¿Por quién doblan las campanas?
Escrito por Movimiento 2D / Democracia y Libertad   
Sábado, 20 de Junio de 2009 12:36

La reacción del  Presidente de la República frente a las reflexiones formuladas por los  intelectuales de izquierda, o de extrema izquierda, que durante los últimos diez  años lo han acompañado y respaldado de manera inequívoca, marca un quiebre en  las relaciones entre quienes se ocupan de la teoría, de observar y estudiar, y  quienes se reservan el control del proceso revolucionario, por considerarse los  sacerdotes exclusivos del dogma.

La reacción oficial fue tan grotesca, tan  policial y tan arrogante que desconcertó a quienes participaron en el seminario  Intelectuales, Democracia y Socialismo: Callejones sin Salida y Caminos por  Recorrer, celebrado con los auspicios del Centro Internacional Miranda, la  institución creada por el Gobierno bolivariano para difundir los fundamentos de  la revolución, el marxismo y su adaptación a las realidades contemporáneas.

 


Sean cuales fueren las  discrepancias que se tengan con los intelectuales concurrentes al seminario, es  indispensable reconocerles la franqueza con que abordaron cuestiones que no  pueden mantenerse fuera del debate, y la honestidad de sostener posiciones que  de antemano les prometía el riesgo a que jugaron. La reacción del Presidente de  la República, y la del canciller que lo interpretó, equivale a una sentencia: No  más debates. Como si no fueran intelectuales de izquierda, de comprobada  adhesión revolucionaria, esta fue una de las respuestas del Gobierno, tomada  textualmente: “Se dedican a hablar paja, a enlodar, mientras otros trabajamos  por la estabilidad.  Esos compañeros se prestan a la campaña contra la revolución”. 

La verdad es que no hubo ni paja ni lodos en las intervenciones de quienes  participaron en el seminario. Allí se sostuvo que “la revolución bolivariana  está en una encrucijada”, “el flaco favor que le hace a Venezuela una oposición  cuyo único objetivo es regresar al pasado”, “los enormes logros del proceso  bolivariano y el liderazgo del Presidente ”, y el hecho de que el PSUV no se  consagre como partido de la revolución, sino como simple instrumento  electoral.


¡Ardió Troya! Al  examinar el “hiperliderazgo del presidente Chávez”, los participantes del  seminario apuntaron a la cuestión más crítica del proceso revolucionario: el  personalismo, el culto a la personalidad y al hecho de que la revolución está  condenada fatalmente a seguir caminos ya trillados en “socialismos” que  degeneraron en dinastías.


El asunto del  “hiperliderazgo” fue asumido por algunos ministros como una ocasión propicia  para reiterarle al Jefe Único su adhesión incondicional. Son los mismos que han  llenado todas las carreteras y autopistas de Venezuela de las gigantescas vallas  con la efigie presidencial. No hay camino donde usted no se lo tropiece. Son los  sacerdotes del culto a la personalidad los que reaccionaron contra los  intelectuales. Pero no fueron sólo ellos, porque el propio aludido, desde la hacienda La  Bandera, en La Fría, respondió de esta manera:
“...Pero aquellos que  dicen que al proceso venezolano hoy le hace daño lo que ellos llaman el  hiperliderazgo mío, bueno, yo les respeto esa opinión, no es que yo se los  rechazo. No, no, no. Pero es para discutirlo, pues. Vengan a discutir con el  pueblo. Sálganse de unos salones por allá y vénganse aquí a La Fría, vénganse  por los llanos, váyanse por los barrios de Caracas, ¿dónde está mi  hiperliderazgo? Yo hago lo que creo que debo hacer.


“Ahora, con ellos  pudiera ser, según ellos, que yo tendría que, porque ¿qué significa hiper? Hiper  es algo que está sobredimensionado, ¿verdad?, que está por encima de. Entonces,  yo debería bajar mi liderazgo. Ah, eso es lo que quiere el enemigo. ¿No les  parece? Ah, claro. Yo debería desaparecer. Ah bueno, para mí sería, para mí en  lo personal, pudiera ser mejor. Perderme, agarrar vacaciones, por ejemplo. Yo  tengo diez años aquí y no sé lo que son vacaciones. Ni tengo previsto agarrar  vacaciones, ¿no? Bajar el liderazgo ¿dónde?, ¿dónde?, que me digan, pues. Que me  digan. Que le digan al pueblo O no a mí, porque no es, en verdad no es a mí  ¿eh?”.
Ya lo saben, pues, los  intelectuales del Centro Internacional Miranda: “Deben ir a hablar con el pueblo  de La Fría y en los barrios de la metrópoli”. No se trata de silenciar a los  adversarios de la revolución bolivariana. Se trata, en una palabra, de silenciar  a quienes la respaldan y se arriesgan a señalar sus errores. No más “seminarios  críticos”. No hay contemplación, a los intelectuales izquierdistas los tratan  igual o peor que a los obispos que dialogaron con Benedicto XVI y le confiaron  sus temores. El problema no es Globovisión: el problema somos todos los que no  queremos callar. Habladores de paja.

Las campanas doblan a  muerte por la libertad de expresión y por la libertad de discusión. En otras  palabras, dejemos de pensar y de expresar lo que pensemos porque ¡hay quien  hable y diga por todos! Así el hiperlíder estará contento, y todos sonreiremos y  le llevaremos flores a los retratos que encontremos en las carreteras, y quizás  terminemos rezándole alguna oración.

Nota: Si en algún  lugar usted tropieza con una foto de José Stalin o de Kim Il Sung, no se  detenga. ¡Es una provocación del enemigo!

 

¡Contra el culto a la  personalidad!
¡Por  la libertad de discusión y de expresión!
¡Contra  la represión del pensamiento!  
 
Movimiento  2D / Democracia y Libertad

 


+ información: http://www.movimiento2d.org/
 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com