Golpe de estado a la Constitución y la hecatombe financiera
Escrito por Eduardo Guerra   
Viernes, 04 de Diciembre de 2009 14:08

altLos venezolanos no despedirán el año 2009 en calma. Sumado a los racionamientos de agua y de energía eléctrica, la insoportable inseguridad, las amenazas de guerra con Colombia, el creciente desabastecimiento de alimentos básicos, y la inflación más alta de Latinoamérica, inician el mes de diciembre con dos noticias terribles. Y es que el Presidente Chávez es como el personaje de cine, El Grinch, ese que intenta robarle la navidad a la gente.

La primera de las malas noticias es el golpe de estado continuado a la Constitución, que han ejecutado por orden del teniente coronel, la Asamblea Nacional (AN) y el Consejo Nacional Electoral (CNE), en complicidad con el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), al momento de nombrar a las dos nuevas Rectoras Principales del CNE. Fueron juramentadas en abierta violación al articulo 296 de la Constitución, la ex ministra de ciencia y ex presidenta de la CANTV, Socorro Hernández, y la diputada a la Asamblea Nacional, Tania D`Amelio; ambas miembros activos del partido de Gobierno, el PSUV. El articulo 296 señala “El CNE estará integrado por cinco personas no vinculadas a organizaciones con fines políticos…” el razonamiento leguleyo de los diputados de la AN, es que las nuevas Rectoras al renunciar a su filiación al PSUV, quedaban aptas… para poder ejercer el importante cargo, el de un juez imparcial. ¡Mayor burla a la inteligencia humana, imposible!

La segunda y grave noticia, es la hecatombe financiera que ha generado el Presidente Chávez con la intervención de 4 bancos, cuyos dueños son los neo burgueses rojos rojitos bolivarianos, mejor conocidos como la boliburguesía. Cayeron en esta primera etapa el Banco Canarias, BanPro, Confederado y Bolívar. Y es que en apenas una semana se ha desatado una especie de tormenta con cualquier cantidad de informaciones acerca de cómo se fraguaron esas nuevas fortunas, y el descarado manejo de los dineros públicos en manos de estas mafias bolivarianas. Estos grupos de delincuentes de cuello rojo, empezaron siendo pequeños testaferros de los más altos funcionarios del Gobierno chavista, y en conchupancia con las autoridades bancarias, Banco Central de Venezuela (BCV), Superintendencia de Bancos (SUDEBAN), Ministerio de Finanzas y Ministerio de Planificación, todas bajo el mando estricto del Comandante,  lograron amasar fortunas mil millonarias que ahora son imposible de ocultar y de justificar.
Con las enormes cifras del presupuesto nacional, y con las emisiones de los bonos de la Tesorería Nacional y de PDVSA, la mayoría  de entes del Estado (Ministerios, Gobernaciones, Petróleos de Venezuela, etc.) no ejecutaron sus asignaciones monetarias y las ingresaron por varios meses en esos bancos, generando a su vez comisiones para los funcionarios públicos, productos de los intereses que se derivaban de las colocaciones.

Con esas grandes cantidades de dinero publico, los neo banqueros salieron como la marabunta a comprar desesperadamente otros bancos, empresas de seguros y todo tipo de empresa que estuviera ligada a la producción de alimentos, sobre todo los de consumo masivo, que a su vez colocaban con mucha ventaja a través de la red de mercados del Gobierno, Mercal. Sin poder explicarlo, el Ministerio de Finanzas, en su día, autorizo las compras de esos bancos, y SUDEBAN no solo miro para otro lado, sino que presiono a los antiguos dueños de los bancos citados para que vendieran.
Ahora de pronto, el Presidente Chávez anuncia el cierre definitivo del Banco Canarias y de BanPro, y decreta como bancos del estado el Confederado y el Bolívar. De un día para otro, miles de clientes de esos bancos se quedan sin su dinero y el Presidente Chávez, como si él no tuviera ninguna responsabilidad, le echa la culpa al capitalismo y a una oligarquía que no tiene nada que ver con él. En una estrategia de huir hacia delante, amenaza al resto de la banca profesional con nacionalizarla sino entran por el aro, es decir someterse a las políticas del Socialismo del Siglo XXI.
Con cada alocución en cadena del  Presidente, se esta generando tal pánico y desestabilización, que seguramente en otra etapa, quizás en pocos días, caigan otros bancos, a pesar de no haber cometido los desafueros de la boliburguesía.

Las preguntas a contestar son varias: ¿Por que el Presidente se hace este haraquiri financiero? ¿Por qué rompe la relación con sus cómplices, a pesar de todos los servicios que estos le prestaron, sobre todo en el paro petrolero de 2002?  

Las preguntas son muchas y ningunas las respuestas. Los comentarios en Venezuela apuntan hacia la reunión que hace poco tuvo Chávez con su maestro  Fidel Castro. En dicha reunión, se presume que el líder cubano le mostró al teniente coronel un informe del G2, en donde la oposición venezolana estaba próxima a denunciar todas las trapacerías de los boliburgueses, y le recomendó adelantarse en la denuncia para que salvara su imagen, como si eso fuera posible.

Como el Presidente y su gente son responsables por activa o por pasiva, prefiere enlodar a todo el sistema bancario, y de esa forma hacerle ver al pueblo que era un mal de todo el sistema, y sobre todo un mal heredado de la Cuarta Republica.

El dicho dice “La ambición rompe el saco” y este crack bancario rojo rojito lo han originado las diversas mafias bolivarianas, en una pelea fratricida, pero eso si, revolucionaria.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com