De una conversación navideña
Escrito por Luis Barragán | @luisbarraganj   
Lunes, 24 de Diciembre de 2018 00:00

altTitubeando el procesador de la tarjeta electrónica para desesperación de la clientela, nos resignamos a una larga cola.

Sin embargo, ella nos obsequió con una breve radiografía de las realidades del poder, hoy en Venezuela.

Dos personas de una aparente vieja amistad, conversaron despreocupadamente al creer que las protegía el ruido ambiental. Palabras más, palabras menos, recogemos el testimonio del par de cuarentones:

-       ¡Marico!, le dio ese coñazo a la camioneta por la parte de atrás. Me bajé para reclamarle al carajo.

-       ¿Qué te dijo?

-       El gran carajo ni me dejó hablar. Se limitó a decirme de una: yo no te voy a reconocer nada y mejor sigue tu camino.

-       ¿Y eso? ¡Qué bolas!

-       El tipo me preguntó, apuntando a su uniforme: ¿Ves estas estrellas? Y se montó en su nave, retrocedió y arrancó. Apenas pude tomarle una foto a la placa y anotar el apellido  del tipo que pude medio verle.

-       Verga, no imagino lo que pasó después, cuando tu  jefe se enteró. Movería cielo y tierra para ubicar al coño ese y joderlo…

-       No, mi pana. Es verdad, mi jefe se arrechó y le dijo al otro chamo que localizara al carajo para joderlo. Metí la camioneta en el taller y, por cierto, le eché el carro esa tarde a la jeva, quien me tragó por el celular…

-       ¿Entonces? El pendejo ese debe andar buscándote, porque le echaste paja…

-       ¡No, mi pana! ¡Qué va! El otro era un chivo más arrecho que el mío. Y cuando le pregunté, mi jefe me dijo: dejemos esa vaina así, no quiero peo.

Luego, tomándome un café, la persona declarante salió con su paquete de cigarrillos para trepar un vehículo de impecables dimensiones, mientras que la interrogante esperaba que le despacharan el pan. Después, abordó una motocicleta de alta cilindrada, donde lo esperaban una muchacha y un niño de corta edad.

Proseguimos nuestro camino a casa, conjeturando sobre la suerte de quienes se tropiecen en la calle con uno u otro personaje de esta navidad tan peculiar.  Un día después, en una distraída conversación previa a la reunión de trabajo con la que todavía presuntamente cerramos el año, nuestro interlocutor sentenció: ¡No has visto nada! Te cuento …

 


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Domingo, 23 de Diciembre de 2018 09:38
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com