Educación
Asfixiar a las universidades
Escrito por Rafael Diaz Casanova

Apreciados amigos:
Con mi agradecimiento y un gran abrazo les remito el artículo que termino de redactar, revisar y corregir.
Espero les parezca adecuado y oportuno para ser publicado el próximo viernes.
Mi respeto a todos,
Rafael
Asfixiar a las universidades
Rafael Díaz Casanova
Encontramos una estupenda infografía en la prensa local. En ella se presentan los distintos valores significativos sobre los presupuestos solicitados y aprobados a las diferentes universidades nacionales para funcionar el año próximo. Hagamos un resumen.
La Universidad Central de Venezuela solicitó un presupuesto de 8,06 MMMBs. y le asignaron 3,1MMMBs. lo que significa el 39% de lo solicitado. La Universidad de Carabobo solicitó 9,12 MMMBs. y le asignaron 2,37MMMBs que es el 26% de lo solicitado. La Universidad de Oriente solicitó 6.32 MMMBs. y le aprobaron 1,77MMMBs. que constituye el 28% de lo que pidieron. La Universidad Simón Bolívar solicitó un presupuesto de 3,5MMMBs. y obtuvo 894MMBs. Que es el 25,5% de lo que necesita. La Universidad del Zulia aspiraba a recibir 7,6MMMBs. y le asignaron 2,4MMMBs. que son el 31,6% y la Universidad de Los Andes que presupuestó 6,63MMMBs. recibirá 2,5MMMBs. lo que significa el 37,8% de lo solicitado.
De acuerdo con la información publicada, las universidades nacionales mencionadas atienden la educación de trescientos treinta y tres mil estudiantes y para ello, entre profesores y empleados tienen setenta mil empleados. El presupuesto acumulado que solicitaron las seis universidades ascendió a 37,2MMMBs. y para cumplir con su excelsa labor van a recibir apenas trece mil millones de bolívares, es decir, números redondos, el 35% de lo que razonadamente requieren sus autoridades. La unidad MMM se refiere a mil millones de bolívares.
Amén de que lo expuesto parece algo inenarrable, les ruego me perdonen, pero como me gustan los números, hice un ejercicio más extenso con el fin de obtener una fotografía más completa.
En primer lugar enfoqué la relación entre las cantidades asignadas y la población de cada universidad, sin hacer diferencias entre estudiantes y empleados, y obtuve los siguientes resultados: La UCV (La Casa que vence las tinieblas) recibirá 39.300 bolívares por cada ciudadano que trabaja o aprende en ella. La UC (Universidad de Carabobo) recibirá 32.000 bolívares por ciudadano involucrado. La UDO recibirá apenas 19.667 bolívares por persona. La USB (Universidad Simón Bolívar), por razones que no entendemos, contará con 55.875 bolívares per cápita. Los maracuchos de LUZ (Universidad del Zulia) contarán con 31.290 bolívares para todo el año y los merideños de la ULA (Universidad de Los Andes) podrán disponer de 37.720 bolívares por ciudadano involucrado. Mucho menos que el salario mínimo oficial.
Más, si afinamos el enfoque y relacionamos el presupuesto asignado con la población de profesores y empleados obtenemos los siguientes números: UCV: 157.200 bolívares por el año. En la UC contarán con 197.333 bolívares para todo el año. En la UDO dispondrán de 163.888 bolívares anuales por empleado. En la USB tendrán 223.500 bolívares por año. En la LUZ 189.000 bolívares y en la ULA 238.875 bolívares por año. Una vergüenza.
Debemos reseñar que hemos asignado todo el presupuesto al pago de profesores y empleados por lo que no se pagará ninguna factura por ningún otro concepto. Sabemos de la tragedia de mantener las bibliotecas con suscripciones de publicaciones especializadas, pero la realidad es que no habrá dinero ni para pagar la luz.
Quisiéramos disponer de los guarismos de las universidades privadas con lo que podríamos adentrarnos en el campo de la eficiencia del gasto. Además quisiéramos saber como se alimentan y con que caudal, las universidades creadas por este régimen que nos destruye.
Dijo el Libertador: “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades” la Moral sabemos donde se encuentra y las Luces están sometidas a fuerzas extintoras. No es este el país que merecemos.
Caracas, octubre 8 de 2014.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
@rafael862

altEncontramos una estupenda infografía en la prensa local. En ella se presentan los distintos valores significativos sobre los presupuestos solicitados y aprobados a las diferentes universidades nacionales

 
Negada por CADIVI
Escrito por Katy Da Silva

altDespués de una larga espera, precedida por una complicada búsqueda de boleto aéreo, un proceso de admisión realizado en tiempo récord, una carpeta introducida con 42 días hábiles de anticipación,

 
Planchart (USB): “El estudiante exitoso es el que dirige su aprendizaje”
Escrito por Nota de Prensa

