De la profundidad de la vida
Escrito por Antonio José Monagas | @ajmonagas   

altCada palabra del maestro Monagas, simbolizaba una petición al Universo para que hiciera bajar una estrella

In memoriam de José Miguel Monagas, mi padre

El carácter inexorable de la vida, pone al hombre ante distintas situaciones que lo obligan a elegir o a dirimir entre alternativas. Aún cuando, muchas son oportunidades. Sin embargo, otras son amenazas. Indistintamente de lo que cada posibilidad pueda representar, no hay dilema que evite tomar la decisión que mejor provecho pueda arrojar al momento. 

Esto así explicado, hace ver la profundidad de la vida atendiendo lo prolífica que es. Siempre y cuando se cuente con una visión amplia del camino a andar. Sin las mezquindades que corroen los sentimientos.

Escribir estas dilucidaciones, es una manera de recordar lo que José Miguel Monagas disertaba con sus alumnos de Educación, Ingeniería Civil o Derecho en la Universidad. En aquellos instantes donde su verbo académico buscaba inhalar una bocanada de aire. De esa forma, su pensamiento volaba sobre inmensos campos irrigados por la espiritualidad propia del maestro amigo y del profesor ductor e inspirador de vida constructiva.

Así, José Miguel Monagas, iba perfilando en sus alumnos el caudal de ideas necesarias sobre las cuales es posible empinarse para otear un mundo que exige las determinaciones capaces de estructurar palestras de dignidad, sinceridad, honestidad y solidaridad. Cualidades y virtudes que bien hacen al hombre erguirse sobre el terreno de la esperanza, causas de estudio que permiten la edificación de una sociedad justa. De una sociedad cimentada sobre las capacidades y destrezas que sólo pueden alzarse al amparo de figuras, verbo e ideología de maestros universitarios del talante de José Miguel Monagas.

Cada palabra del maestro Monagas, simbolizaba una petición al Universo para que hiciera bajar una estrella. Y que su luz, penetrara al corazón de quienes olvidaban que la lucha contra las adversidades, comienza dentro de si mismo. Y que además, hiciera brillar el alma de quienes buscan como primer deber de vida, andar siempre delante de la sombra que la humanidad del hombre proyecta a ras de la línea de tierra.

A treinta y un años de la partida de José Miguel Monagas, sus ideas siguen dibujándose en el umbral de toda realidad caracterizada por el esfuerzo que significó erigir el país que plasmó en sus libros publicados y en cada voz pronunciada. Como demócrata convencido del alcance de las libertades humanas, reconoció las vicisitudes que encarna el desarrollo de una sociedad. Pero igualmente admitió que tal condición, no es óbice para hacer ver que una nación impulsada por la educación de su gente, nunca podrá ser entrampada por la vileza del egoísmo y la mediocridad. Desde el aula y la calle, José Miguel supo exaltar y exhortar que la inteligencia de un país, radica en la ciudadanía, la moralidad y ética de su habitantes. Por eso hizo ver que el desarrollo humano, es razón de análisis de la profundidad de la vida.

Padre mío, que tu descanso en paz avive corazones e incite actitudes de concordia entre los venezolanos. Amén.

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com