Un pacto. Un punto fijo amplio y duradero
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   

altSe recordó el pasado 31 de octubre la firma del “Pacto de Punto Fijo”, un hito en la historia política nacional venezolana con sesenta años a cuestas.

Los hacedores de política actual en nuestro país deberían aprenderse ese documento línea a línea, palabra a palabra. No es el único que pudiera servir de aprendizaje para equilibrar las fuerzas en procura de lograr “El ideal de la unidad como instrumento de lucha contra la tiranía”. Sospecho que debería, antes, como paso previo que constituyó, revisarse con detenimiento la “acción coincidente” propuesta por los dirigentes de la Acción Democrática de cuando la anterior dictadura, para dar al traste también con ésta, pronto. 

El afamado pacto de la quinta de Rafael Caldera trae a colación palabras de mucha utilidad ahora, además de ser ejemplo señero de ese, tan deseado hoy, día después. Al margen quedarán para mí las ideas del desplazamiento del Partido Comunista y sus seguidores, porque está más que demostrado en la historia viviente  que los firmantes del pacto de 1958 tenían justa razón en no hacer gobierno con resentidos y enloquecidos, desquiciados por importar y exportar los sin sentidos de su política de exterminio.  Constituyen éstas las horas, minutos, días y años de una agonía ciudadana, transcurrida desde aquel malhadado momento en que “la izquierda” y unos militares aún abusivos se hicieron del poder en Venezuela para devastarla inhumanamente. Salvamos, por supuesto, los planteamientos  fundamentales de Teodoro Petkoff en su lapidario Proceso a la izquierda. Vayan estas humildes líneas también como homenaje a su pensamiento y su accionar apasionado en la política venezolana.

Los términos del Pacto de Punto Fijo son extraordinarios en general, incluso para su aplicación al día siguiente del desplazamiento del poder de la satrapía gobernante en nuestra actualidad. En particular se mencionan vocablos como: “mutuo respeto”, “cooperación”, “tregua política”, “tolerancia mutua”.

Demasiados aciertos conceptuales para un proyecto que tendía las bases y logró: “una constitucionalidad estable”. Nuestros políticos actuales deberían fijarse detenidamente en planteamientos como las “naturales contradicciones interpartidistas que se corresponden con la esencia de la actividad democrática”, así como muy especialmente en aquello del “común interés patriótico”.

El pacto de 1958 gestó, sin dudas, una “política nacional de largo alcance” que debe ser emulada en una inmediata concepción política del Estado. Se planteó la idea de la sostenibilidad del poder por parte de los grupos políticos firmantes: AD, COPEI, URD. Esto en un momento en el que muchas fuerzas adversas actuaban en función de propiciar la inestabilidad más inmediata de cualquier gobierno que intentara sostenerse. Especialmente lacerantes fueron los comunistas guiados desde La Habana y los grupos de militares latinoamericanos que veían con este proyecto democrático, instaurado con la firma del pacto, el derrumbe de aquella “internacional de las espadas”, despotismo continental que luchaban por mantener, o por restablecer, en Venezuela con Pérez Jiménez y sus secuaces. 

El sostenimiento de la democracia fue muy rudo e implicó mucha violencia, recordemos el posterior atentado contra Rómulo Betancourt, por ejemplo; el porteñazo, el carupanazo… Pero la estabilidad finalmente se produjo, como es lógico pensar, por multiplicidad de factores concordantes: la iglesia, la firmeza de los EEUU, así como por el cumplimiento, con sus distintos bemoles, del pacto fundado en el interés de que no hubiera para ningún partido “hegemonía en el gabinete ejecutivo”, donde debían estar representadas “las corrientes políticas nacionales y los sectores independientes del país”, en torno a un “programa mínimo común”. 

La “acción coincidente” y el “Pacto de Punto Fijo” son demostraciones fehacientes de que se pueden doblegar desde adentro, con acuerdos trabajados y sostenidos por sus partícipes, sumados al indiscutible apoyo internacional, estas dictaduras sanguinarias como la que hoy nos somete. Deberían ser lectura denodada, obligada, de la dirigencia para encaminar todos estos despropósitos de hoy por el indispensable sendero de la libertad. 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla  

(*): Lee o descarga el documento "Pacto de Punto Fijo", aquí  

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com