Arrancó Proactiva
Enrique Planchart: “El estudiante exitoso es el que dirige su aprendizaje”
Con tres módulos llenos del Conjunto de Auditorios, con lo cual se estima una asistencia de 660 estudiantes de los 700 inscritos, se inauguró Proactiva, un programa de actividades académicas introductorias, creado por la USB para los nuevos estudiantes que integrarán la cohorte 2014.
En el acto de apertura el rector Enrique Planchart explicó a los jóvenes que la universidad es un espacio donde el proceso de aprendizaje depende de ellos. “El estudiante exitoso es el que dirige su aprendizaje”, les dijo a los jóvenes, compartiendo además un dato clave que pocas veces es aprovechado y que consiste en asistir a las horas de consulta de los profesores. “Más importante que las clases, son las conversaciones que tengan con sus profesores”, porque a su juicio es un momento cuando el profesor puede atender las necesidades específicas del estudiante para mejorar su desempeño. Igualmente, señaló que los estudiantes también aprenden mucho hablando con sus pares e incluso con estudiantes más avanzados.
Debido a la alta participación de la cohorte 2014 en este programa de carácter voluntario, en el cual no se evaluará la asistencia de los estudiantes, el rector felicitó de manera reiterada a los inscritos, por aceptar la invitación de la universidad para formar parte de la primera edición de Proactiva. “Les aconsejo que vengan en el primer autobús de la mañana y se vayan en el último de la tarde, porque aquí van a progresar. Les aseguro, sin que me quede ninguna duda, que el grupo presente posee deseos de aprender y de convertirse en hombres y mujeres útiles y, sobre todo, libres”.
Por su parte, el decano de Estudios Generales, Rubén Darío Jaimes, manifestó que el trabajo que se está realizando con la puesta en marcha de Proactiva es trascendental y demuestra la voluntad de la universidad por avanzar, a pesar del cerco presupuestario que le han colocado desde hace largo tiempo.

altCon tres módulos llenos del Conjunto de Auditorios, con lo cual se estima una asistencia de 660 estudiantes de los 700 inscritos, se inauguró Proactiva, un programa de actividades académicas introductorias,

 
Plan Escuela de Malta Regional: siete años contrarrestando la deserción escolar
Escrito por Nota de Prensa

Promotores del desarrollo sustentable
Plan Escuela de Malta Regional: siete años contrarrestando la deserción escolar
Este programa de educación nutricional ha beneficiado a más de seis mil 300 niños de cinco unidades educativas del país
Con la intención de mejorar la alimentación, la nutrición y la salud de los niños que estudian en comunidades educativas de sectores populares con bajos recursos socioeconómicos, Malta Regional, a través de su plan Escuela, respalda el proyecto “Educando en Alimentación y Nutrición” de la Fundación Bengoa. Por medio de su ejecución ha hecho posible la intervención de cinco instituciones educativas del país.
María Elena Flores, gerente de Proyectos sociales de la empresa, destaca que desde hace siete años se unieron a este proyecto con una visión a largo plazo: contribuir con el óptimo crecimiento y desarrollo de los niños. “Se trata, de una hermosa iniciativa que impacta positivamente a las nuevas generaciones por medio de la promoción de ambientes de estudio, trabajo y convivencia saludable”, añade.
El Plan Escuela contempla el diagnóstico previo de las condiciones de infraestructura y funcionamiento del servicio de alimentación de cada institución. Luego, sobre la base de los resultados, se elabora una propuesta de funcionamiento que incluye el acondicionamiento físico y suministro de desayuno; además de atención pediátrica y odontológica.
La revista científica arbitrada Anales Venezolanos de Nutrición resalta los resultados de este proyecto de responsabilidad social. Expone que con su puesta en marcha se ha dictado a más de mil 200 docentes, padres, madres y representantes talleres de educación en nutrición, se ha formado a más de 300 madres colaboradoras y personal de las unidades educativas en higiene y manipulación de alimentos y beneficiado a más de seis mil 300 niños.
El proyecto cuenta con cuatro componentes: Educación Nutricional, que promociona hábitos saludables en la alimentación de los niños; Formación para la Participación, el cual sensibiliza a través del abordaje comunitario en el mantenimiento de las acciones del proyecto a fin de garantizar su sustentabilidad; Vigilancia Nutricional, llevado a cabo por medio de jornadas de peso y talla para determinar el estado nutricional de los niños; así como Evaluación y Seguimiento, que involucra la supervisión del uso adecuado de los recursos.
Flores señala con satisfacción que la comunidad ha sido solidaria con esta iniciativa de la cual han surgido grupos de voluntarios y manifiesta que el éxito obtenido se debe al esfuerzo de todos los involucrados. “Lo ideal es lograr que la escuela sea un agente de cambio orientado a la adopción de estilos de vida saludables; tomando en cuenta la influencia de la nutrición en el desempeño y salud de los niños en edad escolar”, finaliza.
Niños sanos, adultos saludables:
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la promoción de la alimentación saludable y la actividad física en la escuela, a través de planes y programas que modifiquen los hábitos inadecuados previamente adquiridos. La finalidad es la prevención de enfermedades como anemia, obesidad, entre otras.

