¡Diosdado no tiene miedo!
Escrito por Luis Fernández Moyano   
Domingo, 06 de Septiembre de 2009 07:44

altLas dos últimas mediciones socio-políticas, las marchas del 22 de agosto y las de ayer, 5 de septiembre, ponen de manifiesto un fenómeno de incalculables proyecciones para el futuro inmediato del país, que estarán devanándole los sesos a la Sala Situacional de Miraflores, donde según se comenta, habría iniciado sus labores doña Jacqueline Farías

“Pagarán con sangre el miedo que nos han provocado”   
Curzio Malaparte

Las dos últimas mediciones socio-políticas, las marchas del 22 de agosto y las de ayer, 5 de septiembre, ponen de manifiesto un fenómeno de incalculables proyecciones para el futuro inmediato del país, que estarán devanándole los sesos a la Sala Situacional de Miraflores, donde según se comenta, habría iniciado sus labores doña Jacqueline Farías. A quien el régimen, huérfano de ejecutivos y cerebros nativos no halla literalmente dónde meter. Demuestran a quien quiera verlo con los ojos de la cara que la oposición está en condiciones de poner en juego cantidades descomunales de masas de apoyo, sin contar con medios ni recursos, sin grandes convocatorias y bajo las condiciones más desfavorables. En plenas vacaciones. Demuestran asimismo y por el contrario, que al régimen se le agotó la levadura; a los cientos de miles de marchantes opositores no ha sido capaz de contraponer más que unos pocos miles de adeptos, carentes de todo entusiasmo y arrastrados como a la fuerza a concentraciones lamentables y patéticas. 


De allí la decisión de dinamitar la monumental marcha opositora del 22 de agosto para impedir que los medios nacionales e internacionales destacaran el músculo y la pujanza del respaldo opositor a las ONG’s de la sociedad civil y al líder político que las convocaran en horas, los padres y representantes y Antonio Ledezma. Desesperado, Hugo Chávez ordenó a la Guardia Nacional impedir bajo cualquier pretexto que en lugar de las tomas aéreas de su monumentalidad, las imágenes que recorrieran el mundo fueran las de las nubes de gases lacrimógenos. Por cierto: vendidas sus bombas a este gobierno por el Sr. José Luis Rodríguez Zapatero. Una decisión insólita: Chávez, que desistió de hacer acto de presencia ante la esmirriada concurrencia a su miserable acto oficialista, prefirió pasar por represor que por náufrago. No comprende que ambos atributos se le comienzan a adherir como sanguijuelas.


Ayer volvió a repetirse la tragicómica competencia. Terminaban de hablar los voceros designados por la Mesa Unitaria – Andrés Velásquez, Ricardo Sánchez y Antonio Ledezma – y el río de manifestantes no se cansaba de seguir fluyendo desde Plaza Venezuela. A pocas cuadras de allí, perfectamente acomodados en una calle lateral que va del Congreso a la Cancillería, una reunión de algunos miles de seguidores rojo rojitos. Un acto digno de un pequeño partido en un pueblito del interior. Y como para resaltar la naturaleza desasistida y la orfandad de masas, tuvimos ocasión de escuchar la más insólita y ridícula de las afirmaciones por parte del segundo hombre del régimen: ahora resulta que quienes controlan TODAS las instituciones del Estado, TODAS las fuerzas armadas de la República, TODAS las armas, barcos, aviones y carros de combate de la Nación, controlan todas las cárceles, todos los tribunales y disponen a su antojo de TODOS los medios y recursos materiales y financiero del país … ¡NO TIENEN MIEDO!


No faltaría más que Diosdado Cabello y Hugo Chávez, que pueden meter en la cárcel a un hombre inocente como Richard Blanco porque les sale del forro, condenar a cadena perpetua a los comisarios porque les sigue saliendo del forro, destierran a centenas de miles de compatriotas que buscan un futuro al que acogerse porque les cierran las puertas en nuestra patria y condenan al exilio a quienes pueden hacerles frente o a la clandestinidad a quienes tienen el coraje de enfrentárseles en solitario, como Oscar Pérez, regalan miles de millones de dólares a quienes se les ocurre porque se les antoja y suma usted todo lo que se le ocurra como forma y expresión de intolerancia, prepotencia, abuso e injusticia… ¡NO TIENEN MIEDO!


Por lo visto comienzan a tenerlo. A pesar de haberse metido a la Patria por donde mejor les cupo, ven que pierden respaldo a pasos agigantados. Ni las armas, ni los tanques, ni los barcos ni los aviones, ni siquiera las nóminas y las misiones, los chantajes y los crímenes les son suficiente protección ante lo que les espera. Ya lo reconoce Diosdado: tienen miedo. Y es el comienzo. Cuando nos estemos acercando al final, allí verán lo que es el miedo. Recordarán entonces lo que dijera alguna vez Curzio Malaparte: “pagarán con sangre el miedo que nos han hecho pasar”. Ahora el turno es de ustedes. Prepárense. Que les aproveche.

Especial para opinionynoticias.com


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com