Educación
El deterioro de la Universidad
Escrito por Adela Cortina (filósofa)

El deterioro de la Universidad
Que la universidad española necesita reformas es indiscutible, como es necesario analizar hacia dónde se debe reformar, no sea cosa que se deteriore en vez de mejorarla. De entre la gran cantidad de temas que precisan reflexión, es urgente el que se refiere a la duración de las carreras.
El Real Decreto, aprobado el 2 de febrero, propone flexibilizar la oferta universitaria, con carreras más cortas y más baratas, para que los alumnos puedan entrar antes a ese mercado de trabajo que les está esperando. Todo ello se resume en esa fórmula que no puede ser más falaz y que la sociedad ha asumido sin más.
Las fórmulas “3+2” y “4+1” inducen a pensar que las carreras siguen durando 5 años pero que desde el Plan Bolonia 4 de esos años se dedican al grado y 1 al postgrado, y que el decreto permite dedicar 3 al grado y 2 al postgrado. Pero no es así. Ahora las carreras duran 4 años y con el decreto podrán quedar en 3. Con esos tres años se obtendría el grado y, por tanto, la facultad de ejercer la profesión.
Los másteres, de uno o dos años, no forman parte de la carrera ni son necesarios para ejercer la profesión sino en muy pocos casos. Por ejemplo, en el caso del célebre “Máster de Secundaria”, que debe cursar cualquier graduado que desee dedicarse a la docencia en ese nivel, sea de Humanidades, de Sociales o de “Naturalidades”, por decirlo con Ortega. Se trata del antiguo Curso de Aptitud Pedagógica (CAP), que no complementa los contenidos de ninguna de las carreras, sino que tiene naturaleza pedagógica.
Se dice que la nueva modalidad del grado resultaría más barata, lo cual es obvio, siempre que no suban las tasas, y todavía sería más económica si se redujera a dos años, a uno o a ninguno. Sólo que semejantes ahorros nunca redundan en la calidad en un asunto tan serio como éste, que no puede quedar al cálculo monetario, porque no necesitamos mano de obra barata, sino profesionales bien formados, que se sepan ciudadanos de una sociedad de la que viven y para la que han de adquirir su saber.
Desde que en los siglos XII y XIII naciera la institución universitaria en ciudades como Salerno, Bolonia, París, Oxford o Salamanca han ido proponiéndose unas metas que necesitan tiempo, estudio y debate. La primera fue la formación de profesionales indispensables para las necesidades de la época. Éste era el sentido de obtener una licenciatura, una licentia para ejercer la profesión, habiendo adquirido la facultas exigida para hacerlo. Ni la Academia de Platón ni el Liceo aristotélico, ni siquiera las Escuelas Palatinas creadas por Carlomagno, tuvieron el poder de decidir quién estaba facultado para ejercer la profesión. Un poder que ni puede ni debe ser político, ni puede ni debe ser económico. Las universidades son de la sociedad y están a su servicio, por eso necesitan ser autónomas y ejercer esta autonomía con responsabilidad y rendición de cuentas.
Las universidades han de transmitir conocimientos, espolear el afán investigador, cultivar la preocupación por descubrir qué es lo verdadero y lo justo a través del debate, intentando con ello superar el fundamentalismo de quien se niega a argumentar. Han de esforzarse por formar ciudadanos responsables de su sociedad.
Desde fines del siglo pasado se ha producido una revolución en las universidades que, junto con otras variables, introduce la necesaria atención al mercado productivo. Pero “junto con” no significa “reducirse a”. La universidad no puede ser una expendeduría de títulos orquestada desde el mercado, porque lleva en su ADN esas otras metas que está obligada a perseguir.
No es casualidad que carreras como la de Medicina no se vean afectadas por el decreto, además de prolongarse en ese excelente programa MIR, que todas la profesiones deberían imitar. Aquellos a los que corresponde se percatan de que poner la salud en manos de graduados de tres años es suicida para una sociedad. Pero tan suicida es reducir a tres años la preparación de otros profesionales.
Se dirá que el decreto no hace sino una propuesta, pero lo cierto es que el final es fácil de adivinar. Las universidades con posibilidades acortarán el grado a tres años y propondrán másteres costosos y competitivos, financiados privadamente o por medio de su comunidad autónoma; las que no tengan esa posibilidad habrán de reducir el grado a tres años y apenas ofertarán másteres. Crecerá la desigualdad y el deterioro de la universidad será inevitable.
Adela Cortina
Catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia

altQue la universidad española necesita reformas es indiscutible, como es necesario analizar hacia dónde se debe reformar, no sea cosa que se deteriore en vez de mejorarla.

