2010: año de la tromba
Escrito por José Rafael Revenga | @revengajr   
Lunes, 14 de Diciembre de 2009 05:29

altLa Sala Situacional palaciega difícilmente hará un alto en sus actividades este cierre de año. Se encuentra inmersa en un torbellino inesperado cuando ya navega en mares encrespados y tormentosos que la zarandean a babor y estribor.

En verdad, la vorticidad de los flujos y contraflujos de la dinámica nacional alcanza niveles precríticos de aceleración de los vientos hasta alcanzar los 500 kilómetros por hora. Se estima que  la manguera de viento no amainará el próximo año.

Las fuerzas democráticas organizadas han seleccionado como su gran objetivo estratégico para el 2010 la conquista del mayor número posible de los 165 –aún puede aumentarse el total en dos plazas - asientos para los integrantes de la Asamblea Nacional cuya nueva elección  está prevista para el 26/9/2010. La decisión  luce acertada pero sólo su ejecución exitosa la validará.
Las tres luces del semáforo de alerta y alarma: Anaranjada, Roja y Violeta

Es difícil no recordar el grito de los alemanes al mando del mariscal Rommel al divisar el 6 de junio de 1944, el memorable Día D, la fuerza aliada invasora que atravesaba el Canal de la Mancha y se aproximaba a tierra firme: “!Allí  vienen!” (sie kommen!). De allí que obviamente la Sala tiene, o pronto lo tendrá, previsto tres escenarios anclados en tres puntos de inflexión:

A) El primer escenario estaría configurado en base a una bancada nueva integrada por unos 40 hasta 55 nuevos diputados no obedientes al Ejecutivo. Recibiría de parte de la Sala la designación de amarilla. Este desenlace, en el cual las fuerzas democráticas no llegarían a superar la tercera parte de la ocupación del hemiciclo, sería un éxito simbólico y numérico para  ellas al compararla con la exigua pero valerosa representación actual.  Además, daría cabida a un pluralismo de iniciativas. No obstante, la mayoría oficialista permanecería con el control de por lo menos  dos tercios de los diputados y no permitiría la promulgación de ninguna ley que no fuese iniciativa suya.

Además, la Sala Situacional estaría en  capacidad de diseñar acciones de sabotaje parlamentario a ser llevadas a cabo por la mayoría oficialista para así neutralizar los impactos de opinión pública que pudiera  promover la nueva minoría desde la plataforma de la Asamblea. En último término, la Sala pudiera llegar a diseñar estrategias comunicacionales para exhibir a la nueva Asamblea como prueba de una “democracia en acción” a pesar de que a la vez haría todo lo posible por silenciarla.  

B) La prospección sagaz de los profesionales de la Sala palatina seguramente delineará un segundo escenario el cual identificará con una luz de mayor intensidad: en este caso roja. En este escenario las fuerzas democráticas obtendrían desde 56 curules hasta un total de 82 o sea que franquearían la barrera del primer punto de inflexión -56 diputados- lo que representaría la perdida para la mayoría oficialista de los dos tercios requeridos para aprobar nuevas leyes orgánicas o para modificar las existentes. Sin embargo, el total de los puntos verdes, blancos, azules y de cualquier color salvo el rojo con representación parlamentaria no traspasaría en este caso el segundo punto de inflexión o sea los 83 curules requeridos para obtener la mayoría aritmética del total de 165 diputados.

