Recrudece la borrachera en el CNE
Escrito por Clodovaldo Hernández   
Viernes, 04 de Diciembre de 2009 07:28

altDesde los tiempos del ya fallecido Carlos Delgado Chapellín -a quien ciertos malvados periodistas llamábamos Delgado Botellín o Delgado Botiquín- no veíamos unas designaciones tan poco sobrias para la directiva del organismo electoral. Y no es que Socorro Hernández y Tania D'Amelio sean aficionadas a levantar el codo. Tal vez hasta sean abstemias. Lo que pasa es que las nuevas rectoras del Consejo Nacional Electoral designadas por la Asamblea Nacional son unas independientes tan merecedoras de comillas como lo eran los "independientes" en aquellos tiempos del Rey de Copas.

"Ni bajo los efectos de una segunda botella de cocuy de penca puede alguien creer que ese par de señoras sean neutrales", me dice el Estrangulador de Urapal, quien ha dejado de ingerir alcohol porque cuando lo hace le da por ahorcar a los compañeros de farra.

Otrora, los partidos tenían sus miembros declarados y, adicionalmente, se valían de una contradictoria figura llamada los "independientes-pro". Había un elemento que fungía de "independiente-pro AD" y otro, de "independiente-pro Copei". Y así, entre los dos declarados y los dos de clóset, se repartían los botines electorales al son de uno para ti y uno para mí. Todo ello con la bendición del señor Botellín (o Botiquín), quien elevaba el cáliz y ordenaba "bebed todos de él porque esta es mi sangre". ¡Salud!

En este aspecto, la V República ha dado más tumbos que un beodo de pueblo. Ni el ahora magistrado Francisco Carrasquero, ni el ahora escualidillo Eduardo Semtei fueron personajes de cuya imparcialidad alguien pudiera ufanarse. Tampoco lo fue el rabiosamente antichavista -antes y ahora- Ezequiel Zamora, heredero universal (según las malas lenguas) de las virtudes etílicas de Delgado. Sin embargo, hasta los críticos más bocazas habían tenido que reconocer que en los últimos años las rectoras Tibisay Lucena y Sandra Oblitas, junto al parpadeante Vicente Díaz, habían puesto cierto orden en la pea.

Con la designación de dos dirigentes del antes MVR ahora PSUV recrudece la borrachera como cuando se mezcla anís con ron. Sol y sombra, le dicen. ¡Ufff!

"Son ganas de echar a perder lo que con tanto esfuerzo se ha logrado -comenta la politóloga Prodigio Pérez-. Los rectores electorales no sólo deben ser independientes, sino también parecer independientes. Estas dos ni son ni parecen"

Prodigio afirma que ya se veía feo que algunos personajes después de ser árbitros pasaran a ser jugadores estrella, como el antes presidente del CNE, luego vicepresidente de la República y ahora alcalde, Jorge Rodríguez. Pero resulta peor que hayan sido jugadores y ahora sean árbitros. "Me parece -sentencia- que los diputados se pasaron de palos".

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

El Universal


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com