 
Auditorio Ing. Guido Arnal Arroyo
Escrito por Rafael Diaz Casanova

Apreciados amigos:
Como todos los miércoles les copio el artículo que termino de redactar, revisar y corregir para publicar el próximo viernes.
En esta oportunidad relaciono mis impresiones de un evento al que asistí el miércoles de la semana pasada.
Espero les parezca interesante.
Mil gracias y un abrazo,
Rafael
Auditorio Ing. Guido Arnal Arroyo
Rafael Díaz Casanova
El miércoles 25 de febrero estuvimos presentes en la puesta en funcionamiento del auditorio Ing. Guido Arnal Arroyo en el edificio de laboratorios de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica Andrés Bello, nuestra Alma Mater.
Se trata de un espacio reciclado dentro del ya experimentado edificio donde hace muchos años dictamos clases de Materiales de Construcción. Se sucedían los  finales años sesenta y allí dejamos las experiencias que habíamos aprehendido en nuestra breve pasantía por el Instituto de Materiales y Modelos Estructurales de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela y en la industria siderurgica privada de Venezuela.
Tiene este auditorio grandes aspiraciones pues aunque su capacidad física es para unas ochenta personas, se está dotando para que se pueda “conectar” a centros de estudios de otras latitudes y lograr reuniones de estudio que permitan acceder al conocimiento de instituciones de la mejor calidad. Entre las aspiraciones de las autoridades de la universidad y de la facultad, están las de abrir carreras que atiendan las tecnologías más modernas del mercado.
Su construcción fue posible gracias a la colaboración de empresas vinculadas a la UCAB, Vinccler, Suelopetrol, Laboratorios Behrens y Dycvensa.
Más, queremos referirnos al homenajeado a quien siempre hemos llamado simplemente Guido.
Apenas llegamos a la UCAB en septiembre de 1956 tuvimos a Guido como nuestro Preparador de Geometría Descriptiva, esa materia a la que luego dedicamos toda nuestra carrera docente en nuestra Alma Mater. Fueron quince años en los que nos propusimos devolver a nuestros alumnos el conocimiento que habíamos adquirido.
Guido, después de graduarse en 1958 y tal como nos lo narró nuestro también Preparador Luís Ugueto Arismendi, decidió consagrar su vida a la docencia, primero dentro de la UCAB y luego en la UCV y en la Universidad Santa María.
Los Jesuítas, que desarrollan muy bien sus proyectos, lo llevaron primero a la Dirección de la Escuela de Ingeniería Civil, después al Decanato de la Facultad y cuando la Universidad padeció su primera crisis existencial, encontraron en el ingeniero Arnal al hombre, que con características muy particulares, comenzó una cruzada de diecisiete años desde el Rectorado de la UCAB que puso remedio y fin al conflicto y le señaló nuevos rumbos a nuestra casa de estudios.
Dijo Luis Ugueto en la UCAB, Guido tenía dos características que eran poco pensables para ser Rector de la UCAB, era seglar y era lasallista.
Guido también emprendió, en compañía de nuestra apreciada amiga María Eugenia Parada Reverón, su otro gran proyecto. Una bella familia que muy pronto vio nacer a tres distinguidas jóvenes que hoy son su orgullo, su continuidad y contribuyen en distintas áreas de nuestra sociedad.
Terminado el tiempo de Rector, Guido recibió de parte de la Universidad el Doctorado Honoris Causa en Educación y tuvo actuaciones importantes a la educación de los venezolanos tanto desde empresas privadas como desde el gobierno, donde desempeñó la Cartera Ministerial para la Educación Superior y la Presidencia de Fundayacucho. También fue miembro del Consejo Directivo de la Fundación La Salle. Allí, en el Colegio La Salle, como ya mencionamos, fue excepcional estudiante a través de toda su preparación primaria y secundaria y también fue destacado futbolista en todas las categorías donde compitió.
Tanto el Decano de la Facultad Ing. José Ochoa Iturbe como el Rector José Virtuoso, al intervenir en el acto, resaltaron las capacidades de nuestro querido Guido y desglosaron sus visiones sobre el futuro de la UCAB y sus instalaciones.
Sentimos especial complacencia en ser uno más de quienes acompañamos este justiciero y prometedor acto.
Caracas, marzo 4 de 2015.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
@rafael862