C) El tercer escenario -de color violeta- sería considerado, con toda razón, por la Sala como dramático pues al obtener la representación de la mayoría simple –segundo punto de inflexión: más de 83 curules - las fuerzas democráticas se dedicarían de inmediato y durante dos años a desmontar el andamiaje legal edificado con  toda premeditación durante los últimos diez años. Este delicadísimo desbordamiento pudiera incentivar a miembros del “partido único”  en el Parlamento a reconsiderar su compromiso unitario lo cual multiplicaría, sin duda, los remolinos del oleaje.
Las Contraestrategias de la Sala Situacional
Dado el profesionalismo y agudeza táctica exhibidos por los integrantes de la Sala oficial cuyos miembros de nivel superior seguramente no sólo han recibido entrenamiento de expertos con  experiencia comprobada durante décadas en otras latitudes y longitudes sino que éstos son actualmente sus colegas y ductores, no se requiere dar alas a la imaginación para llevar a cabo un análisis de divinación o un “juego mental” al estilo de los que solía practicar Einstein.
Ya que las contraestrategias generadas por la Sala se encuentran hoy en día sólo en estado de anteproyecto o de implementación inicial basta, por ahora, con delinearlas:
1) Gestionar el Poder Electoral de manera de lograr todo tipo de ventajas no camufladas las cuales a su vez tendrían como subproducto debilitar la concurrencia de los electores no alineados y por lo tanto restarle poder de captación a las fuerzas democráticas.
2) Prever las respuestas adecuadas en relación al probable caso que los resultados permitan a la fuerza rival sortear victoriosamente uno o los dos puntos de inflexión – por mínimo margen. Esto llevaría a alterar,  fuera como fuera, la interpretación de la validez de los resultados en uno, dos o tres circuitos electorales para así impedir que las fuerzas democráticas traspasen los diferentes umbrales numéricos y por ende tener acceso a escenarios más amenazantes para el oficialismo.
3) Aprovechar el primer período legislativo hasta el 15 de agosto del 2010 para una operación que podría bautizarse como “leyes a mansalva”. Estas incluirían proyectos como el de la Ley Penal de Seguridad diseñado para controlar los medios y las protestas civiles. La lista es larga –pudiera superar los cuarenta nuevos actos legislativos- y debe estar en plena cocción. De ser así, y seguramente lo será, esta medida permitiría echar el último cerrojo  dictaminado por las finalidades del “proceso”.
4) Aprobar, antes de finalizar las sesiones parlamentarias preelectorales del 2010, una nueva Ley Habilitante que otorgue al Jefe del Estado la capacidad de promulgar –digamos durante unos 24 meses- los decretos presidenciales con “fuerza, valor y rango de ley”. Este curso de acción podría sortear la imposibilidad para el oficialismo el de aprobar una nueva Ley Habilitante a partir de enero del 2011 en caso de que la representación democrática obtuviera en el primer escenario 67 o más votos parlamentarios con lo cual superaría el tercer punto de inflexión o sea que traspasaría el umbral de los tres quintos de los votos necesarios para la aprobación de una Habilitante.
Esta estrategia impondría de hecho  a la Asamblea una inactividad vacacional durante los  años 2011 y 2012 la cual en principio despejaría en buena medida el camino hacia la reelección presidencial prevista para fines del 2012.
5) El aprovechamiento por parte de la mayoría oficialista actual del lapso de excepción que se abre después de la elección de los nuevos diputados el último domingo del próximo septiembre hasta la clausura de las sesiones el 15 de diciembre del 2010 al tener en cuenta que los diputados recién electos se encargarían de sus responsabilidad formales como legisladores sólo a partir del 05 de enero de 2011. En la práctica, esto permite que la actual Asamblea apruebe las leyes normales, orgánicas y habilitante que considere conveniente durante los últimos dos meses y medio del 2010 a fin de reparar cualquier bache u omisión pasada por alto sin tener en cuenta la expresión de la recién manifiesta voluntad electoral.
6) Enlistar a los Poderes Constitucionales actuales para diseñar y aprobar en el 2010 un nuevo articulado constitucional  con el objetivo de  eliminar una “engorrosa” y “poco eficiente” separación entre ellos y el Poder Ejecutivo: “Son leyes orgánicas las que así denomina esta Constitución; las que se dicten para organizar los poderes públicos…” (Art. 203)

Esto facilitaría aprobar de hecho una nueva Constitución sin tener que recurrir al poco fiable –en las actuales y futuras circunstancias- mecanismo de una Asamblea Constituyente. Salta a la vista que en tal caso,  la Asamblea Nacional quedaría reducida a una secretaría ejecutiva y las elecciones programadas no pasarían de ser una diversión.



blog comments powered by Disqus
Última actualización el Lunes, 14 de Diciembre de 2009 05:39
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com