Del chiripero, al chavismo, a…
Escrito por Leandro Rodríguez Linárez | @leandrotango   
Domingo, 19 de Noviembre de 2017 06:36

altEl primer intento de modificación del status quo en nuestra era democrática fue el chiripero con Rafael Caldera en 1992,

más allá del mundo político, ese anhelo se evidenció en las elecciones presidenciales. Luego en 1998, ante el fracaso de Caldera, ocurrió lo propio con Hugo Chávez, de quien hablar de su fracaso de proyecto país es redundancia.

La Venezuela chavista está signada por el secuestro de las instituciones que deberían ser del Estado y solo rinden pleitesías al Psuv, a toda su élite gobiernera y militar. A diferencia de la democracia civil (la llamada IV República) los procesos electorales de otrora eran netamente civiles, en la Venezuela chavista las instituciones (Incluyendo las FANB) y los recursos del Estado son piezas esenciales a favor del gobierno, no olvidemos, el mismo Jorge Giordani lo confesó en su famosa epístola.

El fracaso de Caldera estuvo enmarcado por el colapso del precio del barril de petróleo, Chávez por otro lado tuvo a su favor el boom petrolero más alto y sostenido de la historia, su fracaso se debió al modelo país con el que se encaprichó, extremadamente petróleo dependiente, centralista, populista… un coctel fatídico.

Con Caldera se rompió el bipartidismo, con Chávez el fenotipo del gobierno civil, a pesar que el país jamás ha atravesado una crisis estructural tan peliaguda como la de hoy, no está claro quien pudiera ser el próximo encargado de la presidencia, asumiendo el fin de este oscurantismo que desde 2013 está en injusto extraining: Chávez jamás debió ser candidato a sabiendas de su enfermedad terminal, en segundo lugar, ante la extremadamente clara falta absoluta, las elecciones presidenciales debieron realizarse en enero no en abril de ese año esperando Maduro levantara en las encuestas. En tercer lugar, de haberse celebrado el revocatorio 2016 ya tuviéramos más de un año con nuevo presidente.

Se agotaron las reservas partidistas, las expectativas en el mundo militar, la mira del elector venezolano se encuentra en ascuas, principalmente, ante el robo de las instituciones del Estado y ante un escepticismo de la política propio de culturas políticas inmaduras, atiborradas de patologías, que han hecho de esta herramienta un show.

¿Quién podrá ser el nuevo presidente? Sea quien sea debe comenzar una verdadera transformación del Estado, la constitución del 99’ debe ser legítimamente sustituida por una nueva carta magna ¡es un requerimiento insustituible! que supere la aberración del presidencialismo, que privilegie la descentralización, el equilibrio entre los poderes públicos, entre otros.

La persona frente al gobierno debe ser alguien que se apoye en sus nacionales, no en trabajadores ni empresarios de otros países, debe ser alguien que no limite, racione o condicione las potencialidades de sus compatriotas, al contrario, debe apoyarlas, promoverlas. Debe ser alguien que haga del trabajo y la educación los pilares de desarrollo no cajitas de comida ni carnets partidistas excluyentes, pensemos en ello por favor. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com