altEl miércoles 25 de febrero estuvimos presentes en la puesta en funcionamiento del auditorio Ing. Guido Arnal Arroyo en el edificio de laboratorios de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica Andrés Bello,

 
El acoso escolar se ha convertido en un problema de salud pública
Escrito por Adriana Aguilera (Concejal Metropolitano)

altHoy en día, la sociedad venezolana vive una grave crisis, más que económica una crisis moral de confrontación de valores y antivalores; es común observar

 
Otro zarpazo a LUZ
Escrito por Ángel Rafael Lombardi Boscán (PhD Historia)

OTRO ZARPAZO A LUZ
El régimen ya no disimula su autoritarismo y desprecio a las leyes, y ni que decir, de la Democracia. Los pocos espacios que aún se mantienen libres procuran cercenarlos. A las Universidades públicas, las llamadas históricas, las tienen maniatadas a través de una intervención no declarada pero efectiva.
Y si alguien duda sobre ésta intervención sólo hay que mostrar la evidencia: prohibición vía TSJ de proceder con nuestros procesos electorales para renovar nuestro cuerpo directivo; imposición de un presupuesto deficitario sin que medie ningún acuerdo previo o que se tomen en cuenta las necesidades de las universidades; abolición de las normas de homologación y desconocimiento de la FAPUV para obligarnos a funcionar de acuerdo a una Contratación Colectiva Única perversa y contraria a la Autonomía, creando cizaña y desencuentro entre profesores, empleados, obreros y estudiantes.
Como aún no han podido ponernos de rodillas por completo, y todavía resistimos con valentía toda ésta arbitrariedad, siguen utilizando otros medios para seguir desestabilizando a los universitarios. Lo último ha sido, sin que medie ningún dialogo u acuerdo, la expropiación del Lote A, donde está la manga de coleo, el Chímpete  Chámpata y el galpón de la Expo Zulia con la pretensión de construir 2100 viviendas para los trabajadores universitarios. Ahora acuden a explotar la legítima necesidad y anhelo de aspirar a una vivienda digna, algo que compartimos pero que no puede hacerse a expensa de lesionar el patrimonio de LUZ, y mucho menos, a través de una medida de fuerza e ilegal.
El régimen se ha cansado de vender ilusiones y espejismos. Su ineptitud es proporcional a su improvisación e irresponsabilidad. No obstante, detrás de sus fracasos, han logrado aplastar todo conato de disidencia en el país. LUZ, dentro de un escenario racional, bien pudiera tratar el tema de la construcción de viviendas a sus trabajadores, aunque esa aspiración, no forme parte de sus competencias, metas y deberes. Aunque nunca se podrán aceptar las imposiciones unilaterales vía gobierno central.
Soy partidario de utilizar los terrenos de la ciudad universitaria para nuevas facultades, escuelas, teatros, bibliotecas, comedores, parques, cines, laboratorios, canchas deportivas y residencias estudiantiles, que buena falta nos hacen, pero no para construir viviendas de uso residencial. Sobran los terrenos, fuera de LUZ, para ello.
En el pasado me opuse al proyecto Colorama por considerarlo lesivo a los intereses de LUZ, también consideré un contrasentido haber cedido los terrenos de Ciudad Lossada (119 hectáreas) al gobierno nacional para que construyeran viviendas ahí, algo que por cierto, ha fracasado por completo. Hoy Ciudad Lossada es una ranchería abandonada por los entes oficiales. ¿Entonces porque no he de oponerme a éste nuevo arrebato para construir una ficción que llamarán PATRIA QUERIDA?
Reitero mi solidaridad para con todos los trabajadores de LUZ que carecen de vivienda, pero esa necesidad quién debe atenderla son los gobiernos regionales y nacionales sin afectar los terrenos que pertenecen a LUZ y cuya función académica es muy clara. El régimen procura atizar escenarios para que la conflictividad entre nosotros sea el pan de todos los días y con ello vulnerar la paz laboral y hacernos vivir de crisis en crisis.
DR. ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCAN
DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICOS DE LUZ

