La vaina es con protestas asimétricas
Escrito por Gerónimo Figueroa F. | @lodicetodo   
Sábado, 30 de Diciembre de 2017 01:21

altLa crisis institucional venezolana que ya comienza a encender candelitas en todo el país, no tendrá solución electoral mientras exista el mismo CNE

y las mismas condiciones electorales, mucho menos por la via del dialogo que Maduro usa para ganar tiempo. El fondo del problema es eminentemente político por lo tanto hay que resolverlo aplicando estrategias y acciones políticas que obliguen al régimen de Nicolás Maduro a entrar en razón para que reconozca el problema que existe y acepte buscar una solución que vaya acompañada con una transición gubernamental, de lo contrario la crisis crecerá, los niños recién nacidos seguirán muriendo por desnutrición y millones de venezolanos seguirán comiendo basura. 

Mientras los dirigentes de algunos partidos que integran la Mesa de la Unidad Democrática, especialmente los llamados integrantes del G4, no se convenzan que para sacar a Nicolás del poder es necesario movilizar a los venezolanos en todos los rincones del país de forma permanente, donde más que el protagonismo de liderazgos individuales o partidistas que estén pensando en las próximas elecciones, la estrategia debe ser el pueblo en la calle presionando para que se produzca una transición democrática con un gobierno de UNIDAD Nacional, mientras eso no ocurra, el mas jodido seguirá siendo el pueblo venezolano.

La crisis social es más fuerte en el interior del país que en la capital de la república, donde haciendo colas hasta de 8 horas se pueden comprar algunos alimentos bien caros, aunque ya en Caracas están protestando y prendiendo “candelitas” por hambre. Hay pueblos y pueblitos del interior donde no se consigue nada por la escasez de productos. Si se organizan manifestaciones en todos los rincones de los 335 municipios del país a la misma hora, el resultado sería mas efectivo que las marchas y concentraciones que hasta los momentos ha convocado la MUD, cuyos resultados han sido heridos, intoxicados con gases lacrimógenos, detenidos y muertos.

Hagamos un ejercicio y supongamos que se hace una manifestación en cada una de las parroquias caraqueñas que serían 23 en total, para lo cual el régimen tendría que movilizar mínimo 10 esbirros por manifestación que serían 230 policías y guardias nacionales para reprimir a la misma hora. Pero si se hacen 10 manifestaciones en cada parroquia estaríamos hablando de 230 en Caracas el régimen tendría que movilizar 2300 esbirros a la misma hora. Pero si realizamos diez protestas en cada uno de los municipios serían 3350 donde el régimen tendría que enviar 33500 esbirros a reprimir, lo cual sin ninguna duda no tendrá policías, guardias nacionales ni colectivos armados para reprimir.

Como estas manifestaciones serían realizadas por vecinos de cada sector, cuando los cuerpos represivos del régimen asomen la nariz, o los vecinos olfateen que están llegando, simplemente recogen la pancarta y se refugian en sus casas por estar cerca de ellas. Cuando vean que los esbirros se van porque los mueven hacia otro sector donde se supone también estarán los vecinos protestando, los que se resguardaron salen nuevamente con la pancarta a repetir la operación. Esto garantizaría que no haya heridos, detenidos ni muertos porque el escape estaría estratégicamente asegurado previamente.

Estas protestas asimétricas tal como su nombre lo dice, garantizarían la movilización de venezolanos en todo el territorio nacional, pero eso solo sería posible con una estrategia articulada con todos los partidos políticos opositores donde sus activistas se encargarían de organizar en los estados, municipios, parroquias, urbanizaciones y sectores populares, los sitios donde se colocaran los vecinos con sus pancartas, que no deben pasar de treinta personas por protestas, pero también se deben establecer las rutas de escapes para cuando venga los esbirros de Maduro, puedan retirarse para que no haya heridos, detenidos y mucho menos muertos.

Estas acciones tendrían un impacto muy fuerte contra el régimen de Nicolás Maduro, y darían una demostración de organización de la oposición venezolana sobre el territorio. No habrá esbirros de la guardia nacional, policía nacional, colectivos o como quieran llamarlos, capaces de reprimir a miles de manifestaciones en todos los rincones de los 335 municipios del país. Esta operación sin ninguna duda serían reseñadas por la prensa nacional e internacional como un gran triunfo de la oposición contra el régimen, la comunidad internacional fortalecería la confianza y respaldo a la lucha por la democracia venezolana.

Por supuesto que las convocatorias se harían de forma discreta en cada sector, no como se han hecho hasta los momentos que se empiezan a decir con dos semanas de anticipación para un sitio determinado, lo cual permite al régimen prepararse para infiltrarlas y reprimirla. Si algunos dirigentes no consideran eso efectivo, entonces que piensen en otro plan mejor que este, ya que lo aplicado hasta los momentos no ha dado resultado durante 19 años. Es solo una idea donde el protagonista directo sería el pueblo organizado por los partidos políticos y no los dirigentes que aparecen todos los días en los medios de comunicación. También garantiza que no habrá codazos ni pescueceos.

www.lodicetodo.com |  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com