altCon la intención de mejorar la alimentación, la nutrición y la salud de los niños que estudian en comunidades educativas de sectores populares con bajos recursos socioeconómicos, Malta Regional,

 
Estudiar fuera, derribar fronteras
Escrito por Irene Casado Sánchez

Estudiar fuera, derribar fronteras
Pocas cosas enriquecen tanto como viajar. No se trata de ser un turista. Sino de sumergirse en una cultura y convivir con sus gentes. En los últimos 25 años, millones de estudiantes europeos han conocido esta experiencia gracias a las becas Erasmus. Una apuesta de la Unión Europea por la cultura, la educación y el futuro.
La crisis económica ha golpeado los presupuestos destinados a este programa. Las subvenciones que reciben los estudiantes que emprenden sus estudios en el extranjero no distan demasiado de aquellas con las que nació el proyecto. Aunque todo es más caro: el alojamiento, el transporte, los libros, o el café con el que se acompañan las conversaciones entre clase y clase. Y las becas se reducen cada año. En España, la cuantía de la ayuda no supera los 215 euros mensuales. Es cierto que hay trabas económicas. Que para ser un erasmus se necesita de un colchón familiar o bien de la astucia suficiente para sobrevivir fuera de casa. Pero, en parte, en eso consiste la aventura.
El programa Erasmus ha sido difamado y vilipendiado por cierta caverna mediática que generaliza a partir de fotos que circulan por redes sociales y de leyendas urbanas; equiparan toda una experiencia con un periodo de vacaciones, unos meses de fiesta y jarana con poco o nada de sentido. Sin embargo, ser un erasmus es mucho más. Se trata de pasar a formar parte de una cultura extraña. De calarse hasta los huesos de sus gentes. De recorrer las calles de una ciudad desconocida hasta memorizarla. De entablar amistad con personas que vienen de la otra punta del mundo. De abrir miras y derribar fronteras, sobre todo las de la mente. De estudiar en un aula donde todo suena y es diferente. De economizar para sobrevivir y viajar.
El programa de intercambios se ha consolidado desde que surgiera en 1987. De los 3.244 estudiantes que participaron en la primera partida, se ha pasado a más de 150.000. Ya no hay problemas para convalidar los cursos, existen oficinas destinadas a resolver trabas.
Quizá el éxito del programa reside en esa experiencia que cada joven, tras un año como universitario en el extranjero, no puede olvidar. No sólo se trata de crear una mentalidad europea o establecer un sistema uniforme de educación, sino de empaparse de una cultura, de un idioma y crecer.
“El Erasmus ha venido a sustituir al servicio militar, pero con mejores perspectivas. Obliga a salir de casa, a desenvolverse solo”, explicaba el estudiante Rafael de Paz para el diario El País. Aunque sutil, el parentesco entre la mili y el Erasmus es real. De un día para otro, hay que empacar una pequeña parte de la vida en una maleta. Ligeros de equipaje, toca despedirse de lo cotidiano y conocido para poner rumbo a un destino desconocido. De repente todo es nuevo y no siempre es fácil. Abrir una cuenta bancaria, familiarizarse con el sistema de transportes, encontrar alojamiento, comunicarse en otro idioma o enfrentarse a la soledad son experiencias que la mayor parte de los erasmus supera.
Salir de casa y apañárselas uno solo no son el único parentesco entre estas experiencias. El servicio militar permitía a los jóvenes soldados conocer gentes de otros lugares, conversar e intercambiar ideas, discutir, compartir. Lo más enriquecedor de ser un estudiante en el extranjero es estar rodeado de personas que comparten la misma aventura. Solos, en una ciudad desconocida y con ganas de comerse el mundo, así se plantan miles de jóvenes cada año en el extranjero. Pero el sentimiento de soledad termina por desaparecer y lo desconocido pasa a ser cotidiano. En apenas diez meses se forma una pequeña familia. No importa el idioma, ni las costumbres, al final no hay barreras, ni prejuicios, ni fronteras. Cuando el año académico llega a su fin sólo hay amistad. Recuerdos. Y el sentimiento de que la experiencia no podría haber sido mejor.
Estudiar en el extranjero te cambia. Es una vitamina que te hace crecer y madurar en un tiempo récord. El programa Erasmus permite a miles de estudiantes disfrutar de esta experiencia y compartirla. Ayuda a derribar fronteras y construir puentes. Desembarazarse de ideas preconcebidas y ver el mundo con otros ojos.
Irene Casado Sánchez
Periodista
Twitter: @CCS_Solidarios

altPocas cosas enriquecen tanto como viajar. No se trata de ser un turista. Sino de sumergirse en una cultura y convivir con sus gentes.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 1 de 70
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Éstos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.

opiniónynoticias.com