altEl régimen ya no disimula su autoritarismo y desprecio a las leyes, y ni que decir, de la Democracia. Los pocos espacios que aún se mantienen libres

 
Aprender lo es todo
Escrito por Ángel Rafael Lombardi Boscán (PhD Historia)

APRENDER LO ES TODO
“Mi maestro me ordenó escribir tres mil letras por día y otras mil por la tarde. En los breves días invernales, el sol se ponía temprano y yo no había concluido mi tarea. Llevaba mis tablillas al mirador, orientado hacia el oeste, y allí acababa de escribir. Ya entrada la noche, el cansancio me vencía al revisar lo escrito. Entonces ponía junto a mí dos cubos de agua. Si mis ganas de dormir eran muy grandes, me desvestía, me vaciaba el primer cubo encima, y, desnudo, me sentaba a trabajar nuevamente. Gracias al agua fría permanecía lucido un momento. Pero el calor volvía luego a adormilarme. Entonces recurría al otro cubo. Con ayuda de estos dos baños podía casi siempre concluir mi tarea. Aquel invierno entré en mi noveno año”.
El “trabajo” del estudiante es estudiar, y de paso, sobresalir en las calificaciones. Para ello hay que asumir un compromiso fanático y responsable con los deberes y las obligaciones del estudio. No hay excusas que valgan, y los recursos mágicos, como prenderle una vela a la Virgen de la Chinita para que alumbre nuestra mente ante el reto de un examen final, son absurdos. El que más estudia, trabaja y se sacrifica verá recompensados sus esfuerzos. Aprobar con la mínima nota no sólo es vergonzoso sino que convierte el desempeño mediocre en algo normal, sin apenas consecuencias negativas porque nos hemos acostumbrado al fracaso, a una exigencia menor y rutinaria.
"Nunca consideres el estudio como una obligación sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber" Albert Einstein
El que estudia por placer y curiosidad siempre estará en ventaja sobre el que lo hace por obligación. Estudiar aquello que nos guste es un gran privilegio. La clave del éxito escolar es tener maestros entusiastas y humanistas capaces de conectar con el estudiantado a través de una relación cómplice basado en el profesionalismo, buen trato y el respeto.
“Si descuidas tus estudios, eres un irresponsable. Si estudias por la nota, eres un orgulloso. Si estudias por amor a Dios y a los demás, entonces encontraste el equilibrio”. Chiara Lubich
Nos hemos vuelto pragmáticos en la búsqueda, o más bien, la cacería, de títulos y reconocimientos académicos. Un título alcanzado no es garantía para el éxito profesional, y mucho menos, el de aspirar ser una buena persona. La verdadera formación es aquella que se concreta alrededor de los más fundamentales valores humanos y espirituales teniendo como aliado a Dios.
"No estudio por saber más, sino por ignorar menos", Sor Juana Inés de la Cruz
El aprendizaje honesto nos hace personas de bien. Nos permite ampliar nuestras miras y reconocernos en nuestras muchas limitaciones, y a la vez, posibilidades. El pensamiento como aventura nos libera de tantas miserias y nos reconcilia con la existencia.
DR. ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCAN
DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICOS DE LUZ

alt“Mi maestro me ordenó escribir tres mil letras por día y otras mil por la tarde. En los breves días invernales, el sol se ponía temprano y yo no había concluido

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 1 de 71
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Éstos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.

opiniónynoticias.com