Caracas hoy
Escrito por Nicomedes Febres Luces   
Viernes, 08 de Febrero de 2019 08:07

altAyer estuve haciendo diligencias y fui al mercado de verduras, quesos y otros en los camiones que vienen cerca de mi casa una vez por semana.

Aquello estaba desolado pese a que era la hora pico de comprar el bastimento. Muchos transportistas no llegaron porque les saquean los camiones en las poblaciones por las que pasan y les quitan la comida; había pocos compradores porque la explosión de la hiperinflación no deja mayor posibilidad de comprar, ni siquiera margen para la comida y estoy hablando de una zona de clase media o media alta.

Traté de comprar unas gotas nasales con esteroides (Cortynase, o Flonase, o Nasacort o Nasonex) y ni las cadenas de farmacias tienen alguno, ni las farmacias aisladas los poseen en sus inventarios. Me encontré con un par de médicos amigos y uno no puede operar a sus pacientes porque ya no hay material médico quirúrgico en ninguna de las dos clínicas donde trabaja y en el hospital es peor. Para el otro, las dificultades de sus pacientes con los seguros es la norma.

En medio de la alegría dada por la esperanza colectiva por la futura salida del poder de maduro y su malandraje, lo cierto es que la economía está absolutamente parada, congelada o detenida, es decir, no hay actividad económica. Aquí ni se compra ni se vende nada por la crisis económica y financiera. El precio de la gasolina es “lo que usted quiera” según lo expendedores de gasolina, la gente que vive de las propinas como bomberos, cargadores de bolsas de los mercados, acomodadores de carros, están mamando porque casi nadie les da nada porque no hay efectivo. No hay efectivo con los bolívares soberanos, igual a como hace poco sucedió con los bolívares fuertes. Las tarjetas de crédito son una utopía porque la línea de crédito no da ni para un café, y el sistema financiero es casi inexistente. El gobierno ofrece 3.300 por dólares Dicom y el paralelo está en 2.500 y la gente no tiene ni para comprárselos al gobierno. Los precios en los automercados son una locura, hasta la cesta básica está al triple que en Estados Unidos o Europa; un pequeño yogurt está en 2 dólares al cambio del mercado negro, un cuarto de kilo de jamón a 4 dólares y cosas así. La especulación campea por Caracas.

Yo creo que los sectores populares han dejado de salir de su casa y se están echando a morir porque no encuentran que comer o no pueden comprar nada. Antier en una cafetería me abordó un vecino conocido y me pidió que le brindara una empanada y se comió dos, diciéndome que tenía dos días sin comer, y es gente de trabajo. Así está la situación en Caracas. Por mucho que uno disfrute del pánico cerval de maduro, de los desaguisados y torpezas de cabello, de las estupideces de arreaza, o las megamentiras de la delcy, lo cierto es que hay que apurar la salida de maduro porque el ejército libertador no va a entrar con la ayuda humanitaria en una ciudad sino en un cementerio. Los esperamos con los brazos abiertos, no solo por la ayuda humanitaria, sino por resolver la verdadera causa de la crisis que es la salida del poder de maduro, del ejército de ocupación criollo y sus malandros. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com