País de nostalgias
Escrito por José D. Solórzano | @jdionisioss   
Domingo, 08 de Julio de 2018 00:37

altMe despierto y tomo mi celular, en él leo un mensaje de Whatsaap de un excompañero de clase quien mandó una cadena despidiéndose 

de sus contactos porque ese mismo día tomaría un avión que lo llevará a otras tierras. 

Más tarde, un post en Instagram, otro amigo que tomó la decisión. Más adelante, esta vez en Facebook un familiar redacta lo que fácilmente pudiéramos llamar un “storytelling” de sus primeras andanzas en Chile. 

Otro estado, y más de un stories en Instagram van contando la misma historia de despedidas, de adioses y de búsqueda de dólares para partir. 

Una generación entera ha decidido irse del país. En las redes sociales abundan más los contenidos sobre lo que viven los venezolanos en medio del invierno del sur de continente o de sus vivencias en la vieja Europa, que del día a día de los venezolanos. 

Nuestros connacionales se suman a la lista de aquellos que no aguanta más, que están botando tierrita y dejando la partida a medio jugar dentro de Venezuela. 

¿Y cómo reprocharles algo? Hagan lo que hagan el dinero no alcanza para cubrir las necesidades más básicas. Ni siquiera comer bien es posible en este momento, el precio de los comestibles es cada día más elevando e imposible de alcanzar por el grueso de los ciudadanos. 

La falta de efectivo, la vida mercatilizada en toda las dimensiones. Cuando los trámites más sencillos se vuelven la esencia de la corrupción y de las mafias, al ciudadano de a pie no le queda otra salida que irse a otras naciones. 

¿Cuántos jóvenes se están graduando y saliéndose de Venezuela? ¿Cuántos estudiantes abandonan sus estudios porque no soportan más la realidad que nos azota? Como profesor universitario puede decirles que semestre tras semestre los salones se están achicando de alumnos porque son miles los que toman la determinación de dejarlo todo en busca de un mañana mejor. 

Cuando caminamos por las calles, y nos encontramos a cualquier conocido, uno de los temas de rigor es preguntar por terceros de la misma época o ambiente, y cada vez es más recurrente recibir la misma respuesta de “¿fulano de tal? No vale, él se fue para Perú”. 

Al ojo por ciento, para usar la frase de Don Rómulo Betancourt, tengo más conocidos fuera de Venezuela que dentro del país. Mis compañeros de generación están repartidos entre Chile, Perú, Colombia, Europa y Argentina. 

Mi propia familia se encuentra allende de los mares. La Venezuela que recibía con los brazos abiertos a los emigrantes, se transformó en el país de las despedidas, en la república de las nostalgias. 

¿Por qué razón? Porque tenemos un régimen que destruyó las ilusiones de toda una nación, que hundió en el lodazal a la república y nos sumergió en un océano de hambre, escasez y desdén social. 

alt 

 

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com