Venezuela no se arrodilla ante Chávez
Escrito por Isa Dobles   
Jueves, 18 de Junio de 2009 02:57
Seguimos llenando las páginas del Guinnes. Ahora, hace horas apenas, el atropello, la violación a todos los derechos, la perversidad característica de Hugo Chávez, fue contra los abogados de Globovisión y, por supuesto, de sus directivos. Ya habían anticipado que el “Estado no se someterá a tribunales extranjeros”, o sea, ni pactos ni convenios tienen vigencia.

Venezuela no tiene más dueño que Hugo Chávez. No importan los títulos de propiedad tampoco. Todo lo decide él. El arrodillado Tribunal Supremo de Justicia en su Sala Constitucional reafirma que toda decisión o laudo internacional puede ser objeto de control constitucional (¿cual constitución? ) si se pretende ejecutar en Venezuela. Pero reconoce que ratifica los tratados suscritos con Argentina, Cuba, e Irán. Irán que arde por todos lados. Las reacciones contra un fraude electoral que acusa de frente al amigo de Chávez y socio, Ahmadinejad, son la noticia del momento. El pueblo iraní salió a las calles a protestar y pedir a los países de la Unión Europea se exijan otras elecciones. La reacción del socio de Chávez es como si se la hubiera dictado Chávez. Pero este desboque, esta locura, y sobre todo aquí, bajo nuestros pies, en nuestra tierra, no está encontrando a un pueblo manso. Por el contrario. Hay que ver todo lo que ha hecho Chávez para acabar con nosotros. Y no puede. Sólo la creación de esta mesa unitaria los tiene temblando.

La gente protestando en todas partes, incluyendo su gente, que saborea hoy como el otro país traicionado, la amargura y la impotencia del engaño. El país que se volcó en las calles y comunidades para apoyar a Globovisión. Y es que esa búsqueda a veces desoladora de estímulo, de liderazgo, de fuerza, tiene en Globovisión todas las respuestas. La posición firme de sus directivos que han pagado y siguen pagando muy caro demostrarlo todos los días, sus periodistas, que no sólo viven la angustia, sino que sufren en carne viva golpes e insultos. Guillermo Zuloaga, trabajador y hombre de ética y decencia, que no sólo acusan de usurero y mil cosas más sino que con esa perversidad propia de un Escarrá y un Isea, de un Diosdado , señalan y citan también a su hijo, para causarle al hombre de moral y luces más dolor. La canallada. La vileza. Y Chávez, el presidente, el comandante, el “libertador”, el integracionista”, pone en manos del militar que como él, huyó también en el peligro, el destino de todos: “Estoy esperando, Diosdado”. Y el país sigue enterrando sus muertos, sigue escuchando amenazas, insultos y vulgaridades. Pero no se rinde. Lo que nos falta es sentarnos todos en esa mesa y hacer de la unidad un cuerpo cierto y contestatario. ¡Bravo por Oscar Pérez! ¡Por Antonio Ledezma! Por todos los que no titubean. Chávez y los suyos siguen aislando a Venezuela, armando brazos, tratando de desarmas ideas, pero no lo van a conseguir. Cada muerto suma más dolor y más rabia. Cada insulto nutre el reto. Cada atropello aumenta el rechazo. Ya quisiera Chávez el valor de otro venezolano, cualquiera, en una marcha ahogándose con las bombas o herido por las balas de sus amigotes. Diez años que van para once y este país no se va a arrodillar. Porque no es así. Nunca ha sido. Y los cobardes siempre, antes o más tarde, echan a correr.

 
blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com