Capo di tutti capi
Escrito por Fernando Luis Egaña   
Miércoles, 02 de Diciembre de 2009 08:49

altSi Cabello, Rangel, Ramírez, Chácón o Adán son capos de mafias boliburguesas, entonces el jefe de todos ellos, Hugo Chávez, es el capo di tutti capi. Las denuncias de Ismael García sobre el entramado mafioso de la revolución bolivarista han causado un gran revuelo en la opinión pública por al menos dos razones: la primera es que el diputado García tuvo suficiente tiempo de conocer por dentro las intersecciones del poder chavista, y la segunda es que acuerpan y complementan a otras presunciones y evidencias sobre la naturaleza corrupta del régimen que impera en Venezuela. Las revelaciones de Henry Ramos Allup y los continuados editoriales de Teodoro Petkoff sustancian las referidas denuncias.

El caso de Fernández Barrueco es quizá la punta del iceberg de esas costras polares que se han apoderado del Estado nacional, convirtiéndolo en un edén para el crimen organizado, y en una fuente casi inagotable de esas mega-fortunas que caracterizan no ya a una mera boliburguesia sino a una auténtica boli-plutocracia.

Según las referidas y documentadas denuncias, muchas de las principales figuras del bolivarismo se han erigido en cabezas de frondas político-financieras-policiales, con sus correspondientes ramajes de testaferros, banqueros instantáneos, aparatos de seguridad y depredadores del erario público. Y hasta el hermanísimo Adán se encuentra en la lista suprema de los jefes de las poderosas "famiglias" de boinacolorá.

El fenómeno del latrocinio boliburgues, desde luego, no es de ahora sino de los propios comienzos del "proceso de cambios". Diversos han sido sus escándalos connaturales: desde el "valijagate" hasta los negocios con Cadivi, pasando por el inaugural Plan Bolívar 2000 y el encausamiento selectivo de "empresarios institucionales" para tratar de darle crédito a la retórica eticista del señor Chávez.

Pero ahora el maremagno es de tal magnitud, que ya no sólo retrata a un Estado mafioso más o menos encubierto dentro del Estado formal, sino que presenta al conjunto de la estructura estatal como instrumentos operativos de un elenco de mafias corporativas que tienen por epicentro al mandamás de Miraflores.

Y ello no es hipótesis sino conclusión de lógica elemental, porque si los super-colaboradores del señor Chávez, que llevan acompañándole y sirviéndole durante más de una década, manejan cada uno, bien por separado o en conexión, su respectiva gran tajada de la botija petrolera, entonces no es concebible que el "jefe del látigo" tenga casi 11 años morando en la luna de la inocencia.

Al parecer, Fidel Castro le ha aconsejado a su mentor que se simule agraviado y que se defienda atacando. Ante el desparramamiento de los hechos, en Miraflores están montando una operación de control de daños que busca alejar al eje del espiral que anida a su alrededor. En otras palabras, pretenden tapar el sol con un dedo, y no obstante sería ingenuo subestimar la habilidad oficialista para enredar, confundir y hasta revertir, siquiera parcialmente, la más rocosa de las realidades.

La satrapía está conmovida porque el capo di tutti capi no quiere que su revolución mafiosa le transmute el trono en el banquillo de los acusados.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla




blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com