Mensaje y mensajeros
Escrito por Eddie Ramírez   
Martes, 06 de Octubre de 2009 19:01

altCada día más ciudadanos perciben que el teniente coronel es un embaucador y en consecuencia pierde adeptos. A este proceso irreversible debemos imprimirle mayor dinamismo para incrementar la probabilidad de infligirle una derrota contundente en las elecciones de concejales y de diputados. Para ello, se requiere elaborar un mensaje que le llegue a la gente que todavía tiene esperanzas de que el actual régimen le resuelva sus problemas cotidianos, así como a quienes no se han sentido motivados a votar en los últimos procesos electorales. A nuestro modo de ver, este mensaje debe contener un mea culpa sobre los errores del pasado, denuncias sobre los atropellos y la ineficiencia del actual gobierno y una oferta realista sobre las acciones orientadas a lograr un mejor futuro.

Para que los mensajeros tengan credibilidad es necesario que la primera parte del mensaje reconozca que, con pocas excepciones, todos pecamos por acción o por omisión. Es inaceptable que todavía muchos actores consideren que entre 1958 y 1998 tuvimos una democracia modelo, en la que todos tenían oportunidades de ascenso social, desconociendo los elevados niveles de pobreza y de desigualdades sociales, que se acentuaron a partir de la mitad de la década de los setenta; igualmente, debemos aceptar que en ese período el estado se fue haciendo cada vez más intervencionista y asumió actividades de producción que no le competen.

Aunque algunos expertos recomiendan no atacar al teniente coronel, sino a sus ineptos colaboradores, pensamos que es imprescindible hacerle ver a la gente que el único culpable del fracaso es quien constantemente declara “yo ordené”, “yo decidí”. Al respecto es de recalcar que las últimas encuestas indican que los ciudadanos se han dado cuenta de quién es el responsable. Por ello, el mensaje no puede obviar señalarlo como el gran culpable. Suscribimos lo que afirma Carlos Machado Allison en su último libro “La alternativa agrícola”: “A partir de 1998 y hasta la fecha el actual gobierno se ha empeñado en repetir todos y cada uno de los errores del pasado. La diferencia estriba en la filosofía que lo anima, la violencia con que actúa y la intensidad de la intervención”.

La tercera y más importante parte del mensaje debe consistir en ofrecer una visión moderna de país, justa, inclusiva, que despierte esperanzas en todos los venezolanos, especialmente en los más necesitados. Sobre este tema hay mucho material escrito, lo que hace falta es divulgarlo en términos sencillos.

Lógicamente los mensajeros deben ser en su mayoría representantes de la Venezuela que se quiere construir, por lo que invitamos al liderazgo tradicional a dar paso a las nuevas generaciones, permitiéndoles postularse para los cargos deliberantes.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com