“Mentira fresca” es un irrespeto a la memoria de Chávez
Escrito por Iván R. Méndez | @ivanxcaracas   
Miércoles, 10 de Abril de 2013 16:39

altA quemarropa: ni el PSUV ni la MUD anticiparon la debacle de votos que sufriría el oficialismo por la escogencia de “Mentira Fresca” como sucesor.

Las reiteradas equivocaciones en cámara, los embustes, el desconocimiento mínimo de los entes que conforman al Estado venezolano han hecho de Maduro una mala jugada para los oficialistas y una vía despejada para el bregador Henrique Capriles.


La inmensa base popular del chavismo fue formada, sociopolíticamente, desde la pantalla por Hugo Chávez y, desde la praxis, por la cadena de organismos creados para reclutarlos, atenderlos y adoctrinarlos. En la fase actual, el país tiene a millones de personas sensibilizadas ante la eficacia de las protestas, las acciones de calle y, su arma secreta, del voto como  aplauso o crítica de una gestión. Es una legión de personas que ya no creen en “pajaritos preñados”,

“poner a Maduro allí es casi como decir que yo soy tonta y ciega,  que debo votar por él porqué los ricachones lo deciden desde el poder”, me comentó una empleada de limpieza de una conocida empresa venezolana. Carmen, sentada junto a tres amigos,  descansaba en su hora de almuerzo. Me incorporé al diálogo, mientras esperaba a mi esposa para irnos a almorzar. Las tres mujeres (Carmen, Dinora y María) y el señor José votaron por Chávez el pasado 07 de octubre. Este domingo 14, dos de ellas votarán por Capriles, Dinora afirmó que fue patrullera, pero  que no piensa votar por un hombre que habla con pajaritos.  José, arropado en la premisa de “todos son iguales, en la noche uno ve a Ravell tomando whisky con Arreaza”, confesó que votará por María Bolívar, como protesta,

 “a mí me parece que a Maduro lo pusieron para ellos seguir robando, ese hombre no conoce ni los estados del país, es una falta de respeto a Chávez decir que él es su heredero, su igual, yo  nunca votaría por él”, agregó convencido.

La debacle del oficialismo se respira en los barrios, en las marchas, en los supermercados y, sobre todo, en el Gobierno y sus poderes súbditos, que afincan sus ataques contra los seguidores de “la solución”, como se denominó a sí mismo Henrique Capriles.

De perder Maduro, será una derrota aplastante, ya que utilizó los recursos públicos y a los Poderes del Estado para validar sus vicios electorales. Así sea por 10.000 votos, el triunfo de Capriles le demostrará al mundo que las historias antiguas están vigentes, que siempre es posible, entre todos, crear un David que derrote a los Goliat borrachos de poder.

@ivanxcaracas


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Related Items

Videos



opiniónynoticias.com