Un gobierno camorrero
Escrito por Jesús Seguías   
Viernes, 04 de Septiembre de 2009 20:39

altJuro ante mis lectores que los siguientes seis párrafos pertenecen por entero a José Vicente Rangel: “Si el actual gobierno dedicase la misma energía, la misma preocupación, el mismo interés, el mismo esfuerzo, el mismo ingenio que a diario emplea en cazar peleas, en buscar camorra, en agredir a los demás, en hacer obra útil, en laborar por el país, tuviéramos, definitivamente, un gran gobierno. De ello no hay la menor duda”.


“Algunas veces, por varios días, me he dedicado a recortar en la prensa las alusiones que el Presidente de la República o sus ministros hacen en forma despectiva contra los opositores, los ataques generalizados en contra del sector económico, las frases despectivas, e, incluso, hasta las ofensas que deslizan, y realmente creo que no existen antecedentes en el país”. 


“Prácticamente en el país nadie queda excluido de la agresividad oficial. Por un lado las instituciones como tal, por el otro las personas, grupos, gremios, etc. ¿Qué explica esa conducta? ¿Cómo es que un hombre que en la oposición, antes de llegar a Miraflores, destacó por su prudencia, amplitud, disposición al diálogo, se ha convertido en el gobernante más sectario, más pugnaz que el país ha tenido? Un sicólogo quizá pueda explicar el cambio operado”.


“En todo caso, lo que conviene señalar es que a medida que la crisis se acentúa, y el fracaso oficial es mayor, también se incremente la agresividad oficial. Desde este punto de vista, los que sucede sí tiene explicación. Me refiero a que sí tiene explicación política. El gobierno se hunde y como sucede con quienes caen en arenas movedizas, el esfuerzo consiste en chapotear aun más, lo cual determina un hundimiento mayor”.
“La camorra no da dividendos. Sobre todo a los gobiernos. Ya que los ciudadanos eligen a sus gobernantes no para que promuevan peleas y pierdan el tiempo en menudas confrontaciones, sino para que trabajen para todos.”


Hasta aquí las citas del artículo de José Vicente Rangel publicado en la revista Bohemia (Venezuela), edición # 926, del 19 al 25 de enero de 1981.


Al Derecho y Al Revés
Creo que era martes 13 de enero cuando José Vicente Rangel llegó a la redacción. Yo era para entonces un reportero de la revista Bohemia. Aún estaba estudiando en la universidad. Mi especialidad era la política y los temas internacionales.
Me tocó recibir el artículo semanal de José Vicente para su columna “Al derecho y al Revés”, pues en ese momento no se encontraban presentes ni el director, Efraín de la Cerda, ni la Jefa de Redacción, Mariadela Linares.
Su simple título me gustó muchísimo: “Un gobierno Camorrero”. Era perfecto para el momento político que vivía el país. En ese entonces gobernaba Luis Herrera Campins. Pero lo que más me impactó fue escuchar a alguien de izquierda diciendo que la confrontación emocional era basura para un gobernante que debe actuar con inteligencia y sabiduría.
La inutilidad del camorrero
En ese artículo se plasmó un principio de la política: “los ciudadanos eligen a sus gobernantes no para que promuevan peleas y pierdan el tiempo en menudas confrontaciones, sino para que trabajen para todos”.
Mencioné correctamente la palabra Principios, porque la política, al igual que todas las actividades humanas, se rige por principios morales. Lo cual significa que quien viole cualquiera de esos principios termina metido en serios problemas. Un presidente de la república que ignore que su misión primaria es unir al mayor número de ciudadanos en torno a políticas y objetivos comunes, termina en problemas.
Es lógico, por supuesto, que jamás ningún presidente logrará convencer a todos por igual. Pero su misión es gobernar para todos, aún para aquellos que se le oponen. Su misión es que todos los ciudadanos sin excepción lo respeten y lo reconozcan. Por allí comienza la gobernabilidad.
En un país marcado por la confrontación y el rechazo, el primero que debe propiciar el entendimiento es el presidente de la república. Allí tenemos el ejemplo de la nueva ley de educación. De no haber sido por la terca e inútil confrontación propiciada por Miraflores, hoy todos los venezolanos estaríamos involucrados en una discusión sana en torno al tema más relevante para cualquier país en el Siglo XXI. Pero los prejuicios y la desconfianza, hijas legítimas de la camorra gubernamental, aplastaron esa posibilidad.
A más camorra, más se hunde el gobierno
Como bien dice José Vicente Rangel respecto a otro gobernante que era muchísimo menos camorrero que el actual: “El gobierno se hunde y como sucede con quienes caen en arenas movedizas, el esfuerzo consiste en chapotear aun más, lo cual determina un hundimiento mayor”.
Y es cierto “la camorra no da dividendos, sobre todo a los gobiernos”. JVR debe coincidir conmigo en que eso vale para todos los gobiernos, sin excepción, y de manera especial para quienes gobiernan en el Siglo XXI. Buscar camorra pudo haber sido un buen estilo de tribunas en el siglo pasado para motivar a una masa de fanáticos sedientos de venganza, pero jamás un recurso útil para construir un país civilizado, un país desarrollado, una nación exitosa en el presente milenio.
Los tiempos de odio y de venganzas son tiempos perdidos. Llevamos 10 años de camorra, y el país no ha avanzado en nada significativo. El país está más dividido que nunca y casi paralizado. Todo queda reducido a pura retórica, a discursos amenizados con ideas obsoletas de los siglos pasado y antepasado. Pura hojarasca tercermundista.
Mientras siguen hablando y hablando, siguen empeorando la crisis de la seguridad ciudadana, la crisis de los servicios públicos, la crisis de la salud, la crisis de la educación, la crisis alimentaria. ¿Quién gobierna?
“Si el actual gobierno dedicase la misma energía que a diario emplea en buscar camorra, a hacer obra útil, en laborar por el país, tuviéramos, definitivamente, un gran gobierno. De ello no hay la menor duda.”
Gracias José Vicente, por ayudarnos a definir mejor al actual presidente. Sólo me queda por recordarte que los principios son universales y no tienen fecha de vencimiento. Valen para todos.


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com