Negociación: éxito o fracaso
Escrito por Freddy Marcano | @freddyamarcano   
Martes, 13 de Febrero de 2018 06:25

altVenezuela es, en estos momentos, un país que no ha salido del conflicto político que surge como  consecuencia de las tantas decisiones erradas 

y de la intención de implantar un modelo hegemónico que se ha encargado de la destrucción de todo aquello que, con sacrificio, se construyó en el pasado. Esta conflictividad ha polarizado radicalmente a la población evitando que las reglas básicas de la política -el diálogo y la negociación- sean efectivas.

Uno de las características principales del político es desarrollar la habilidad necesaria para el diálogo y la negociación, ya que el entendimiento es parte sustancial de su oficio. Incluso, frente a la malicia de un régimen que ha tergiversado todo aquel termino que esté en contra de su interés, que no es otra cosa que el simple hecho de mantenerse en el poder. En otros terrenos, como por ejemplo, el económico y el social, es natural que se dé y se perfeccione esa habilidad, pues la cotidianidad nos lleva siempre a dialogar para, luego, negociar. Esto es cierto en todos los niveles del hacer, en la casa, la calle, el trabajo, en fin, todo oficio demanda diálogo y negociación.

Retomando el tema político, es obligatorio que los se dedican a este oficio deben entrenarse y actualizarse en el área de negociación porque solo la cotidianidad y la intuición no son suficientes para enfrentar a los que hoy ostentan el poder. Es tan obvia esta necesidad que vemos como el diálogo se ha quebrado, gracias al autoritarismo y a la polarización que vivimos.

La experiencia en la Republica Dominicana nos indica que la solución para el gobierno es la vía de la agresión, la violencia y la intervención asumiendo que tienen el control o coloquialmente la sartén por el mango, y no ceden ni un ápice en su posición. Saben que si lo hicieran perderían el control. La oposición, por su parte y llevada por su inconsistencia en el actuar y en el manejo del diálogo y la comunicación, ha creado desconfianza en el sector que les apoya.

Para cualquier negociación deben analizarse todos los supuestos y hacer todas las diligencias necesarias. Eso es fundamental. No se debe prejuzgar, sino tratar de entender todas las variables y reconocer, claro está, cuando se fracasa y cuando debe cambiarse la estrategia. Entender que, el régimen busca que todo esté mal para mantener el control, puesto que el caos es parte de su modelo. Es tiempo de replantear las negociaciones, aunque primero debe hacerse una visita al interior mismo de la oposición, analizar las ideas presentadas, las posturas mantenidas, las iniciativas tomadas y los resultados alcanzados.

Al analizar los éxitos y los fracasos que se han alcanzado, nos preguntamos… ¿lo hizo la clase  política? Por supuesto que no. No podemos convertirnos en lo mismo que estamos criticando. Debemos abrimos e incluir a todos aquellos que aporten y que busquen soluciones de beneficio para el país. En palabras de una venezolana que no conozco: Dejemos a un lado el pasado y las diferencias que nos han atado y, de una vez por todas, integrémonos para construir un futuro mejor (W. Castellanos).” Que esa negociación se convierta realmente en la voz de cada uno de los venezolanos que no estamos de acuerdo con este modelo político.

@freddyamarcano


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com