¿Nos amenaza con hacerse dictador?
Escrito por Dr. Abraham Gómez | @fabrahamgr   
Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 06:52

altTenemos la sensación que quienes dominan, desde el oficialismo, la vocería con la cual intentan comunicar algo

cada vez están más embardunados en sus propias ignorancias.

Los escuchamos y se vuelven ininteligibles e impronunciables.

Acaso no le parece a usted, que en el inefable discurso presidencial prevalece un clima que lo enreda todo.

Las palabras comunes con las que quisiéramos interpretar o aproximar lo que nos dicen, por lo menos para irlas llamando por sus nombres, se han vuelto vacías. O en el peor de los casos, dichas sin el menor recato por las contundencias que tales vocablos adquirieron en la historia de la humanidad. Hablar de dictador y de dictadura, en este tramo civilizatorio, no es poca cosa.

 La retórica oficializada tuerce los significados y nos los quiere pasar de contrabando lingüístico, para hacerlos saber distintos. Por eso los enunciados en su mayoría son falsos.

 Nos queda la sensación de que hay que aprender de nuevo: a pensar y a escribir. Pareciera que las respuestas no siguen a las preguntas, el saber no sigue a la duda y las soluciones no siguen a los problemas.

El presidente de la República acaba de apelar abusivamente del término dictador para autocalificarse como tal. Todavía no asimilamos si hubo ¿ingenuidad o intención marcada?

 El uso indiscriminado de los vocablos no sería tan grave si éstos no fueran instrumentos para llegar a conocer, analizar e interpretar la realidad. Los significados de las palabras son senderos abiertos para aprehender el mundo. Y si una palabra es acuñada de mala fe, en un texto o contexto, constituye un camino oculto o riesgoso.

La condición de dictador se adquiere más por temor de la población que por inteligencia de quien dice ostentarla. Y hasta donde hemos visto, quien está por traumáticas circunstancia de la vida, en la presidencia de la República “no tiene mucha sal en la mollera”; tal vez por eso asoma, como mascarón de proa, que se va a hacer “dictador” ( la dejó caer), para así solucionar la crisis del país.

Las características esenciales de la dictadura autoritaria, a la que aspira el Sr. Maduro carece de una ideología suficientemente teorizada; Les sobra el ensalzamiento al dictador de forma meramente propagandística; además, no busca el apoyo de las masas, sino someterlas, por sus necesidades.

 Una dictadura de este talante tiene como meta última, no realizar grandes cambios en la sociedad, sino únicamente imponer su poder sobre la misma.

  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com