Sigan su propio camino
Escrito por Fernando Luis Egaña   
Jueves, 08 de Octubre de 2009 03:53

altLa tercera y presente oleada del movimiento estudiantil venezolano a partir del 2007, sugiere que éste ha alcanzado suficiente entidad y acaso madurez como para irse transformando en una fuerza político-organizativa de perfil específico y largo aliento.
Recordemos que la Generación del 28, varios años después, desembocó en la formación de los primeros partidos políticos modernos de Venezuela. La del 36, también. Y hasta buena parte de la del 58 terminó en la constitución de nuevas fuerzas.

La actualidad nacional parece indicar una oportunidad propicia para la renovación del paisaje político, y el entusiasmo ya duradero de los grupos y organizaciones estudiantiles puede ser la fuente o el semillero para la creación de novedosos instrumentos de participación, mucho más allá de la comunidad universitaria o de las irrupciones determinadas en la escena general.

Los partidos políticos establecidos en el ámbito de la disidencia y oposición, tanto los históricos como los configurados en los primeros tiempos de la llamada "revolución bolivarista", no han logrado recuperar o suscitar una adhesión sólida en la base social del país. Encuestas recientes les conceden una representatividad que apenas supera el 10% de la población.

Una amplia mayoría del conjunto de los venezolanos que no se identifican con el régimen imperante está, por tanto, en situación de orfandad. Las circunstancias lucen favorables para el surgimiento de otras instancias en la perspectiva de asociaciones con fines políticos.

Para los líderes estudiantiles de hoy, lo difícil es continuar por sí mismos la lucha de mañana. Lo fácil, en cambio, es incorporarse a partidos conocidos y amoldarse a sus reglas y métodos.

En los tiempos idos de la fortaleza ideológica y social del sistema de partidos políticos venezolanos, lo segundo habría sido la opción natural, pero en la realidad contemporánea lo primero se convierte en la escogencia auspiciosa.

Los fundamentos, formas y objetivos de un movimiento político surgido de las jornadas estudiantiles de estos años, deberían ser el producto de la deliberación y la temprana experiencia de sus protagonistas. En un gran esfuerzo de entendimiento y con las características originales de su marca generacional.

Sin el nefasto "Complejo de Adán", o el todo comienza con nosotros... pero así mismo buscando y encontrando su voz y presencia particular en la trayectoria nacional. Como herederos de la cultura democrática, tienen una plataforma importante en la cual sustentarse.

Sigan su propio camino, no tengan temor a equivocarse, renueven la fuerza que han exhibido desde la comunidad estudiantil hacia un movimiento de verdadero alcance nacional. No estarán solos, porque ya representan un paso de esperanza en la largo y accidentado historial de la democracia venezolana.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com