Esclavos del poder
Escrito por Williams Caballero | @wcaballerolopez   
Domingo, 19 de Marzo de 2017 00:00

altNicolás Maduro y su combo son, sin duda alguna, un grupo de esclavos del poder.

 

Todos en la jerarquía del Gobierno sucumben ante las ansias de más poder, de más espacios y de mayor acumulación de riquezas mal habida.

Es tanta la febril acción de los “revolucionarios” que las luchas por el control se expanden y de diversifican en grupos y grupúsculos que se caen a codazos por  llevarse el mayor trozo del pastel de la administración pública.

Además, muchos de los jefes del régimen se han metido en más de un lío y de acciones que si no están completamente fuera de la ley y de los cánones habituales de la moral se encuentran justamente en el límite.

Las acusaciones de violaciones de los Derechos Humanos, de alianzas con grupos extremistas e inclusive las denuncias más escandalosas con nexos con el narcotráfico son elementos que hacen que los “revolucionarios” se aferren más al poder y a la protección que dan el poder en sí.

Sabemos, o por lo menos intuimos, que muchos de los jefes políticos del régimen no pueden salir del país, porque de hacerlo le esperan los “ganchos” de los órganos de seguridad internacional.

Esto profundiza la dependencia de los representantes del régimen con el poder; para ellos perderlo significaría no sólo irse a la oposición, y perder todos los beneficios que éste produce, sino que representa encarcelamientos, juicios y demás penas.

Las ansías de poder en Maduro, Elías Jaua, Diosdado Cabello y otros sólo se compara, y es superado, por el miedo que todo ellos le temen a enfrentarse con la justicia internacional o a la justicia venezolana después de depurada e y reinstitucionalizada.

Ellos son esclavos del poder, porque se acostumbraron a tener todo sin problemas; ellos se habituaron a tener dinero fácil, a no trabajar y a condenar al resto de la población a pasar los sinsabores de las consecuencias de los patéticos manejos económicos y sociales que los enchufados impulsaron.

A los esclavos del poder tenemos que sacarlos de éste; los venezolanos tenemos que desalojarnos de Miraflores y emprender la construcción de una nueva Venezuela donde la libertad sea el norte y el desarrollo el fin.

Tenemos que oponernos a la continuidad de la opresión y el oprobio al frente de la conducción de la república, frente a estos trúhanes de cuello rojo se impone la organización y estructuración ciudadana como medio de presión y gestor de cambios políticos.

Ellos no quieren salir del coroto, ellos harán lo posible y lo imposible para permanecer consumiéndose en las altas esperas de la direccionalidad política nacional, por ende, nosotros los ciudadanos los que debemos dar un paso adelante y decir: “Hasta aquí llegaron”.

Ellos son esclavos del poder, de esto no podemos tener dudas, pero nosotros tenemos que mutar en gestores de cambio y creadores de libertad.

Los demócratas de este país tenemos que unirnos, no solamente con el carácter electoral de las alianzas anteriores, sino de forma real, amplia, diáfana y sincera, para converger en acciones, decisiones y motivaciones que nos faciliten la transformación del modelo económico y político de la nación.

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com