Apaciguamientos provisionales
Escrito por Diego Bautista Urbaneja   
Jueves, 08 de Octubre de 2009 04:45

altNo sería de extrañar, que por un tiempo viéramos que el clima político, entre en una etapa de menor crispación. Las encuestas indican, que una gran mayoría de venezolanos, se oponen a prácticamente, todos los planteamientos de Chávez. Al mismo tiempo, le atribuyen números importantes, aunque descendentes, en cuanto a respaldo o popularidad.

Si eso es así, tales cifras favorables se sostienen sobre una relación personalísima entre Chávez y sus seguidores, que van más allá de la gestión del gobierno e incluso más allá de las ideas políticas del comandante. En realidad, eso ya lo sabemos. Sobre ese fundamento, Chávez ha estado dispuesto a “profundizar” su “revolución”, pagando el costo político que ello significa, reflejado en esos índices de rechazo a sus ideas específicas, sobre propiedad, educación, relaciones internacionales y tantas otras cosas.

Pero una vez que ese camino de “profundizar y pagar” se ha adelantado lo suficiente y no hay signos de que los números negativos se recuperen, a cualquiera se le ocurre que no luce sensato seguir poniendo a prueba la solidez de aquella relación personal y afectiva, insistiendo en temas que han probado ser consistentemente impopulares. Sobre todo cuando se acerca un año electoral.

Además, los puntos positivos que todavía mantiene Chávez se deben en buena parte a que las fuerzas democráticas no han podido todavía ofrecer una alternativa suficientemente atractiva, contundente y popular. En cierta medida, esos puntos positivos se sostienen por default. Pero ese es un factor que está fuera del control del oficialismo. Nadie puede impedirles producir esa oferta superior que el país está esperando. Ese es un problema que está en sus propias manos resolver. Si así ocurriera, una de las fortalezas de Chávez, que consiste en las fallas de sus adversarios, se vendría abajo. El barinés no puede seguir contando con ello.

De modo que podemos presenciar en los días que vienen un doble movimiento que produzca esa mayor tranquilidad de las aguas que Chávez podría estar buscando momentáneamente. Por una lado, y eso está cantado, empezar a gastar real, sobre todo el año que viene, para solventar a punta de dinero errores que el mismo gobierno supuestamente reconoce, como ocurrió con Barrio Adentro, y para de nuevo contentar gente. Por otro lado, suavizar un poco la represión política, después de la fuerte arremetida de las últimas semanas. La contraofensiva estudiantil aumenta la oportunidad de ese paso. La huelga de hambre de numerosos estudiantes en todo el país eleva la visibilidad de los problemas de los derechos políticos en el país. Puede ser para el gobierno el momento de lavarse un poco la cara, o por lo menos no seguírsela ensuciando, y concentrarse en gastar plata.

Un tercer elemento de esa política transitoria de cierto apaciguamiento es el de amainar en esos llamados a la radicalización que tanto gustan a altos personeros del oficialismo.

El destacado politólogo Ricardo Sucre ha encontrado una expresión muy certera para caracterizar esta posible etapa de la política gubernamental : “represión con rostro humano”. Te llevo al Rodeo y después de suelto. Te amenazo y hostigo, pero no te hago tanto. Acallo un poco las vociferaciones de Diosdado. Y real, mucho real.

Esos podrían ser lineamientos racionales para la conducta del gobierno en los próximos meses. Pero ya sabemos también que las pulsiones ideológicas y temperamentales del “máximo jefe” pueden desbaratar las sensatas sugerencias de la realidad o de los asesores. “Loco no tiene hora fija”, como dice Ramón Guillermo Aveledo.

Pero, haga lo que haga el gobierno, las fuerzas democráticas tienen por completo a su alcance el desarrollo de unas cuantas grandes líneas de acción que, realizadas con éxito, contrarrestan con creces cualquier estrategia que el gobierno pueda llevar a cabo de cara a las próximas elecciones. Alcanzar la alianza perfecta; presentar un proyecto político común; presentar una agenda legislativa a desarrollar en la próxima Asamblea Nacional; fortalecer los vínculos entre ellas y su capacidad de marcar el paso, así como la de dar a lo que ocurre una respuesta común y atinada en cuanto a dar en el blanco de las expectativas populares. Es esto lo que brinda la cobertura para que los líderes, dirigentes, candidatos, desplieguen sus estrategias y sus cualidades, para ganar ese respaldo, esa conversión de la desilusión realenga en fuerza democrática. No sólo es que está al alcance, sino que es obligatorio hacerlo.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com