Mejor una estación espacial y no arco minero
Escrito por Gerónimo Figueroa F. | @lodicetodo   
Sábado, 10 de Marzo de 2018 00:00

altLa explotación del llamado Arco Minero de forma indiscriminada por mafias rusas, bielorusas, chinas e iraníes, entre otras, autorizado de forma irresponsable por Nicolás Maduro

y el alto mando militar, encabezado por Padrino López, no solo pone en peligro los ríos que alimentan la represa del Guri que produce el 70% de la energía eléctrica que consumimos los venezolanos, sino que también amenaza la estabilidad del clima mundial. El Escudo Guayanés, como se le conoce a nivel internacional, está considerado como el pulmón derecho del mundo, con una extensión de 270 millones de hectáreas, casi 10 veces el territorio de todos parques venezolanos.

El escudo Guayanés donde está ubicado el Arco Minero, es un paisaje de transición entre las sabanas y la selva amazónica, que regula la estabilidad del clima mundial y acoge numerosas especies naturales. Sin embargo, toda esa ecología en este momento está en peligro de extinción por la forma irresponsable y avaricia de unos gobernantes civiles y militares no conformes con haber dilapidado con corrupción mas de un millón de millardos de dólares por venta de petróleo, ahora como aves de rapiña embisten contra las riquezas de oro y diamantes venezolanos, guardadas durante siglos por la naturaleza y custodiados por militares democráticos hasta finales de la década de los noventa del siglo pasado.

Sobre la explotación indiscriminada del Arco Minero autorizada de forma irresponsable por Nicolás Maduro y respaldada por el alto mando militar encabezado por Padrino López, no solo debe ser tomado en cuenta seriamente por la oposición y sociedad venezolana llevando la denuncia a la ONU y donde sea necesario, sino también por los gobiernos de los países vecinos como Brasil, Colombia, Perú, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Ecuador, entre otros, porque todo el desequilibrio ambiental y daño ecológico que se produzca en el Escudo Guayanés, sin ninguna duda los afectará a ellos directa e indirectamente.

El desastre que ya está ocasionando la explotación indiscriminada del Arco Minero en el Escudo Guayanés por estar considerado como el pulmón derecho del mundo, dejó de ser un problema interno de Venezuela para convertirse en un problema y una amenaza para la humanidad. Igualmente, es muy lamentable y peligrosa, la pasividad como están viendo los gobiernos Latinoamericanos el comportamiento de Nicolás Maduro como dictador, la cual se parece mucho a la asumida por los gobiernos Europeos y de otros continentes, especialmente las potencias militares de la época, con el dictador Adolfo Hitler en Alemania en la década de los treinta en el siglo pasado               

Los presidentes Latinoamericanos y mundiales, deben olvidarse por un momento de las palabras no intervención en los asuntos internos de otros países, porque la actuación de Nicolás Maduro con el apoyo incondicional del alto militar venezolano para la explotación indiscriminada del arco Minero, ya no es un problema de los guayaneses ni de los venezolanos, sino que se trata del Escudo Guayanés que está catalogado como el pulmón derecho del mundo, por lo tanto, es un problema de la humanidad en su conjunto. Hay que actuar con fuerza para terminar con la tiranía que pudiera poner en peligro la estabilidad del clima mundial.

En ese sentido, si medimos el daño en extensión territorial podemos concluir que el ecocidio del Arco Minero del Orinoco es más grande que el territorio panameño, con una extensión de 111.843 kilómetros cuadrados donde se localizan las riquezas minerales más grandes de Venezuela como el coltán, oro y diamantes, los cuales son los más buscados en ese territorio al sur del rio Orinoco en el estado Bolívar. Es un proyecto que avanza sin que se hayan elaborado los estudios de impacto ambiental y sociocultural, con consecuencias en los pueblos indígenas y los ecosistemas de interés mundial, por cuanto el Arco Minero del Orinoco es parte de la Amazonia.

En ese sentido, a veces preguntamos y comparamos, por qué no proteger esas áreas y darle un mejor uso que favorezca el desarrollo de Nuestro país, como por ejemplo, la construcción de una base espacial desde donde pueden salir los cohetes a la exploración y conquista del espacio. Sin duda que por sus características ese proyecto tendría una protección y una seguridad extrema, no solo para ella, sino para toda la zona del Escudo Guayanés como pulmón del mundo y sus recursos naturales tendrían una reglamentación estricta para su explotación, con grandes ganancias para las finanzas y bienestar de los venezolanos.  

Igualmente, una base espacial de envergadura como esa, no solo significaría un paso importante para el desarrollo del país, sino que nuestros científicos y nuestros estudiantes tendrían la oportunidad para adquirir los conocimientos de la ciencia moderna y ponerse a la par con los grandes en la materia. Y aunque a muchos trasnochados no les guste el termino, también produciría unos cuantos dólares de ingresos por arrendamiento del territorio a la empresa que desarrollaría el proyecto.   Hay que pensar en grande y no con mentes ubicadas en el siglo XIX con discursos fracasados.

www.lodicetodo.com | @lodicetodo


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com