señor González le pidió al Falcón que no se convierta en el “taparrabos” del dictador Maduro. Con todo el respeto que se merece el Sr. Almagro, acusar a quienes creemos en la salida electoral de ser cómplices del régimen es una falacia que excede los límites de la dignidad. Igualmente, Sr. González deje ya de darle credibilidad a las consejas del Sr. Ledezma e infórmese mejor de la situación del país. A la falta de argumentos válidos invierten sus menguadas fuerzas en descalificar y estigmatizar a todo aquel que sea proclive a la salida electoral. 

Quienes hoy llaman a abstenerse son los mismos que dilapidaron los siete millones de votos del 2015, los que dirigieron las dolorosas y trágicas salidas del 2016-2017, los que con sus errores nos llevaron a la derrota en las elecciones de gobernadores del 2017. Son los que apuestan a soluciones fantasiosas, mientras miles de venezolanos escarban en la basura en la búsqueda de algo que comer, y otros mueren por falta de medicinas o padecen los embates de una represión desenfrenada.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com