¡Ladran Sancho!
Martes, 09 de Junio de 2009 19:42
Aristóbulo, el negro Istúriz, puede alcanzar niveles de avasallamiento y lameculismo verdaderamente descomunales. Él, precisamente él, quien en buena lid y a pesar de los pesares fuera revolcado CONSTITUCIONAL, PACÍFICICA Y ELECTORALMENTE y por los suelos por Antonio Ledezma

“Nos ladran, Sancho, señal de que cabalgamos”

El Quijote

Aristóbulo, el negro Istúriz, puede alcanzar niveles de avasallamiento y lameculismo verdaderamente descomunales. Él, precisamente él, quien en buena lid y a pesar de los pesares fuera revolcado CONSTITUCIONAL, PACÍFICICA Y ELECTORALMENTE y por los suelos por Antonio Ledezma, quien lo dejara en ridículo ante el país entero, el mismo Aristóbulo de quien corren datos aparentemente exactos de una suculenta cuenta en un banco suizo, se siente con autoridad como para desacreditar la mesa unitaria de los partidos opositores. Considera que ni es unitaria ni representativa. “Caricatura de la Coordinadora Democrática”, se le oyó decir. A él, conocido urbi et orbe por haber sido incapaz de hacer nada con los millones y millones (sic) de militantes inscritos en el PSUV, que ante la obligación de agarrar el carné y darle tremendo respaldo popular se hicieron los pendejos y permitieron les revolcaran por el suelo al consentido del partido. ¡Na’guará!

Ahora el que se fuma tremenda lumpia es él.  Después de haber sido la promesa política del régimen, el único civil al que se le suponía con talento como para representar con mínima veracidad algo parecido al socialismo – el de Marx y Engels, el de los hermanos Machado, el de los comunistas de verdad, no el de estos ex militares tramposos que se enriquecen, como él, a costillas del teniente coronel – se convierte en el lanza llamas del chavismo más abyecto.

¡Qué fauna! Se reparten la administración del pozo séptico el negro Istúriz y Jorgito Rodríguez, no el de los 5 millones de inscritos (¡¡exijo una explicación!!) sino el de la cuenta panameña. De Istúriz ya se sabe: tan bate quebrado que no resiste otro revolcón propinado por Antonio Ledezma. De Jorge Rodríguez, tan descalabrado que se ve en la obligación de aceptar le monten a la Sra. Farías para mantenerlo cortito. No vaya a salir con otro cuentazo en Panamá y no tenga esposa a quien culpar por el estropicio.

Y ahora  corren desesperados dos lambucios del régimen a terminar de poner la plasta: Mario Isea, el sapo, y Calixto Ortega, el pisa bajito. Están tan aterrados por las encuestas, tan despaturrados por la paliza de Mario Vargas Llosa, tan puestos al desnudo por la oposición democrática y los medios internacionales - desde El País, de Madrid, hasta el Washington Post y Le Monde, de Paris - que ya ven golpes de estado, traiciones y conspiradores hasta debajo de las piedras. Siguen el ejemplo que Miraflores dio: están chorreados. Y como no hallan a qué palo ahorcarse, pretenden enlodar a un político ejemplar que sube como la espuma en la querencia popular y un militar de ejemplar comportamiento democrático, como Huizi Clavier.

Bájense de esa pocilga, señores regentes del PSUV. Si tuvieran un mínimo de decencia y un adarme de virilidad no inventaban vainas: se medían de cuerpo a cuerpo con esta o cualquier otra oposición, a ver quién revuelca a quién. Inventan leyes electorales y sudan la gota gorda montando el artilugio que les permita mantener sus espurias mayorías. Cuando van cuesta abajo y no hay quien los pare en la rodada. Que si nos medimos de hombre a hombre, tendrán que sesionar en el patio de su casa.

Vayan preparándose a las palizas, que se las daremos en todos los terrenos. Con una pandilla de sapos y traidores como esos, más fácil imposible: la paliza será cantada.
blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com