Los frentes del gobierno
Escrito por Alexis Aponte | @alexisaponte14   
Martes, 05 de Diciembre de 2017 00:00

altLo que está sucediendo en Venezuela es un caso digno de estudios en las principales escuelas de las ciencias políticas y de la sociología.

Nunca un gobierno ha tenido tanto rechazo y aun así se mantiene en el poder, con triquiñuelas, trampas, ventajismo y uso desmedido del su autoridad,  pero ganando elecciones. Por otro lado, tenemos una oposición que en los últimos (3) años, ha demostrado que puede ganar elecciones, hacer grandes movilizaciones, hacer operativos de consulta al pueblo y recogen millones de pronunciamientos, pero carecen del don de “remate”, más aún, no han podido ni siquiera constituirse como una verdadera opción de gobierno.

Esta última opción ha sido víctima de las ambiciones de poder, la competencia por demostrar que un partido es más grande que el otro (y resulta que todos son pequeños) la enfermedad “presidencialitis” los ha contaminado a todos, y con ello le demuestran a la sociedad no estar a la altura de la crisis que vive el país, ni poseen la virtud del “desprendimiento”. Parecen desconocer la envergadura del contrario, sus capacidades e intenciones, un principio fundamental en la lucha política. La percepción del común de la gente es de una oposición que no ha definido un objetivo, errático en las estrategias y en la táctica desconcierta a sus partidarios al avanzar, retroceder, hacer a un costado, sin planificación, orden ni disciplina.

El gobierno y sus frentes

En este momento ambos grupos, que dicen representar al país, están reunidos en República Dominicana en una mesa que no sabemos si es de diálogo o de negociación (pareciera esto último), en la búsqueda de una solución a la crisis. Lo positivo a resaltar, que la oposición amplió su delegación con respetables personalidades que representan a varios actores de la sociedad. El beneficio de  la duda, tenemos que otorgárselos. No tenemos muchas opciones y no todo el mundo es colaboracionista, patriota cooperante y tantos otros epítetos que los venezolanos somos gustosos de endilgarle a otros. Hay ciudadanos desinteresados,  preocupados por el país y que debemos incorporarlos a las diversas formas de lucha.

Ese es un frente (La Negociación)   que el gobierno está atendiendo y obligado a mantener  en la búsqueda del reconocimiento nacional e internacional  de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que la Asamblea Nacional le apruebe el Presupuesto Nacional y lo que se acuerde sobre la reestructuración de la deuda y lo más importante: ganar tiempo y llegar al 2018 con las menores pérdidas posibles.

El otro frente del gobierno también gira en torno a una negociación sobre la deuda externa. Por cierto, de cuyo desarrollo sabemos muy poco, pareciera que va muy lento y el gobierno jugando a ganar tiempo. El tiempo en las finanzas no es el tiempo de la política. En el primero se mide con intereses y rendimientos, en el segundo (normalmente) se mide con el centímetro mediático.

En la evolución y desarrollo de este frente, el gobierno no diseña la política y  la balanza de la negociación se inclina hacia los acreedores, quienes si se están organizando y contratando a los mejores bufetes legales, económicos y financieros del mundo para salvaguardar sus acreencias. Se están agrupando en sindicatos de acreedores, para así tener un objetivo común, una estrategia compartida y unas tácticas de negociación que satisfaga la diversidad de intereses de miles de tenedores de deuda. La política y oposición venezolana debería aprender de las finanzas internacionales.

Otro frente de lucha del gobierno lo representa la política internacional. El gobierno está acosado política, económica y financieramente. Cada día tiene menos amigos, y algunos se hacen los “suecos”. Los Estados Unidos con una lista de la OFAC, que crece todas las semanas, la CEE emitiendo sanciones contra el gobierno, igual el Mercosur, el Grupo de Lima, conformado por 12 países más los Estados Unidos, censurando algunas decisiones del gobierno nacional. En fin, un gobierno internacionalmente aislado y con pocos amigos que puedan ayudarlo, salvo China y Rusia.

A lo interno del Gobierno tiene otro frente; ha comenzado la lucha por la candidatura presidencial en el gobierno y ha estallado una depuración en el seno de las filas gubernamentales. La pelea es por el poder político y el poder económico. La presidencia de la República y de PDVSA. Se quiere demostrar una lucha contra la corrupción que no existe, se quiere mostrar que se ejerce el poder  y se envía meta mensajes a potenciales adversarios en el seno del gobierno. Pero he aquí un riesgo; los hoy presos y perseguidos “rojos-rojitos”, saben mucho, ellos fueron los ejecutores prácticos de todo este desastre y fracaso, ellos obedecieron órdenes y eso deben tenerlo documentado.

Son demasiados e importantes frentes y el gobierno parece no estar cohesionado. Su principal empresa que le otorga el 96% de los ingresos en divisas, luce vapuleada por la corrupción, la deuda externa, la desorganización interna, su ineficiencia y carencia de liderazgo. El 2018, parece y luce demasiado duro e incierto,  para un gobierno que se presenta cansado y obligado a recibir un segundo aire.  

  


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com